• 1

¿Doctor, qué puedo hacer con mis ojeras?

«Entre los factores causantes destacan: nocivos hábitos, como la falta de sueño, estrés, mala alimentación...»

  • Foto: Gtres
    Foto: Gtres

Tiempo de lectura 8 min.

01 de agosto de 2018. 16:09h

Comentada
Dr. Moisés Amselem / Especialista en Medicina Estética.  1/8/2018

ETIQUETAS

El contorno de ojos es uno de los grandes retos a los que se enfrenta tanto la Medicina Estética como la Cirugía Plástica. Las bolsas, las ojeras (hiperpigmentación), la caída de los párpados, la retención de líquidos y las arrugas a este nivel engloban los problemas más frecuentes que revelan el paso del tiempo en la mirada.

Cuando nos enfrentamos a un problema tan complejo dentro del mundo de la medicina estética, nos surgen diferentes preguntas: ¿Existen diferentes tipos de ojeras?, ¿cuáles son sus causas?, ¿hay un tratamiento realmente efectivo para tratarlas o resulta de un problema genético y heredado con el que hay que aprender a convivir?, ¿se pueden llegar a eliminar?; respecto a la idea preconcebida de que no dormir provoca ojeras, ¿se trata de un mito o es una realidad?, ¿sirven de algo realmente los contornos de ojos y los maquillajes para disimularlos?, ¿los tratamientos despigmentantes son una buena opción para las ojeras oscuras?, ¿existen remedios caseros eficaces?, ¿qué técnicas se proponen desde la medicina estética?; y, ¿en qué casos se debe considerar la cirugía?

Éstas y otras cuestiones serán abordadas en los siguientes renglones, así que si en algo le atañe este tema, ponga atención y no se pierda ningún detalle.

Para comenzar, podemos distinguir dos tipos de ojeras: vasculares o circulatorias y marrones o pigmentarias.

Las vasculares o circulatorias (azul violácea) son producidas por mal drenaje linfático y circulatorio que provoca una dilatación de las vasos superficiales, los cuales se transparentan a través de una piel que es cuatro veces más fina que por ejemplo, la de la barbilla.

Las marrones o pigmentarias se deben a un depósito de melanina por la acción del sol. Son más propensas en personas con pieles más oscuras. Suele haber un componente genético.

Entre los factores causantes podemos destacar: nocivos hábitos, como la falta de sueño, estrés, mala alimentación e hidratación, uso de ordenadores largo tiempo; y, por otro lado, algunas enfermedades, alergias, medicaciones, cambios hormonales, etc.

¿Los tratamientos despigmentantes son una buena opción para ojeras oscuras? Pueden ayudar, ya sea quemando ese pigmento con «peelings», láseres, IPL... o atenuando la pigmentación con sustancias despigmentantes en cosmética como la hidroquinona...

En general, se deben usar sustancias con propiedades: descongestivas y estimulantes de la circulación, despigmentantes, hidratantes, antioxidantes, quelantes o secuestradoras del pigmento (como las que contienen vitamina K) y, por supuesto, una buena protección solar y en caso necesario, los pigmentos iluminadores y camuflajes de ojeras.

¿Los contornos antiedad pueden ayudar a tratar las ojeras? Si llevan componentes que atiendan a las acciones anteriores, sí.

En nuestra línea cosmecéutica: «Luminous Face» by Dr. Moisés Amselem, hemos desarrollado el «Flash Eye Contour», a base de hammamelis virginiana y arnica montana (como descongestionantes), aceite de Argán 100% (hidratante y reparador), centella asiática, Aloe Vera, extracto de glicocaviar, ácido ferúlico (despigmentante) y glucógeno marino (antioxidante potente). Se puede utilizar noche y día y preferentemente, conservarlo en nevera para potenciar con el frío la acción descongestiva.

¿Qué técnica de inyección es la más frecuentemente empleada para tratar las ojeras y en qué se basa esta técnica?

El hundimiento a nivel de las ojeras por pérdida de volumen produce acentuación de las bolsas, ojeras y aumento de las finas arrugas bajo el párpado inferior y, si todo esto lo unimos a la fuerza del músculo orbicular y las consecuentes arrugas dinámicas de expresión, además de la flacidez de toda la región frontal con caída de la piel del párpado superior, el resultado final será una mirada ojerosa triste y apagada. La técnica que propuse hace unos años a tal fin, la bauticé como «técnica de proyección órbito-malar» y consiste en la aplicación de ácido hialurónico de alta densidad mediante un solo punto de inyección, en la región bajo el párpado inferior, justo debajo de la transición entre las bolsas de los ojos y la pérdida de grasa del pómulo a dicho nivel, que conforman el llamado surco órbito-malar. El objetivo de este tratamiento es proyectar con el ácido hialurónico los planos hundidos, que hacen desaparecer ese surco y con ello aparece un efecto intenso de luminosidad en la mirada, a la vez que se reducen todas esas pequeñas arrugas perioculares. Si al mismo tiempo depositamos esa misma sustancia en la región lateral, sobre las patas de gallo, daremos más sustentación a esta área y se atenuarán las arrugas de expresión. También paralelamente se puede tratar el área frontal y sobre las cejas para liberar los párpados del exceso de piel.

Esta nueva técnica de rejuvenecimiento facial, se realiza siguiendo determinados trazados propuestos según mi «técnica horaria» e inyectándolo con tan sólo uno o dos pinchazos a través de unas finas microcánulas de punta redonda, que evitan hematomas y puede el o la paciente reincorporarse de inmediato a su vida cotidiana. El procedimiento se realiza en consulta en menos de cinco minutos y no resulta doloroso, por lo que no se precisa ni siquiera del uso de anestesia tópica. El efecto adverso que puede aparecer es el edema por la captación de agua del ácido hialurónico, lo cual se minimiza usando el de alta densidad, para utilizar menos volumen. Se recomienda aplicar frío local la primera semana y masajear suavemente la zona para favorecer el drenaje y la integración del producto en la dermis. En caso de plantearse un tratamiento concomitante con toxina botulínica, es preferible inyectar primero el hialurónico y esperar luego 15 días aproximadamente para inyectar la toxina, evitando con ello, problemas de edema por retención. Se utilizan una o dos jeringas del producto, siendo su duración alrededor de los ocho a doce meses y el precio por jeringa es de unos 300 euros.

Entre los consejos y remedios caseros utilizados para las ojeras, podríamos citar: dieta saludable, reducir consumo de grasas, evitar tóxicos (alcohol, tabaco, exceso de café), ejercicio, descansar y dormir siete a ocho diarias, bolsas de té frías en el contorno y aclarar después de 5 minutos con agua tibia, masajes con aceite de coco y almendra y después de actuar durante 20 minutos, aclarar con agua tibia; rodajas de pepino, aloe vera masajeado en la zona, agua de rosas, pulpa de tomate, zumo de piña con cúrcuma, leche, hojas de menta, aspirina triturada en yogurt, etcétera. Cualquiera de estas sustancias aplicadas sobre la zona del contorno, tendrá efectos beneficiosos.

Por último, sobre la cirugía podemos apuntar que se reserva para los casos en que se aprecian bolsas prominentes o exceso de piel en ambos párpados. Ésta se realiza mediante anestesia local con sedación, en un par de horas estás de vuelta a casa y eso sí, hay que prever un periodo de 15 a 30 días con hematomas y a veces se cambia la mirada durante unos seis meses.

Así que «ojo al dato» y no sufra más por esa mirada cansada, triste y ojerosa que te atormenta, ya que para todo suele haber remedio en esta vida.

Para más información: www.clinicaacidohialuronicomadrid.es

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs