Cruz Roja Zamora al rescate de un club de alterne de la provincia

Cinco mujeres permanecen confinadas allí desde el pasado 13 de marzo con falta de alimentos y productos de higiene básicos

Dos trabajadoras de Cruz Roja Zamora dialogan con las mujeres a las puertas del club de alterne, escoltadas por miembros de la Guardia Civil
Dos trabajadoras de Cruz Roja Zamora dialogan con las mujeres a las puertas del club de alterne, escoltadas por miembros de la Guardia CivilLa RazónLa Razón

Todo comenzó con una llamada que recibía la Comandancia de la Guardia Civil. Varias mujeres, en total cinco, se hallaban confinadas en un club de alterne de la provincia de Zamora, concretamente en la comarca de Benavente, y tras más de un mes habían agotado los víveres alimenticios y productos de higiene básicos, y sin poder hacerse con más, al carecer de un vehículo propio.

Tras recibir el aviso, los efectivos de la Benemérita se ponían en contacto con Cruz Roja Zamora para indicarles la situación y en ese momento, como explica la coordinadora de la ONG en la provincia a LA RAZÓN, Silvia Montalvo, se ponían en marcha los mecanismos pertinentes para conocer la situación y “detectar las necesidades reales” de todas ellas.

Hasta allí se desplazaban dos trabajadoras sociales de Cruz Roja, escoltadas por la Guardia Civil y ya, en el lugar, en la misma puerta “ya que en ningún momento se accede al interior”, y con todas las medidas de seguridad, se entrevistaba una por una a todas ellas, para conocer su situación personal y social. Entre ellas se encontraba una persona mayor de 65 años, que era la cocinera del local.

Tras conocer sus necesidades se compraron varios lotes de productos de comida, así como medicación para la mujer mayor, así como como varios artículos para la higiene personal, limpieza y desinfección de local.

“Al no ser de origen español la mayoría de ellas, les hemos pasado información, número de teléfonos de consulado para facilitar el retorno a sus lugares de origen”, indica Montalvo, así como contactos de Cruz Roja en Madrid y Barcelona, lugares donde pretendían desplazarse cuando acabara el confinamiento. Además. la coordinadora de Cruz Roja también se ha ofrecido a facilitarles transporte público para salir de la provincia, al no contar con vehículos propios.

“Todo ha sido muy normal. En ningún momento hemos detectado ningún caso de violencia ni de sintomatología que pudiera provocar un contagio por coronavirus”, manifiesta Montalvo.

Ni desde Cruz Roja ni desde la propia Guardia Civil se ha percibido una situación de abandono, si no todo lo contrario. “Ellas mismas habían sido muy responsables y dos días antes de decretarse el Estado de Alarma habían cerrado el club. Nos han sorprendido mucho por su actitud, y por que su estado de salud era muy bueno". “Su máxima preocupación es volver cuanto antes a sus respectivos lugares de origen”, puntualiza la coordinadora de la ONG zamorana.