La presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet
La presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta BosquetKiko Hurtado
Marta Bosquet

“Todos los que quieran seguir a Hervías o a Cantó tienen las puertas abiertas”

La presidenta del Parlamento andaluz confía en que convocar el 4M sin motivo «le pase factura» a Ayuso en las urnas. Se presentaría a las primarias de Cs sólo si su partido se lo pidiera

Las jornadas de los políticos no siempre son hilos de luz rectilíneos. Marta Bosquet (Almería, 1969) atiende a LA RAZÓN al filo de la hora de comer y tras encadenar varios actos, pero dispuesta a silabear.

El Gobierno de España prevé dejar caer el Estado de alarma el próximo 9 de mayo, ¿es de quienes lo creen precipitado?

Cuando se decretó el Estado de alarma hasta ese día nadie podía saber que esto iba a durar tanto, parecía que sería cuestión de meses, sin embargo, pasado ya un año, no sé si estamos preparados para que volvamos a nuestra vida normal y pueda haber movilidad. Hace falta mucha responsabilidad y el Gobierno tiene que articular algún tipo de mecanismo para recuperar eso, pero que también preserve la salud, el bien por encima de todos. Los datos están aumentando, de aquí al 9 de mayo falta apenas un mes y el grado de vacunación no va con tanta rapidez como se preveía en un principio. El 70% de la población iba a estar vacunado antes del verano y ahora, según dijo el presidente del Gobierno, se supone que será al final de agosto, en el mejor de los casos, porque ya estamos viendo lo que pasa con las vacunas. Es complicado y el Gobierno tiene que liderar la responsabilidad, que es al que le corresponde, sin duda alguna.

¿Qué opina de que la oposición critique la confrontación con ese Ejecutivo por temas como las vacunas?

No creo que haya confrontación ninguna. El Gobierno de la Junta ha sido total y absolutamente leal en la gestión de esta pandemia. Lo que sí se dice, creo que con acierto, es que el reparto se haga con los mismos criterios que en la Unión Europea y es justa su petición. No creo que eso sea confrontar, la realidad es que Andalucía es una de las comunidades autónomas más pobladas.

Juan Espadas dice que citar a su mujer en la comisión de investigación de la Faffe es traspasar «líneas rojas» y hace que se pierda «ética» en política, ¿lo comparte?

Con todos mis respetos, creo que Espadas se equivoca en esa apreciación porque si se le cita no es por ser su mujer, sino porque trabajó en la Faffe, igual que otras personas que lo hicieron o tuvieron responsabilidades. Creo que el señor Espadas se equivoca al llevárselo al terreno suyo personal.

Se volverá a llamar a María Jesús Montero y a Susana Díaz. La primera ya ha mostrado su negativa a acudir...

No entiendo que se base en que los ministros no tienen que rendir cuentas en las comunidades, cuando se la ha citado en calidad de la consejera que fue de Hacienda la pasada legislatura y por sus responsabilidades anteriores en equipos de gobierno cuando ocurrió esa cuestión. Con esa excusa, flaco favor se hace a sí misma. Los hechos que se están investigando son extremadamente feos, estamos hablando de que el dinero de los parados andaluces se gastó en fiestas, en prostíbulos... son cuestiones desagradables. Los representantes públicos deberían de ser los primeros en querer arrojar luz para que se diriman las responsabilidades políticas, las penales ya están en los juzgados y tribunales, y, sobre todo, para que los andaluces conozcan la verdad porque tienen derecho a saberla. El acudir a una comisión de investigación a declarar no significa en modo alguno que tengas una responsabilidad, sino que vienes a hablar de unos hechos de los que puedes ser conocedor y a aportar algo sobre los mismos. Si se tiene miedo, parece como si hubiera algo que ocultar y entiendo que Montero, la mujer de Espadas, Díaz u otros diputados de esta casa que en su día fueron consejeros, no lo tienen. Sería deseable que todos ellos mostraran interés en esclarecer unos hechos horribles de la política andaluza.

Según algunas encuestas, Cs está en riesgo de quedarse fuera de la Asamblea de Madrid el 4M, ¿teme una debacle electoral?

