Luis Fuentes: “Debemos aprender de la crisis de 2008 y esta vez no dejar a nadie atrás”

El presidente de las Cortes de Castilla y León atiende a LA RAZÓN en este difícil momento en lo sanitario y humano para lanzar un mensaje de unidad y mantener la guardia para vencer al virus

Luis Fuentes, presidente de las Cortes de Castilla y León, durante una videoconferencia desde el despacho de su casa
Luis Fuentes, presidente de las Cortes de Castilla y León, durante una videoconferencia desde el despacho de su casaLa Razón (nombre del dueño)

Luis Fuentes, presidente de las Cortes de Castilla y León, está viviendo este confinamiento en su casa como la gran mayoría de los ciudadanos, cumpliendo las indicaciones de las autoridades sanitarias que aconsejan esta medida para evitar la propagación del coronavirus que, en el momento de esta entrevista con LA RAZÓN, se ha llevado ya la vida de más de un millar de personas en esta Comunidad. Pero también está afrontando este duro día a día ante este virus que no da tregua ninguna, sin parar ni un solo momento, estudiando iniciativas parlamentarias, firmando contratos y documentos desde su despacho en su casa de campo en Salamanca, y pegado al teléfono móvil y a su ordenador, desde donde se reúne cada día por videoconferencia con todos los actores que tienen algo que ver y qué decir en esta crisis sanitaria sin precedentes, a la que se va a sumar pronto si no lo ha hecho ya otra económica y social cuya envergadura, según este político salmantino, aún se desconoce. Así, cuenta a este periódico que ya ha mantenido conversaciones con mandos del Ejército, grupos parlamentarios, Protección Civil, con las instituciones propias del Parlamento como los Consejos Consultivo y de Cuentas para conocer el estado de los informes en marcha y, sobre todo, con los responsables de las principales entidades sociales de la Comunidad, como Cruz Roja, Cermi, Banco de Alimentos, ONCE o Cáritas, para escuchar cómo están viviendo estos días y tomar nota de sus inquietudes.

-¿ Y qué le han trasladado? ¿Qué es lo que más les preocupa?

-En el caso de las entidades sociales, que están teniendo dificultades para llegar y atender a los usuarios de cada uno de los colectivos debido a que los voluntarios deben estar en sus casas confinados y no pueden hacer la labor que desarrollaban antes. Pero, sobre todo, lo que más preocupa a todos es el día después. La crisis sanitaria es la que está en el punto de mira en estos momentos y cuanto antes acabemos con ella antes podremos empezar a trabajar en la económica y la social que vendrá después. Lo que me han transmitido es que están muy preocupados por las consecuencias que tendrá para todos estos sectores la falta de presupuesto que van a tener a lo largo de este ejercicio, y seguramente el próximo. Una inquietud que, por otra parte, comparto plenamente, porque hace no tanto, en 2008, España sufrió una crisis de la que se ha tardado en recuperar la normalidad y aún quedan graves secuelas. Y cuando todo esto pase nos puede servir de ejemplo para que, entre todos, trabajemos para no dejar a nadie atrás.

- ¿Tardaremos mucho en salir de esta crisis?

-No se sabe. En estos momentos se desconoce también cuando acabaremos con la sanitaria y humana que es la prioridad ahora. Si no hay salud tampoco habrá posibilidades de tener después ningún tipo de actividad económica. Aunque dependerá de lo hondo en lo que nos castigue esta crisis sanitaria y la capacidad que tengamos todos para, de forma consensuada, salir adelante. Porque esto no lo solucionamos desde una sola provincia, una región o ni siquiera desde España, como Estado. Se trata de una cuestión mucho más global y entre todos los países debemos salir de esta crisis. Habrá que ver el comportamiento de las instituciones europeas y la capacidad que tengamos de convencerlas porque no podemos dejar a ningún país ni a ningún ciudadano atrás. Y por lo tanto si todas las naciones están unidas, saldremos antes y más fuertes de esta delicada situación.

