El ‘sprint’ de la vuelta al cole

Libreros y tiendas de material escolar esperan un empujón de última hora tras la incertidumbre que rodea el regreso a las aulas

“Se ha notado que, debido a la situación actual, los clientes son más prudentes a la hora de reservar y solicitar los nuevos libros de texto”. Así define el panorama que rodea la vuelta a los centros educativos el gerente de Librería Iglesias en Palencia, Ángel Iglesias. Aunque la incertidumbre provocada por el COVID-19 reina entre las familias, aclara en declaraciones a la Agencia Ical que, “por lo demás, las ventas y el flujo se está comportando bastante bien”.

La histórica librería ubicada en la calle Mayor de la capital palentina trabaja con cualquier tipo de libro, sin importar el curso, nivel o centro, tanto de la capital como de la provincia. Por ello, señala que, desde su punto de vista, la gente “está empezando a encargar los libros de texto en estas fechas, al estar esperando las últimas decisiones de los colegios”.

Las familias no se habían decidido a dar el paso hasta tener la seguridad sobre el retorno a las aulas debido a la crisis del COVID-19, pero tras el inminente regreso de los alumnos a la educación presencial, la tendencia se ha convertido en “un empujón de última hora”, apostilla.

Respecto al material escolar, Iglesias traslada que la venta es progresiva, quien destaca que, durante el confinamiento y los meses más duros de la pandemia, “se ha vendido mucho para utilizar en casa y poder entretener a los niños”. Aun así, reconoce que “la situación está peor”, aunque si la dinámica sigue así, puntualiza que, “entre todos, saldrán adelante”.

Mochilas y complementos

Por su parte, el gerente de las tiendas Toy Planet en la provincia, Jorge Machiñena, afirma que la gente “solía ser más previsora y adelantaba las compras”, ya que la colección de mochilas era colocada a principios de agosto, con ventas sobre ese mes. Actualmente, el pensamiento se ha retrasado y dicho movimiento ha comenzado a finales del citado mes, pero quienes han acudido a las tiendas lo han realizado con muchas dudas e incógnitas sobre el futuro escolar, comenta.

Las ventas “no están siendo lo que se esperaba”, ya que los clientes se acercan para “hacerse con estuches o pequeños complementos y no se deciden por comprar productos en conjunto como en años anteriores”. No obstante, cree que “cuando todo quede más claro se dispararán las ventas de última hora, al ser una campaña diferente”.

Deja claro que el confinamiento de los niños “ha sido especialmente duro”, por lo que, en dicho periodo, notaron un incremento de la venta online de juegos de mesa y alternativas de familia. Al mismo tiempo, tras la vuelta a una relativa normalidad, los padres “han querido premiar a sus hijos y los juguetes se han vuelto consumir”, señala.

Además, los cumpleaños, de una forma u otra, “se siguen celebrando y los regalos tienen el mismo protagonismo”, donde los juguetes vuelven a tener su importancia. Aunque hay incertidumbre con la finalización del verano, relata que “no se pueden quejar dentro de la situación complicada que existe en España”.