Los últimos sondeos que he visto sí le dan el 5% mínimo para entrar. Confío plenamente en nuestro candidato, Edmundo Bal, en el resto de los compañeros que están en la lista y en la necesidad que tiene la política de este país de un partido como Cs, de centro, moderado, liberal y que viene a equilibrar. Nuestra centralidad nos permite pactar a izquierda y a derecha y evitar que los populismos, sean de un lado o de otro, o incluso los nacionalismos en aquellos lugares donde hay, vengan a determinar o influir en las políticas que puedan afectar a los ciudadanos. Espero que los madrileños valoren el buen trabajo del equipo de gobierno que se ha hecho, con Ignacio Aguado a la cabeza de la Vicepresidencia, en muchos casos, como el de Marta Rivera, reconocido por la propia presidenta –Isabel Díaz– Ayuso. Se han convocado unas elecciones sin absolutamente ningún motivo, sólo porque a Ayuso le vendrían bien las cuentas y despreciando un poco la voluntad que los madrileños expresaron en las urnas para que durara una legislatura. No hay que olvidar que el Estatuto de Madrid obliga a repetir las elecciones otra vez dentro de dos años. No había ninguna necesidad de convocar porque no había ninguna inestabilidad en el Gobierno de la Asamblea. Espero que los madrileños tomen conciencia y que le pase factura a Ayuso en las urnas ese acto irresponsable y del todo punto egoísta.

En Andalucía, Vox ha instado a Juanma Moreno a adelantar las elecciones porque dice que Ciudadanos no es un socio de fiar...

Ciudadanos es un socio total y absolutamente de fiar, lo que Cs no es es cómplice y esa es la diferencia. Aquí en Andalucía hay una muy buena sintonía en el Gobierno del PP y Cs, hay buen entendimiento entre el presidente, el vicepresidente y todos los consejeros y eso es lo bueno. Andalucía está funcionando bien, pese a todo, pese a esta situación tan dramática que estamos viviendo de covid. Los mismos andaluces están diciendo que le está sentando bien este Gobierno a Andalucía y si otros grupos quieren convocar elecciones simple y llanamente porque a lo mejor las encuestas electorales les vienen bien, diría que son posturas egoístas. Lo que no están mirando, desde luego, es el interés de los andaluces.

Cs ha sido muy critico con el transfuguismo, pero su socio, el PP, parece tener jornada de puertas abiertas...

Quizás la diferencia entre el PP y Cs es la regeneración política y democrática, que va inmersa en el ADN de Cs y no así en el de otros partidos como pueden ser el PP o el PSOE. Podemos tener cosas en común y, de hecho, estamos gobernando de forma conjunta, buscando lo que nos une por el bienestar de los andaluces, pero tenemos también diferencias y la más a lo mejor evidente es justamente la regeneración política y democrática.

¿Le ha dolido especialmente el paso de algún ex compañero de siglas como Fran Hervías o Toni Cantó en concreto a las filas populares?

Pues sí, los dos que ha dicho claro que me han llamado la atención. Hervías ha sido muy importante en la vida de Cs, al ser secretario de Organización, pero es verdad que su salida lo que pone de manifiesto es que quizás, en cierta manera, parece como si nos hubiera engañado a todos y, desde mi punto de vista, con una postura extremadamente egoísta. Y en el caso de Toni pues también, muchísima decepción, pero por la forma que tuvo de salir de aquella Ejecutiva, me di cuenta de cuál iba a ser el paso siguiente. Fue una actuación estudiada, no fue algo que saliera en ese momento. Se hubiera dicho lo que se hubiera dicho allí, Toni lo tenía estudiado de casa.

¿Augura alguna salida más? ¿Usted lo ha considerado?

No lo sé, pero si tiene que haber alguna, bienvenida sea, si es a lo mejor para limpiar y si hay gente que no se cree el proyecto político de Cs. Somos un partido de centro y al que le pueda molestar o no estar de acuerdo, realmente igual es que no es de centro. Tenemos esa libertad de poder pactar a izquierda y a derecha con el fin única y exclusivamente de ser útiles a los ciudadanos. Diría a todos los que quieran seguir los pasos de Fran Hervías o de Toni Cantó que las puertas las tienen abiertas. Yo estoy en Ciudadanos y seguiré. Es un partido con el que me identifico plenamente en sus postulados e ideario.

¿Está el grupo parlamentario andaluz de su partido tan dividido como se afirma?