- ¿Cree que la Unión Europea (UE), con la que está cayendo, no se está comportando a la altura de las circunstancias al no ser capaces sus dirigentes de llegar a ningún acuerdo hasta el momento?

-Esta es una crisis que nos ha sobrepasado. Hablamos que hace cuatro meses fue el confinamiento en China, y en Italia hace cinco semanas y en España vamos camino de la cuarta. Hace nada que ha ocurrido esto. Y ha pillado desprevenidos a todos los países. Por lo tanto, en mi opinión, las medidas que se tomen deberán ser consensuadas entre todas las naciones. Europa tiene que estar a la altura, y la Unión Europea no tiene que ser solo una unidad monetaria y financiera, sino sobre todo social y dar la talla ante esta crisis global. Si no fuera así tendremos muchos problemas y no solo nosotros, los países más tocados que somos los del sur, como Italia, Francia y España, sino que quedaría tocada la unidad de Europa.

-¿Cómo valora la gestión de la Junta en esta crisis y la unidad de acción ante esta pandemia que, desde fuera, se percibe entre la clase política de Castilla y León?

- La verdad es que en Castilla y León estamos dando un ejemplo. Tanto desde el Gobierno autonómico como desde la oposición están siendo leales. La Junta está dando el 200 por ciento cada día, y hablo tanto de dirigentes como de los empleados públicos en su conjunto. También es de agradecer la oposición noble, fiel y de apoyo que está mostrando el PSOE así como el resto de los partidos que forman el Grupo Mixto en las Cortes a todas las medidas que se están tomando en Castilla y León. Se están haciendo bastante bien las cosas dentro de la idiosincrasia de esta Comunidad, caracterizada por una población envejecida, dispersa y con unos medios que son los que son.

- ¿Qué enseñanzas o lecciones nos va a dejar esta crisis sanitaria, humana, económica y social?

-Veremos. Lo tendremos que analizar porque no sabemos las consecuencias aún. El día a día nos come cualquier análisis que podamos hacer y ya habrá tiempo, cuando todo esto pase, cuando volvamos a una normalidad que será distinta a la de antes de esta crisis, para desmenuzar con sosiego y tranquilidad y con los datos reales encima de la mesa la dimensión de esta crisis. Y ahí sí que habrá que tomar las decisiones adecuadas para que esto no vuelva a suceder. Los dirigentes políticos tenemos esa responsabilidad. Todo esto nos ha pillado desprevenidos pero ya no tenemos esa justificación si vuelve a ocurrir. Y cuando tengamos todos los datos contrastados habrá equipos que los analizarán y trasladarán a los partidos y gobernantes para que esto no se vuelva a repetir.

- Hay quien dice que cada generación necesita de su propia crisis para consolidarse. Se cuenta también que la sociedad había perdido valores, sobre todo en la búsqueda del bien común y solidaridad con los demás.

-Me gustaría que no tuviéramos que tener una crisis para consolidar nuestros valores. Castilla y Léón tiene un magnífico músculo social y, además, solidario. Contamos con los mejores datos al respecto y no teníamos necesidad de que llegara esta pandemia para recordarnos cómo hay que hacer las cosas en este ámbito social porque se vienen haciendo bastante bien desde siempre. Quizás, a otros sí que esta crisis les servirá para darse cuenta de que han de cambiar su forma de actuar en torno al tejido social. Pero insisto, Castilla y León es un ejemplo a nivel nacional en el apoyo a los mas necesitados. Tenemos unas salvaguardas muy importantes para todos estos colectivos.

