Igea ve factible aplicar la estrategia de desescalada por las zonas sin contagios

El vicepresidente desvela que el Gobierno ha tomado nota de esta propuesta e insiste en que mantiene la conciencia ciudadana de higiene de manos y distancia y aislamiento social

El vicepresidente Francisco Igea atiende a la prensa tras el Consejo de Gobierno
El vicepresidente Francisco Igea atiende a la prensa tras el Consejo de GobiernoLa RazónLa Razón

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, ha desvelado este mediodía que el Gobierno de España ha tomado nota de la propuesta de desescalada de Castilla y León de empezar por las zonas de salud sin contagios en los últimos catorce días y que durante el Consejo Interterritorial de ayer el Ministerio de Sanidad no la ha visto con malos ojos este y les han instado a presentar un plan sensato para poder llevarlo a cabo. “Nuestro objetivo desde siempre es desarrollar un plan de salida a la calle prudente y con plenas medidas de seguridad”, asegura Igea, para quien este desconfinamiento es como desactivar una bomba, y hay que saber qué cables se cortan porque puede explotar y un repunte de la enfermedad sería “catastrófico”. “No queremos volver a ver las UCI repletas de pacientes entubados y es mejor echar a andar despacio y no correr, para después tropezar y tener que volver al principio”, advierte.

El también portavoz del Gobierno autonómico señala que lo bueno de las estrategia de la Junta es que mantiene la conciencia ciudadana en cuanto a la higiene y limpieza de las manos, así como de distancia y aislamiento social, además de que permite un mejor control de la movilidad de la población.

En este sentido, avanza que los ayuntamientos jugarán un papel protagonista en este plan ya que si la desescalada se hace pegado al terreno y por estas zonas de salud limpias del virus, los alcaldes son los más interesados de que funcione y se mantengan las medidas preventivas, además de que son los que mejor conocen las carreteras de entrada y salida al municipio por lo que es esencial su información para poder vigilar y controlar la movilidad de los ciudadanos.

Igea señala que “no tiene sentido” mantener confinados a personas de 70, 80 o 90 años en su casa sin poder hacer vida normal si viven en un pueblo sin contagios e insiste en que aunque se avanzará de la mano del Plan establecido por el Gobierno, la propuesta de Castilla y León pretende establecer un sistema de control en las zonas básicas de salud para que sean estas quienes se encarguen de hacer un diagnóstico de la situación y puedan actuar rápido en caso de que detecten un contagio, también que puedan estar preparados con equipos de protección y control de la infección ante un posible rebrote, y que los ayuntamientos se impliquen en la vigilancia de la población también.

“Estamos convencidos de que es más fácil controlar cuatro zonas de salud que una provincia entera, y así se lo hemos trasladado al ministro de Sanidad y a los alcaldes a través de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP) de Castilla y León”, apunta el vicepresidente