Fernández Carriedo apuesta por aprovechar la posición de “liderazgo” de Castilla y León en el “reto de electrificación de la economía”

El consejero de Economía y Hacienda destaca que la Comunidad es “amigable” para el desarrollo energético

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, durante el foroJcyl

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, apostó por aprovechar la posición de “liderazgo” de Castilla y León en el sector energético para situarse en el “reto de electrificación de la economía”, que será básico en los próximos años según establecen todos los planes de energía de la UE y de España.

Así lo señaló durante la inauguración en la jornada online “La Energía en Castilla y León. Renovables y Redes: Oportunidades para la Industria y el Empleo”, organizada por el Club Español de la Energía (Enerclub), con el patrocinio de Iberdrola, en la que destacó que la Comunidad es “amigable” para el desarrollo energético, que puede fortalecer la cadena de valor, el almacenamiento y la apuesta por el hidrógeno verde.

Fernández Carriedo subrayó que que Castilla y León es “potente” en transporte, con coches híbridos enchufables, líderes en fabricación de automóviles y componentes, pero también en la industria residencial, “con un importante peso del medio rural y segundas residencias”. Hemos sido capaces de reinventarnos para seguir líderes en España en el sector energético", resaltó y recordó que la Comunidad generaba energía históricamente con recursos vinculados al carbón y la nuclear, para ahora ser líderes en las renovables.

Al respecto, recordó que la Comunidad cuenta con un peso industrial muy por encima de la media nacional, con empresas electrointensivas “que son altas consumidoras de energía y para las que hay que apostar por precios más competitivos”.

En el encuentro, que presentó el director general de Enerclub, Arcadio Gutiérrez, el responsable regional de la cartera de Economía y Hacienda puso en valor que la Comunidad produce un 40 por ciento más de energía de la que consume. Además, uno de cada cinco kilovatios en España se genera en Castilla y León (21 por ciento), y un 50 por ciento más que la segunda región, cuya cuota se sitúa en el 14 por ciento nacional.

“Pero el mundo está cambiando y nos enfrentamos a nuevos retos. Tenemos recursos energéticos, una buena cifra de profesionales, un mallado de la red muy considerable considerado por motivos históricos; alta demanda de calefacción local y administraciones comprometidas”, defendió el consejero, quien admitió que se pueden “simplificar” expedientes y tramitación administrativa.

Por ello, Fernández Carriedo vaticinó que la mayor electrificación de la economía y empresas “a la que nos encaminamos” también es visible en la “vida cotidiana”, como el transporte y la edificación sostenible, con bombas de calor, pero “también con apoyo a nuevas tecnologías, como la biomasa o residuos orgánicos”, informa Ical.

Para finalizar, confió en que el liderazgo de la Comunidad en materia energética en próximos años impacte con el “desarrollo y garantía de precios más bajos para familias y empresas”. “Este es uno de factores que más perjudica la competitividad industrial en relación a nuestros socios europeos. El desarrollo renovable debe ser un instrumento básico para el medio rural y para la reducción de CO2”, concluyó.

Por su parte, sector energético de Castilla y León demandó hoy una regulación estable para el desarrollo de las renovables y mejorar la comunicación hacia el ciudadano, dos factores necesarios que se pusieron sobre la mesa en la jornada. El primero en tomar la palabra fue el director general de Energía y Minas de la Junta, Alfonso Arroyo, quien confió en aprovechar las “oportunidades” en el marco de los compromisos para la descarbonización. “Queremos mostrar nuestra visión de Castilla y León para plantear una verdadera transición energética hacia las renovables, tomando lo que se hizo bien hasta ahora y aprender de los errores. Y destacar una palabra, justicia, para crear empleos allí donde se han destruido”, comentó.

Por su parte, el alcalde de la localidad palentina de Astudillo, Luis Santos, destacó que su municipio “ha cambiado” en todos los sentidos en las dos últimas décadas, desde que comenzó a implantar los cuatro parques eólicos que operan en la actualidad, al que próximamente se sumará un quinto, en fase de tramitación, con más de 100 megavatios. En este punto, Santos animó a todos los alcaldes a “despejar las dudas” con las que ellos empezaron y que, con el paso del tiempo, “ha beneficiado directamente sobre los vecinos”.

Igualmente, el delegado de Elecnor en Castilla y León, Santiago Arauzo, con 700 trabajadores y que está dedicada a muchas de las infraestructuras desarrolladas por Iberdrola, consideró que es “vital” en su negocio la existencia de inversiones en renovables, porque “generan mucho empleo alrededor de donde se ubican”.

La jornada se cerró con dos experiencias de éxito, como son las de Nissan y Agropal, en dos sectores tan diferenciados como el automóvil y el agroalimentario. En el primer caso tomó la palabra el Juan Luis Pla, External Affairs Manager of Nissan España, quien señaló que el grupo vaticina que el 53 por ciento de sus ventas estén vinculadas en 2023 a vehículos electrificados. De hecho, recordó que la ley establece que en 2040 “no se podrán vender vehículos que emitan CO2”.

También se centró en la economía circular, para la que Nissan ya trabaja en la reutilización de baterías para renovables, “que tendrá grandes ventajas para el ciudadano y empresas”. Pero para ello, continuó, es necesaria una “regulación inteligente y comunicación”. Por último, habló de las “barreras” que la firma se ha encontrado en la movilidad eléctrica: el precio, que “aún es alto” y para el que se cree que podrán igualarse en “tres o cuatro años” al convencional, y la falta de puntos de recarga.

Por último, el responsable de Inversiones de la Sociedad Corporativa Agropal, Alejandro Velasco, destacó la relación de esta empresa con las renovables, tanto en biomasa propia a base de paja como en instalaciones de energía solar para autoconsumo, pero también con un “importante esfuerzo logístico”. “En nuestros 48 centros de recogida y almacenamiento distribuidos por Castilla y León entran a diario entre 150 y 200 camiones de mercancía, lo que nos obliga a estar muy bien preparados en logística y envío a la comercialización”, expuso. Además, la cooperativa cuenta con una cadena de tiendas, muchas de ellas en pequeño municipios del medio rural, que potencian el consumo local cercano.