La Fiscalía de Sevilla quiere cerrar el caso Marta del Castillo sin investigar las pruebas solicitadas por la familia

Insiste en dar carpetazo tras rechazar el careo entre Miguel Carcaño y Francisco Javier Delgado y negarse a analizar el tensiómetro

El juzgado accedió en 2020 a la petición de la familia de reabrir el caso
El juzgado accedió en 2020 a la petición de la familia de reabrir el casoRaúl CaroEFE

La Fiscalía de Sevilla ha vuelto a insistir en el archivo de la última línea de investigación abierta en la búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo, la joven sevillana desaparecida en enero de 2009 y que a pesar de no haber encontrado el cuerpo acabó con la condena de Miguel Carcaño a 21 años y tres meses de prisión, según informa el Diario de Sevilla. El mes febrero del pasado año se reabrió el caso y, ahora, el Ministerio Público ha pedido al juez de Instrucción número 4 de Sevilla que archive de nuevo la causa, y que lo haga sin practicar ninguna de las pruebas que ha solicitado la acusación particular que ejercen los padres de Marta, Antonio del Castillo y Eva Casanueva.

Después de la reapertura del caso, la familia Del Castillo pidió que se analizaran una serie de pruebas antes de que se procediera al archivo del caso. Antonio del Castillo y Eva Casanueva querían que se indagara más tras conocer el tras el informe de la Policía Nacional que, aunque corrobora que Carcaño presentó documentación falsa para lograr que el banco le concediera la hipoteca sobre el piso de León XIII donde se produjo el asesinato de la joven sevillana, no aporta novedades que puedan conducir al hallazgo del cuerpo.

Entre otras cosas, la abogada de la familia pidió al juez un careo entre Miguel Carcaño y su hermano Francisco Javier Delgado, una pericial del tensiómetro con el que supuestamente se comprobó la muerte de la joven para tratar de fijar la hora del crimen y las posibles contradicciones en el testimonio de los implicados.

Miguel Carcaño sabe que sin cadáver la pena es menor

Sin embargo, la Fiscalía de Sevilla no ha hecho caso a la petición de la familia y se ha opuesto a la práctica de las pruebas solicitadas. Además, ha insistido en el archivo de la causa, al entender que no se puede volver a abrir una investigación sobre unos hechos que ya han sido juzgados, porque de hacerlo se incurriría en la prohibición legal de la “cosa juzgada”, que recoge el principio non bis in ídem.

La Fiscalía entiende que las peticiones de la familia Del Castillo tienen como objetivo volver a instruir unos hechos ya juzgados y con varias sentencias sobre los mismos, por lo que indica en su escrito que debe archivarse la investigación contra Francisco Javier Delgado, al considerar que aunque quede acreditado que los documentos utilizados por Carcaño para la hipoteca fueran falsos, eso no supone que la última declaración de Carcaño tenga mayor credibilidad. En esa declaración, la octava versión de los hechos que da desde el inicio del caso, es en la que Carcaño dijo que la muerte de Marta del Castillo se produjo tras una discusión con su hermano Francisco Javier Delgado sobre el pago de la hipoteca. en el transcurso de esta discusión, Marta se habría puesto entre ambos, y Delgado habría sacado una pistola y le habría golpeado con la culata en la cabeza y la habría matado.

Francisco Javier Delgado y su novia entran escoltados en la Audiencia de Sevilla

Pruebas no relevantes

La Fiscalía insiste en que estos nuevos indicios no son relevantes para resolver los hechos ni para localizar el paradero del cuerpo. En cambio, aclaran que la decisión habría sido otra en el caso de que hubiera aparecido la pistola con la que supuestamente se cometió el crimen, según la última versión de Carcaño, que cumple condena en la cárcel de Herrera de La Mancha. Si eso se hubiera producido, permitiría el análisis del arma, la búsqueda de ADN de Marta del Castillo etc, lo que daría una nueva dimensión a la investigación. Pero eso no se ha producido hasta ahora.

En cambio, una de las pruebas que todavía no se ha analizado y que para la familia de Marta del Castillo puede ser determinante es el tensiómetro. Supuestamente, fue utilizado para comprobar si la joven seguía viva, tras haber recibido un fuerte golpe en la cabeza. La Policía ni el juzgado ordenaron su análisis y no se comprobó si se llegó a usar, cuando fue la última vez que se utilizó ni lo que el dispositivo marcó en ese último uso.

Han pasado más de 12 años desde el crimen y la familia insiste en que ha ciertas técnicas que podrían ayudar a recuperar esa información del tensiómetro y que podrían ser muy valiosas para el caso. De hecho, si se hiciera, podría determinarse si se usó, si Marta tenía pulso, e incluso conocer la hora exacta del crimen, lo que sería de vital importancia para determinar si las coartadas utilizadas por los implicados seguían estando vigentes y si alguno de ellos podría estar en el piso de León XIII en el momento del crimen.