Rechazo unánime andaluz al decreto del Gobierno sobre la PAC

Lo justifican por las “graves consecuencias en rentas”

Imagen de la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, en la reunión virtual de la Mesa de Interlocución Agraria para evaluar el decreto de transición de la PAC
Imagen de la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, en la reunión virtual de la Mesa de Interlocución Agraria para evaluar el decreto de transición de la PACJUNTA DE ANDALUCÍA JUNTA DE ANDALUCÍA

Las organizaciones agrarias Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía se han unido a la Junta de Andalucía para expresar su rechazo al proyecto de real decreto de transición de la PAC aprobado por el Gobierno por los perjuicios que su aplicación tendría en las rentas de agricultores y ganaderos.

Por ello, la denominada Mesa de Interlocución Agraria ha enviado un escrito al Ministerio de Agricultura en el que demanda que se modifique el texto normativo y se aplique la convergencia vigente hasta llegar a un acuerdo con las comunidades autónomas.

El real decreto de transición de la PAC, que regulará las ayudas de 2021 y 2022, fue remitido ayer a las comunidades autónomas solo unos minutos antes del Consejo Consultivo de Política Agraria y podría llevarse al Consejo de Ministros del martes 26 de enero para su aprobación, ha explicado la Mesa de Interlocución en un comunicado.

La propuesta ministerial, según aseguran, supone “una aceleración brusca de la convergencia” y “tendrá graves consecuencias sobre las rentas de una importante cantidad de agricultores y ganaderos andaluces”.

En el escrito acordado ayer por la tarde por la Mesa de Interlocución se demanda de forma unánime la modificación del real decreto elaborado por el Ministerio y que se siga aplicando el modelo de convergencia aún vigente hasta que se llegue a un acuerdo con las comunidades autónomas.

La petición es que se actúe como se hizo en 2015, cuando se consensuó un sistema de convergencia parcial y progresivo que permitiera a los productores una adaptación paulatina de sus explotaciones.

En este sentido, las organizaciones y cooperativas agrarias y la Consejería de Agricultura de Andalucía recuerdan que en septiembre del año pasado manifestaron su disconformidad a este “drástico cambio en el modelo de convergencia” y plantearon modelos alternativos que evitasen perjuicios a los agricultores y ganaderos de la comunidad.

En cambio, lamentan que el texto final enviado a las comunidades mantiene “inalterado” la convergencia “acelerada y profunda” de los derechos de pago básico.

La Mesa de Interlocución pone el acento en que el ministerio plantea una convergencia del 25 %, lo que supone multiplicar por cuatro la convergencia del marco anterior, que fue del 6 %.

“La velocidad de convergencia se incrementa por un factor superior a cuatro y se eliminan las restricciones frente a pérdidas”, subraya el documento remitido al ministerio, que hace hincapié en que habrá determinados tipos de explotaciones “que verían sus niveles de renta muy comprometidos”.

La Junta y el sector agrario consideran, además, que este cambio brusco en el modelo de convergencia para un periodo que “debe ser de simple transición” altera el punto de partida sobre el que se aplicará la nueva PAC al condicionar los debates sobre el plan estratégico nacional.

En esta línea, la consejería, Asaja, COAG, UPA y las Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía insisten en que las recomendaciones y el reglamento transitorio de la propia Unión Europea indican simplemente que se siga avanzando en la convergencia e, incluso, permite a los estados miembros mantener los derechos en su valor de 2020.