Desafortunadamente, en todas las organizaciones siempre puede haber conflictos internos. El primer partido que no los tenga, que tire la primera piedra. Los conforman personas y cada uno somos de una manera distinta. Dos no se pelean si uno no quiere y yo nunca quiero. Pero el grupo parlamentario tiene muy claro lo que es nuestra obligación y misión: darle apoyo y soporte al Gobierno andaluz, sobre todo a los consejeros y a nuestro vicepresidente; y hacer el trabajo. Nos toca resaltar la labor del Gobierno y en eso está todo el grupo. Apostaría porque ninguno de mis compañeros está pensando o intentando dar el salto o a un lado o a otro, todos están en el sitio en el que quieren estar, que es Cs, con independencia de otras cuestiones, como que alguien puede ser compañero, pero, a lo mejor, no puede ser mi amigo.

Ha afirmado que Juan Marín sigue siendo su candidato, pero ¿nunca ha pensado presentarse a las primarias para liderar la formación?

Que si a mí se me ha ocurrido, le diré que no. Si en algún momento me tocara porque me lo pidieran, haría lo que fuera necesario, lo que me pidiera mi partido. Pero es verdad que creo que Marín como vicepresidente está haciendo un grandísimo trabajo, nos lideró la pasada legislatura estando en la oposición y lleva muchas batallas pegadas. No podemos olvidar que llegamos a un acuerdo para una gobernabilidad, aprobamos unos Presupuestos con un partido, y ahora estamos gobernando con otro. Ha dado sobradas muestras de solvencia en el terreno de la política y de ser capaz de negociar desde la situación de Ciudadanos, que es el centro. Esta legislatura se está viendo marcada por la pandemia que hace que otras muchas cosas se queden un poco más aletargadas o apartadas, con lo que le hace falta más tiempo para poder desarrollar lo que queremos en materia de regeneración, por ejemplo, y creo que debiera de postularse nuevamente como candidato a presidir la Junta por parte de Cs, con el convencimiento que tengo de que, al final, quienes tendrán la última palabra serán los afiliados, que serán los que decidirán.

Como presidenta del Parlamento se reúne con muchos colectivos y agentes sociales, ¿les puede la fatiga pandémica o confían en la recuperación?

La situación que vivimos es muy difícil por la pérdida de vidas humanas, que es lo primero que hay que lamentar, y también hay mucha gente que tenía una situación económica media y se ha visto abocada a una mayor pobreza o a una mayor dificultad para llegar a fin de mes. Tenemos sectores económicos que llevan más de un año sin ningún tipo de actividad y eso es complicado, por muchas ayudas que pueda articular la Junta. Está demostrando lo que somos capaces de aguantar los seres humanos, nuestra resiliencia a la adversidad. Pero saldremos adelante. Los datos en Andalucía no son demasiado malos y hay un Gobierno que está preocupado por el cambio, por llevar a la comunidad a una época de más progreso donde debería haber estado desde años atrás. Al final lo conseguiremos entre todos, aunque va a costar trabajo. Si finalmente llega un día con un alto índice de vacunación, volveremos a la normalidad y estoy convencida de que Andalucía será una de las comunidades del conjunto de España que más fácil tenga la recuperación.

Bosquet, en las instalaciones de la Cámara autonómica en Sevilla FOTO: Kiko Hurtado
EN CORTO
–¿Qué banda sonora le pondría a la política actual?
–Una melodía desafinada. Hay muchas personas en el ámbito político que miran más por sus intereses particulares o partidistas que por los generales y, en pandemia, hubiera tenido que haber más grandeza de miras por parte de los partidos y de los representantes públicos.
–¿Qué libro recomendaría?
–«Patria» y «Los renglones torcidos de Dios» que me leí de adolescente y quiero releer.
–Es conocida la afición de Pablo Iglesias por las series, ¿cuál es su favorita?
–No soy muy de tele, pero últimamente he visto algunas como Patria también, la primera temporada de Sucesor designado y El espía.
–¿Dónde irá cuándo se pueda volver a viajar?
–Junto al Cabo de Gata de Almería tengo otro rincón, Zahara de los Atunes, en Cádiz, sin que se enfade el resto de provincias. Animo a que nos quedemos todos en Andalucía.