Andalucía no tendrá restricciones en el puente pese al aumento de ingresos en UCI

Suman 12 pacientes en un día, pero siguen en riesgo bajo. Por eso, Salud Pública mantiene a la región en riesgo cero

Durante el puente de diciembre, que comienza este viernes, no habrá restricciones de movilidad ni limitación de horarios en bares y discotecas
Durante el puente de diciembre, que comienza este viernes, no habrá restricciones de movilidad ni limitación de horarios en bares y discotecas FOTO: María José López Europa Press

Pese al aumento progresivo de los contagios, Andalucía no tendrá restricciones para el puente de la Constitución. Así lo decidieron los comités territoriales de Salud Pública, que se reunieron para valorar el paso a fase 1 de 14 de las 31 áreas sanitarias con incidencias superiores a los 100 casos por cada 100.000 habitantes, localizados en todas las provincias excepto Granada.

Así pues, toda la comunidad seguirá disfrutando de la fase cero, implantada en Andalucía desde mediados de octubre, y que conlleva la denominada «nueva normalidad»: ésto es, se mantiene como única norma la mascarilla en interiores, pero no se imponen aforos ni límites horarios en hostelería, comercio, ocio nocturno y otras actividades.

Los comités territoriales de las ocho provincias han tomado esta decisión porque si bien la incidencia vuelve a ser de riesgo medio en la mitad de la comunidad–en distritos como el de Campo de Gibraltar y el de Córdoba supera incluso la barrera de los 200 puntos– la situación de las UCI sigue manteniéndose fuera de peligro.

La ocupación de enfermos Covid en estas unidades no llega al 4%. No obstante, y aunque esta sexta ola no esté impactando apenas en la presión hospitalaria gracias a las altas coberturas de vacunación, como los datos de contagios son muy elevados un pequeño porcentaje, irremediablemente, siempre termina requiriendo atención hospitalaria. De hecho, se registró la mayor subida de ingresos en UCI desde el 22 de septiembre, nada menos que 12 nuevos hasta los 69 pacientes Covid que hay actualmente en estas unidades. A este respecto, la viceconsejera de Salud, Carolina García, dejó claro que «las medidas que se adopten serán porque haya una presión asistencial que nos obligue a ello, no por una incidencia acumulada». Por eso, aunque ayer se notificaran 868 contagios y una incidencia de 105 puntos de media en la región, no se estudia restricciones ni para el puente ni, previsiblemente, tampoco de cara a Navidad.

La Junta solo utilizará la vacunación como arma para contener esta nueva oleada. Ahora espera el aval del TSJA para implantar el pasaporte Covid en hospitales y residencias y la Fiscalía Superior de Andalucía ya le dio su visto bueno al considerar que es una medida que «resulta proporcionada ante la compleja situación de riesgo sanitario en la que aún nos encontramos teniendo en cuenta el deber activo de garantizar la salud pública que compete a los poderes públicos y a todos los ciudadanos, máxime en las fases más avanzadas del proceso masivo de vacunación y teniendo en cuenta su beneficio para la protección del personal sanitario».

Así pues, se espera que antes de que termine la semana el TSJA le dé finalmente aval jurídico. De ser así, la vacunación será obligatoria para acompañar a pacientes a hospitales o para visitar residencias. Pero la hostelería y el ocio nocturno quiere que se extienda también a bares y restaurantes para cubrirse las espaldas y no tener que soportar nuevas limitaciones como en el pasado. «Sería letal», advierten la Federación Hostelería de Andalucía y la Federación Andalucía de Noche, al tiempo que ofrecen a la Junta su colaboración para «conjugar de la mejor manera los intereses sanitarios y económicos de la comunidad».

En Andalucía, el 93,2% de la población diana ya se ha vacunado y están abiertas las agendas para la inoculación de terceras dosis a mayores de 60 años y personal sanitario y sociosanitario. Hasta le hecha, se han administrado 1,1 vacunas de refuerzo.

Según el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, el alto grado de vacunación que hay en la comunidad «nos tiene que hacer estar tranquilos», dijo ayer a los medios en un acto en Carmona, al tiempo que llamó a la calma ante la nueva variante Ómicron teniendo en cuenta que «ya son 15 las variantes que han aparecido», por lo que «nos tendremos que habituar al virus».