Briviesca (Burgos) es declarada Bien de Interés Cultural

El consejero Javier Ortega destaca la riqueza monumental y patrimonial del municipio y espera que esta distinción suponga un impulso para seguir conservando el legado

El consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, visita Briviesca
El consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, visita BriviescaRicardo Ordóñez/Ical

La localidad burgalesa de Briviesca ha sido reconocida, más que merecidamente, con la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Conjunto Histórico. Así lo decidió el Consejo de Gobierno. Para celebrar esta distinción el consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, visitó el municipio, del que destacó su riqueza monumental y patrimonial.

Además, resaltó que esta villa del corazón de la Bureba constituye “un museo en sí misma”, pues presenta un conjunto urbano con numerosos elementos de gran calidad artística, varios reconocidos Bien de Interés Cultural, como la Colegiata de Santa María la Mayor, el cenobio de Santa Clara, un importante conjunto de casas blasonadas y otros edificios y espacios urbanos de notable interés, como la Iglesia de San Martín y las plazas de Santa Casilda, Santa María y la Plaza Mayor, con su templete, símbolo inconfundible de la localidad y centro neurálgico y de reunión para todos sus ciudadanos.

La Consejería de Cultura y Turismo ha dado resolución definitiva al expediente incoado en 1983, delimitando un área de protección de la singular trama urbana y del interesante conjunto de edificaciones que lo integran, atendiendo a la realidad actual del conjunto. Su estratégica y privilegiada ubicación ha determinado una larga ocupación histórica, desde el asentamiento de la antigua ciudad prerromana, la Virovesca romana, hasta la ciudad fundada por Doña Blanca de Portugal a finales del siglo XIII. En la actualidad, Briviesca es una ciudad moderna, con un destacado movimiento industrial que ha dado lugar a un importante desarrollo urbanístico, que en algunos casos ha tenido como consecuencia la sustitución de tipologías tradicionales por otras nuevas o rehabilitadas que han sabido mantener la armonía urbana, sensibles a los aspectos constructivos y estéticos tradicionales.

Apoyo a los conjuntos históricos

El consejero animó al Ayuntamiento y vecinos a seguir conservando este patrimonio heredado como lo han hecho hasta ahora y les ha recordado que cuentan con el apoyo de la Consejería de Cultura y Turismo, que sigue avanzando en fortalecer los conjuntos históricos de esta Comunidad y, por ello, se vienen convocando dos líneas de subvenciones para los ayuntamientos y para los titulares de inmuebles. En este sentido, Ortega aseguró que es fundamental una gestión planificada de los Conjuntos Históricos para la conservación de sus valores y cualidades, así como para facilitar la vida cotidiana de sus habitantes.

Con este mismo fin, se han organizado varias jornadas de formación y sensibilización dirigidas a alcaldes y gestores de estos núcleos urbanos y el pasado mes de octubre se convocó el Premio a las Mejores Prácticas en Conjuntos Históricos y Etnológicos de Castilla y León, con el que se quiere reconocer el buen hacer de las entidades locales de la Comunidad Autónoma con conjuntos históricos o etnológicos, que a través de unas buenas prácticas en la gestión de su patrimonio vienen a contribuir a su mejora, acondicionamiento, dinamización territorial e implicación social en la protección del patrimonio cultural de Castilla y León.

Compromiso de Legislatura

Ortega afirmó que desde la Consejería se seguirá trabajando en los expedientes que, como este de Briviesca, fueron incoados hace décadas y están pendientes de resolver, para cumplir así con el programa previsto, completando la documentación y realizando los trámites exigidos por la normativa vigente que incrementan la seguridad jurídica y la participación social.

Para finalizar, Ortega deseó que esta declaración promueva un nuevo impulso para continuar conservando el legado patrimonial de Briviesca y aumente aún más el atractivo turístico y de desarrollo económico de esta zona del nordeste burgalés.

También instó a Briviesca y a sus vecinas localidades de la Bureba a seguir trabajando por el futuro a partir de sus recursos culturales, buscando una sinergia efectiva con otros sectores como el de la industria agroalimentaria y mecánica.