La Atención Primaria liderará la desescalada sanitaria

La consejera Verónica Casado desvela que la Junta trabaja con dos planes, uno para el regreso a la normalidad en los hospitales y otro de contingencia por si hay un repunte de casos

Test rápidos un centro de salud de la provincia de Soria
Test rápidos un centro de salud de la provincia de SoriaConcha OrtegaIcal

Con el inicio de la desescalada, se abren también muchas incógnitas por lo que pueda ocurrir, además de distintos escenarios en los que las Administraciones están trabajando para que todo pueda regresar a la “nueva” normalidad cuanto antes.

El desconfinamiento progresivo en cuatro fases previsto por el Gobierno de España obligará también a modificar la organización que estaba prevista en materia sanitaria en Castilla y León entre la Consejería y la Atención Primaria principalmente, según avanzaba este mediodía la consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante el parte diario que daba sobre la evolución del coronavirus en la Comunidad. En este sentido, apuntaba que los centros de salud y consultorios locales de pequeños municipios tendrán en los próximos meses un especial protagonismo, ya que serán los espacios encargados de detectar los contagios que se puedan producir y aislar rápidamente a los afectados para evitar que se propague de nuevo el virus.

Además, aseguraba que será necesario readaptar la desescalada también en los centros de emergencias y en los propios hospitales, que intentarán recuperar las citas que estaban previstas en marzo y abril, así como las listas de espera “que seguramente habrán crecido bastante”. Casado destacaba que su departamento trabaja en estos momentos en dos planes, uno para recuperar la normalidad en los hospitales, que pasa también por equilibrar el descanso de los trabajadores “porque toda esta situación está siendo muy dura”, y en otro de contingencia, en caso de que se produzca un rebrote virulento del virus que nadie desea pero que puede ocurrir debido a que a partir de este fin de semana habrá más gente por las calles y “porque el coronavirus sigue circulando entre nosotros”, decía Casado.

“Necesitamos Unidades de Cuidados Extensivos (UCI) y camas destinadas al Covid-19 así como circuitos dobles de entrada a las urgencias y que se haya una evaluación y construcción también del espacio sociosanitario”, señalaba la consejera, para quien este regreso a la normalidad en los hospitales pasa también por que se mantengan las zonas destinadas a la atención de pacientes infectados por el coronavirus. Unos nuevos escenarios que se debatirán la semana que viene de la mano también de las direcciones generales y del Grupo de Expertos, según apuntaba Casado.

Pero mientras todo esto se produce, la consejera huye de fechas y plazos y apela a la prudencia, la cautela y la responsabilidad individual evitando, por ejemplo, que coincidan en unmismo espacio personas mayores y niños, además de reivindicar la higiene de manos y la distancia social de dos metros como las mejores medidas de prevención ante la desescalada, y llamar a la unidad de acción de todas las administraciones (central, regional y local) para evitar una marcha atrás “que sería terrible”.