Luis Fuentes, presidente de las Cortes, en el despacho de su casa teletrabajando
Luis Fuentes, presidente de las Cortes, en el despacho de su casa teletrabajandoLa Razón (nombre del dueño)

Calendario parlamentario

- A la vista de la situación actual, con la Diputación Permanente al mando de las Cortes y paralizada cualquier actividad parlamentaria presencial en el hemiciclo o en las comisiones, ¿Se trabaja ya con un calendario en mente sobre cuando será posible regresar a la normalidad en las Cortes, tanto en la celebración de plenos como las comisiones?

- Todo depende de la evolución de la crisis. Estamos a lo que nos recomienden las autoridades sanitarias. Vivimos al igual que el resto de ciudadanos en un estado de alerta y se nos está diciendo que debemos estar confinados en casa cada uno en su responsabilidad. Y en esas andamos. Pero esto no quita a que, en algún momento, quizás la evolución de la crisis sea más liviana y podamos llevar a cabo esta “desescalada” que llaman y desarrollar ciertas actividades en las Cortes. Por ahora, tanto esta semana como la que viene como mínimo, no es aconsejable. Iremos viendo como se desarrolla todo, las curvas de contagios e ingresos en las UCI expandidas para después poder tomar las decisiones más adecuadas. Es obvio que la actividad parlamentaria ha sufrido una ralentización, porque hay cosas mas importantes ahora -y que me perdonen por el ejemplo-, que arreglar el campanario de una iglesia o el techo de un colegio. En este momento, los procuradores no debemos estar en estas cosas sino todos a una en apoyar a las decisiones del Gobierno y, en la medida que podamos, que cada uno trabaje en su demarcación. Al respecto, me consta que los parlamentarios de cada grupo están haciendo su labor de seguimiento en sus áreas de influencia y mantienen contacto con alcaldes, concejales, instituciones de cada territorio para escuchar sus preocupaciones, tomar nota de ellas y trasladarlas. Trabajamos de otra forma, pero estamos ahí. Hasta ahora no hemos tenido necesidad de ninguna reunión urgente y, por lo tanto, todas las iniciativas se han solventado en la Mesa, en la Junta de Portavoces y en la Diputación Permanente. Veremos a partir de ahora si alguna convalidación de un decreto ley, o la comparecencia excepcional de algún miembro del Gobierno e incluso del propio del presidente de la Junta. Y si las circunstancias lo aconsejan, pues se dará cuenta de esta situación a la Diputación Permanente que es quien deberá decidir.

-La semana pasada anunció la suspensión de los actos que estaban programados para celebrar el Día de la Comunidad que se celebra cada 23 de abril. ¿Se ha pensado en alguna actividad ese día que recuerde la efeméride de alguna manera o en algún acto más adelante cuando todo este pase? ¿Hay algo concreto encima de la mesa?

- Suspender los actos de Villalar fue la decisión mas sensata y responsable. El 23 será siempre el día de la Comunidad y creo que esa jornada podríamos “celebrarla” haciendo que estén más presentes las personas y familias que han perdido un ser querido y dando las gracias de forma virtual a nuestros héroes que se están dejando la vida contra este bicho. En lo que estamos ahora, insisto, es en luchar contra la propagación de este virus, achatar la curva y acabar con el virus cuanto antes. Ya tendremos tiempo de ver que se hace en un futuro.

Luis Fuentes concluye esta entrevista lanzando un mensaje a la sociedad de que no desfallezca y se mantenga firme ante este virus que no descansa, y haciendo un llamamiento a no bajar la guardia. “Tras casi cuatro semanas de cuarentena, nos encontramos en un momento especial e importante frente a esta pandemia acercándonos al pico. Por ello, ahora más que nunca debemos tener esa fuerza de voluntad para seguir”, señala. El presidente de las Cortes reconoce que la situación es dura pero pide ese esfuerzo final a los ciudadanos para, entre todos, salir victoriosos. “Estoy convencido de que el sacrificio que vamos a seguir haciendo dará sus frutos, y más pronto que tarde estaremos unidos, juntos y podremos disfrutar de nuevo de esta tierra maravillosa que es Castilla y León”, finaliza.