La Junta de Castilla y León invierte 150.000 euros en dotar de mamparas de separación a 233.000 taxis

El consejero de Fomento y Medio Ambiente celebra que la Comunidad ha alcanzado la “autoproducción” de materiales de protección para surtir los stocks sociosanitarios

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, hace entrega de las primeras mamparas de protección frente al COVID-19 financiadas por la Junta de Castilla y LeónPeio García/Ical

La Junta de Castilla y León ha invertido cerca de 150.000 euros para dotar de mamparas de separación entre el conductor y los usuarios a los 2.333 taxis que cuentan con autorizaciones en las nueve provincias de la Comunidad, en lo que el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, calificó de “un gesto hacia la gestión de seguridad del sector del transporte público e individual”.

Un sector del que el consejero afirmó que “está haciendo las cosas bien, cumpliendo los protocolos y las normas sobre desinfección e higiene”, por lo que “para apoyar esta forma de hacer bien las cosas desde el punto de vista del distanciamiento social para mantener a los usuarios protegidos”, la entrega de mamparas de seguridad “es un modo de colaboración”.

En concreto, se suministrarán estos dispositivos “de fácil instalación y montaje” con el objetivo de “introducir una barrera que impida el contacto directo entre los trabajadores y las personas usuarias del servicio público” a 520 taxis en la provincia de León, 508 en Valladolid, 371 en Salamanca, 321 en Burgos, 155 en Zamora, 144 en Segovia, 124 en Palencia, 107 en Ávila y 83 en Soria.

Suárez-Quiñones mostró su agradecimiento a “la enorme labor que ha hecho el sector del taxi durante los meses de pandemia”, en la que “el transporte público colectivo vio mermada y prácticamente desparecida su colaboración a la movilidad por razones de seguridad”, momento en el que “estuvo el sector del taxi, en momentos difíciles y de riesgo” desarrollando “una labor muy importante como sector esencial”.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente recordó que el sector “pasa ahora por las dificultades propias de la limitación de la actividad” que en términos económicos y de movilidad “va recuperándose” aunque “todavía no ha alcanzado las cotas anteriores a la pandemia”.

En este sentido, el presidente de la Asociación Provincial del Taxi de León, Miguel Ángel Matilla, explicó que el nivel de actividad “está empezando a remontar un poco, muy despacio” porque “la actividad del taxi en las ciudades depende de la actividad que tengan todos los demás sectores”.

Autosuficiencia

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, aprovechó la ocasión para agradecer al sector d ella empresa “haber colaborado con la Junta en momentos difíciles”, para lo que puso de ejemplo a Imatec, que “en momentos de muchísima dificultad para encontrar Epis en el mercado internacional y nacional se sumó al programa Retos para transformar su producción en aras de lograr tejer un sector industrial que permita fabricar todos estos materiales ante un posible rebrote”.

Un programa al que, tal y como destacó Suárez-Quiñones, “se sumaron múltiples empresas”, entre las que se refirió de nuevo a Imatec, que fabrica pantallas de protección facial, “de las que donaron miles al sistema sanitario”, así como las pantallas de separación de taxis en “un compromiso con Castilla y León”.

Juan Carlos Suárez-Quiñones celebró que Castilla y León ha alcanzado la “autoproducción” en pantallas faciales, diferentes tipos de mascarillas, geles hidroalcohólicos y batas impermeables, “que surten los stocks tanto sanitarios como sociosanitarios” con el objetivo de “ser autónomos y soberanos” en un momento en el que “la pandemia no ha terminado”.