Actualidad

Cómo conservar el pan en casa para que no se ponga duro

Consejos para conservar el pan y que no acabe siendo un ladrillo imposible de masticar.

Publicidad

El pan recién salido del horno de la panadería es un manjar. El problema es que al llegar a casa no siempre las condiciones son las mejores para que el pan siga estando tan bueno. Con estos consejos podemos evitar que el pan se ponga duro, se seque o por el contrario se quede como chicle.

Lo mejor es dejarlo enfriar al aire sobre la mesa ya que si lo tapamos se pierde la humedad. La mejor opción para guardar el pan es una bolsa de tela o caja de madera. Estos materiales conservan la humedad del pan y les permiten que respiren. De esta manera, evitaremos que se resequen.

Publicidad

Hay que evitar meterlo en la nevera ya que las temperaturas bajas provocan la formación de cristales en el pan que terminan por expulsar hacia fuera las moléculas de agua. Esto hace que el pan se ponga blando y sea difícil masticarlo.

Publicidad

Si ha sobrado mucho pan, la mejor opción es congelarlo metido en una bolsa de plástico hermética. Lo ideal es partirlo en trozos o rebanadas e ir descongelando según vaya haciendo falta. Para volver a consumirlo, se recomienda dejar que se descongele al aire, sin emplear microondas o en el horno ya que con estas opciones termina por resecarse mucho.

Es mejor ir cortando el pan a medida que se va consumiendo porque si se cortan más rebanadas de las que se van a consumir la miga se secará muy rápidamente. Los expertos de Levital aconsejan además humedecer un poco la corteza y meterlo en el horno durante tres minutos si quieres devolverle el toque crujiente al pan. Después, se saca del horno y solo hay que esperar a que se enfríe.

Te puede interesar:

«El pan es necesario incluso en dietas para adelgazar»

Publicidad

El pan, un sello cultural con acento francés

«El pan es un alimento muy consumido por la dependencia que genera»