Investigan a una mujer que intentó introducir éxtasis en la cárcel de Dueñas

Fue “pillada” durante la identificación y cacheo que se le realizó con motivo de un “vis a vis”

La Guardia Civil de Palencia investiga a una mujer de 48 años, que, al parecer, intentó introducir varios trozos de una sustancia impregnada con metanfetamina en el centro penitenciario de la Moraleja de la localidad palentina de Dueñas. Se trata de un potente psicoestimulante del sistema nervioso central que se presenta como cristales blancos y que se traduce como un alucinógeno conocido como éxtasis.

Durante la identificación y cacheo pertinentes a la entrada a la prisión de la Moraleja y con motivo de un “vis a vis”, los agentes detectaron que la mujer, vecina de la localidad leonesa de Castropaderne, llevaba ocultos entre su ropa interior un teléfono móvil de pequeñas dimensiones además de un trozo de una sustancia de color azul y olor agradable que levantó las sospechas de la Benemérita, que rápidamente analizaron en el test multidrogas, según informan fuentes del Instituto Armado. Una prueba que dio positivo en metanfetamina. El trozo con la sustancia, que la investigada ha alegado que se trata de desodorante, se encuentra ya en la sección sanitaria de la Subdelegación del Gobierno en palencia para un análisis más exhaustivo que deberá confirma si contiene éxtasis o no.

El Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 3 de Palencia se encarga ya de instruir las diligencias de este caso.

La metanfetamina incrementa la actividad, reduce el apetito y produce una sensación general de bienestar, sobre todo euforia, además de aliviar la fatiga y mejora el rendimiento en tareas simples.

El producto vendido en la calle se conoce por muchos nombres como «anfetas», «meta» y «tiza» consiste en pedazos de cristales transparentes parecidos al hielo, que al molerse se pueden inhalar o bien fumarlos mezclándolos con bromo y bario.