Cancelan la procesión católica más popular de Perú por COVID

La procesión católica más popular de Perú, que concentraba en las calles de Lima a miles de fieles en octubre, fue cancelada para este año debido al peligro de propagación del nuevo coronavirus

(AP). La procesión católica más popular de Perú, que concentraba en las calles de Lima a miles de fieles en octubre, fue cancelada para este año debido al peligro de propagación del nuevo coronavirus.

Es la segunda suspensión en su historia, luego de la primera ocurrida en el año de 1882 durante una guerra contra Chile, informó el jueves a The Associated Press el arzobispado de Lima.

En la víspera el arzobispo Carlos Castillo dijo a la prensa local que la de 2020 “debería haber sido la 333 procesión anual del Señor de los Milagros, pero no vamos a poder cargar el anda”.

El Señor de los Milagros, un cristo de rasgos negros y protector contra los terremotos, pintado por un esclavo africano en el siglo XVII ha marcado por siglos el espíritu de la capital peruana.

Karsten Paerregard, profesor de antropología de la universidad de Gotemburgo en Suecia y que estudia al Señor de los Milagros, dijo en 2017 a la AP que “la existencia de una imagen no blanca permite que los peruanos se identifiquen” con ese icono religioso. “Todos saben que los blancos son una minoría, casi todos los peruanos son mezclados y así ha sido desde la conquista de los españoles”, dijo Paerregard, que no es católico y ha realizado por décadas estudios en la costa y los Andes.

La imagen colocada sobre un andamio de una tonelada también estuvo asociada a la protección en épocas de crisis y solía llegar hasta los hospitales donde los enfermos le pedían salud.

La salida del Señor de los Milagros provocaba el colapso del tránsito en el centro y convocaba más personas que un partido de fútbol, un evento político o un concierto de algún artista famoso.

El mes de octubre es conocido en Lima como el “mes de los milagros” y también como el “mes morado” debido al color de los hábitos que usan los fieles de la imagen que inundan la capital.

En los días de procesión, centenares de ambulantes vendían un dulce de harina llamado “Turrón de doña Pepa”, creado hace tres siglos por una esclava cocinera en agradecimiento a Cristo.

El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, dijo que octubre del año de la pandemia será un mes distinto donde se tendrá un trabajo virtual para preservar la salud. “Estamos viviendo un momento donde convivimos con un virus que es silencioso pero mortal”, dijo.

Perú es uno de los países con mayor mortalidad por el nuevo coronavirus en el mundo. Hasta la víspera tenía más de 31.000 muertos y 782.000 infectados.