La investidura de Sánchez calienta el debate parlamentario en el último Pleno del año

El popular Raúl de la Hoz llama «cobarde» al Luis Tudanca por «callarse» en las negociaciones «con los que quieren romper España» y el socialista echa en cara al PP «que se haya dejado arrastrar por la extrema derecha fascista»

Los portavoces de PP y PSOE en las Cortes, Raúl de la Hoz y Luis Tudanca, conversan animadamente durante un receso de un Pleno
Los portavoces de PP y PSOE en las Cortes, Raúl de la Hoz y Luis Tudanca, conversan animadamente durante un receso de un PlenoLeticia Pérez (nombre del dueño)Ical

El último debate parlamentario de este 2019 no se recordará por lo acordado o rechazado. Pero quizás si lo haga por la calentura temporal de señorías o por lo escuchado desde el atril del hemiciclo, con la investidura de Sánchez, el futuro de Cataluña y la Constitución Española como argumentos para atacar y defenderse.

Y es que el PP llevaba ayer a las Cortes una Proposición no de Ley (PNL) que buscaba el rechazo del Legislativo a cualquier pacto de gobernabilidad en España que no reconozca expresamente la nación española, que admita que en nuestro país hay un conflicto político con Cataluña o que plantee mesas de negociación bilaterales sobre la autodeterminación o la convocatoria de un referéndum.

Una iniciativa con la que los populares pretendían también retratar a los socialistas sobre las negociaciones de Sánchez con Podemos, los separatistas catalanes o Bildu para poder conformar un Gobierno, y que su líder regional, Luis Tudanca, expresara su opinión sobre este asunto, como sí han hecho otros líderes socialistas como García Page y Lambán, en Castilla-La Mancha y Aragón en contra de un acuerdo con los separatistas catalanes. «Diga con quien está usted, si con Page o Lambán o con Iceta, Idoia Mendía o Armengol», le espetaba el portavoz del PP, Raúl de la Hoz, a Tudanca en el fragor de un debate en el que el popular le llamaba «cobarde» por llevar más de un mes «calladito» sin plantear objeción alguna a la vía «radical»» que ha elegido Sánchez para ser presidente. El socialista, por su parte, se defendía atacando, al afear al PP que siga llevando al parlamento iniciativas que no tienen que ver con Castilla y León. «Han pasado del autonomismo útil al nacionalismo inútil», decía, en referencia a la propuesta debatida. Además, reprochaba al PP que estén permanentemente sacando la bandera «para esconder su fracaso en esta tierra» y que se hayan dejado arrastrar por la extrema derecha fascista. Tudanca, envalentonado, y con sus compañeros de bancada en pie, defendía un país y una Castilla y León «en la que quepamos todos», y aseguraba que el PSOE defiende lo mismo en todos los territorios.

Al respecto, se aferraba al artículo 2 de la Carta Magna, que dice que esta «se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas», para garantizar que España no se va a romper. «Esta es la Constitución que siempre hemos defendido y defendemos los socialistas, basada también en el feminismo, el ecologismo, la lucha por la igualdad y contra la despoblación», apuntaba.

Vía Arrimadas

Desde Ciudadanos, Marta Sanz apelaba la «Vía Arrimadas», que es un acuerdo entre PSOE, PP y Cs, que sumaría 221 escaños, como solución, pero también pedía al PP alguna propuesta para evitar el Gobierno «Frankestein».

Javier García-Conde, de Vox, hablaba de «puñalada por la espalda» a España si se acepta que hay más de una nación, y Pablo Fernández, de Podemos, y Luis Mariano Santos, de la UPL, coincidían con el PSOE en criticar que el PP lleve propuestas que no tienen que ver con la Región. Si bien, Fernández iba más allá al llamar a los populares «patriotas de pacotilla» y acusarles de romper España con su corrupción.

La PNL salía adelante solo con los votos favorables de PP, Cs y Vox, mientras PSOE y Podemos votaban en contra de los tres puntos.

Ayudas europeas a las cuencas mineras

Por otro lado, cabe señalar que durante el pleno se aprobaba por unanimidad de todos los grupos, aunque con reproches entre ellos por ver quien tiene la culpa del fin de la minería, una PNL impulsada por Ciudadanos que pide al futuro Gobierno que reclame a la UE que las cuencas mineras reciban ayudas para la Transición Energética. Además, demanda al Ejecutivo que promueva infraestructuras e inversiones en los municipios del carbón.