Actualidad

Apuesta por la comida detox en lugar de zumo detox

Hacer una cura de desintoxicación con alimentos enteros, en lugar de pasarlos por la batidora para elaborar un zumo es también una buena forma de darle una tregua a nuestro organismo. Y es tan simple como esto.

Después de un fin de semana copioso, o incluso antes de uno que vaya a serlo, somos muchos los que fijamos el lunes como el día D (detox). Y entonces es cuando llega el momento de llenar nuestra nevera con alimentos de color verde que se acabaran transformando en licuados de, reconozcámoslo, dudoso sabor. Cabe destacar, además, que el cuerpo humano está en constante depuración de toxinas a través de funciones como la sudoración y la respiración, que no todo es por el zumo.

Realizar una dieta a base de zumos depurativos puede hacer, y de hecho lo va a hacer, que nos sintamos más ligeros y menos hinchados, porque estaremos perdiendo mucho líquido. El problema es que todo se vuelve a recuperar cuando retomamos los viejos hábitos alimenticios, y el efecto ‘rebote’ puede ser aún peor. Las dietas basadas en desintoxicaciones venden una idea completamente errónea de lo que se puede conseguir en unos días, aunque bien es cierto que tampoco resulta perjudicial para nuestro organismo, de la misma manera que cuando nos vamos de vacaciones y nos tomamos un helado de postre durante una semana, tampoco lo hará.

Los expertos en nutrición añaden, además, que el propio zumo es lo que puede ser contraproducente (o no tan beneficioso como pensábamos). Y es que el problema está en que las frutas y verduras prensadas pierden muchos de sus nutrientes más beneficiosos para nuestro organismo (incluida la pulpa, por ejemplo, o la piel de la manzana, que contiene quercetina y es fantástica para nuestra salud cardiovascular). Dicho esto, si quieres depurar tu cuerpo, ten en cuenta que comiendo alimentos sólidos también puedes hacerlo, y aunque mucho menos de moda, es una solución incluso mejor a la de los zumos detox. Estos son algunos de esos alimentos que te ayudarán a eliminar todo lo que tu cuerpo no necesita.

1. Alcachofas: se trata de una verdura increíblemente versátil que hace que sea fácil de comer todos los días. Es depurativa y muy sana.

2. Rúcula: esta delicada hoja verde, ligeramente amarga, es una excelente opción para las ensaladas y también para sándwiches.

3. Espinacas: la espinaca es la reina de la temporada de primavera y no podríamos estar más agradecidos a todo el hierro que nos aporta su hoja verde. Es preferible, y además aconsejable porque está mucho más buena, comerla fresca y dejar la congelada para el invierno. También en ensaladas.

4. Espárragos verdes: a la parrilla, hervidos, en tortilla o en lo que sea los espárragos verdes son uno de esos alimentos milagro para la depuración de nuestro organismo. Están ricos y además contienen mucha fibra. ¿Qué más se puede pedir?

¿Quieres preparar tu cuerpo para el verano en sólo 21 días? Descubre el Reto Silueta de Objetivo Bienestar.