Mascarilla 19, el código para alertar de una situación de violencia de género durante el confinamiento

Los farmaceúticos de Castilla y León y el Ayuntamiento de Palencia se suman a esta iniciativa para acabar con una lacra aún más dura en estos momentos

Farmancéutica palentina despacha en su farmacia dela calle Mayor
Farmancéutica palentina despacha en su farmacia dela calle MayorBrágimoIcal

El confinamiento está provocando situaciones de especial riesgo para aquellas mujeres víctimas de violencia de género. “Posiblemente el maltratador está todo el día en casa y están siendo momentos especialmente duros”, aseveró recientemente la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, quien animó a seguir denunciando porque “los servicios de atención siguen funcionando con normalidad”.

Para apoyar a la Administración en esta lucha, el Consejo de los Colegios Profesionales de Farmaceúticos de Castilla y León se ha sumando a la iniciativa “Mascarilla 19” como una herramienta para luchar contra la violencia de género durante el estado de Alarma con el objetivo de proteger a las mujeres que sufren agresiones ante esta situación excepcional que les obliga a convivir de forma permanente con su agresor.

¿Cómo funciona?

  1. De esta forma, cualquier mujer que se encuentre en peligro, al estar confinada con su agresor, en una situación de violencia de género puede pedir ayuda en cualquier farmacia solicitando una “Mascarilla 19”.
  2. El profesional solicitará los datos a la mujer y el teléfono de contacto y dirección e intentará tranquilizarla.
  3. A continuación, de forma urgente y con la mujer en la farmacia, realizará una llamada al 112 o al 091 explicando la situación y la necesidad de atención a la víctima.
  4. Tras ello, la Policía se personará en la farmacia para atender a la solicitud de ayuda de la víctima.

En este sentido, el presidente del Consejo, Carlos Treceño, pone el acento en la importancia de proyectos en materia de violencia de género desde las oficinas de farmacia “por su gran capilaridad, que les permite llegar a toda la población, así como por la accesibilidad y confianza de los farmacéuticos, que colocan a estos establecimientos sanitarios en una situación privilegiada para acometer acciones de este tipo”.

Seguimiento de 42 mujeres en Palencia

Además, también se ha hecho eco de esta iniciativa, que surgió del Instituto Canario de Igualdad, el Ayuntamiento de Palencia, cuya concejal de Servicios Sociales, Raquel Martín, afirma que este tipo de acciones se llevan a cabo para “no olvidar que se están dando situaciones en las que hay mujeres que están pasando este confinamiento en la misma vivienda que sus agresores”.

No en vano, desde Bienestar Social y desde que se iniciara el confinamiento el pasado 16 de marzo, se ha realizado seguimiento a 42 mujeres en la capital palentina y se han tramitado prestaciones, a partir de acreditaciones de violencia, apoyo psicológico e ingresos en casa de acogida, comunicación a Fiscalía o coordinación con cuerpos y fuerzas de seguridad a otras 14 más.

Asimismo, detalla Martín que “se ha continuado prestando servicios como apoyo psicológico o asesoramiento jurídico, entre otros, y se ha procedido a realizar dos ingresos en casa de acogida”, pendientes de que se pueda sacar de nuevo a contratación con cargo a los Fondos Europeos de Desarrollo Regional EDUSI, la adquisición y habilitación de un nuevo piso para ampliar este servicio, y se ha intensificado el servicio de atención y protección para víctimas telefónico Atenpro, basado en el convenio entre la FEMP y Cruz Roja, del que se benefician en estos momentos 30 mujeres en Palencia.

Aun así, desde el Ayuntamiento se ha reforzado la atención continua a las mujeres víctimas de violencia de género siendo una atención que actualmente, durante la pandemia, se programa propiamente, mientras que antes era mayoritariamente a demanda. Es una “intervención minuciosa, y si ya de por sí es un campo en el que hay protocolos renovados, se están innovando para darles mayor seguridad”, subraya.