Diputación de Salamanca, Junta y Aesco impulsan bonos de descuento para incentivar el comercio minorista en la provincia

La administración autonómica aporta 90.000 euros y La Salina otros 30.000 para poner en marcha una iniciativa que bonificará el 50% de las compras en los establecimientos adheridos

Javier Iglesias junto a Eloy Ruiz y Benjamín Crespo, entre otros, en la presentación de este bono descuento
Javier Iglesias junto a Eloy Ruiz y Benjamín Crespo, entre otros, en la presentación de este bono descuentoDip. Salamanca

La Junta de Castilla y León, la Diputación de Salamanca y la Asociación de Empresarios Salmantinos del Comercio (Aesco) impulsaron la creación de bonos de descuento con el objetivo de incentivar el comercio minorista en la provincia. “Somos conscientes de que hemos vivido una situación inédita y algunas empresas lo han sufrido mucho, por eso queremos aportar una ayuda al pequeño comercio de todos los municipios salmantinos”, manifestó el presidente de La Salina, Javier Iglesias.

Gracias a estos ‘Bonos Consumo’, por compras superiores a diez euros en los establecimientos que se adhieran, se bonificará al consumidor con otros cinco euros extra. Lo mismo sucederá con un gasto de 20 y 60 euros, con compensaciones de diez y 30 euros, respectivamente. Cada DNI solo podrá disponer de un bono activo en cada categoría en un mismo momento y habrá un tope de diez, por lo que el máximo beneficio asciende a 450 euros por persona. Esta iniciativa contará con un presupuesto de 119.857 euros, de los que la Junta de Castilla y León aportará el 75 por ciento, un total de 89.893 euros, mientras que la Diputación de Salamanca abonará el resto, 29.965 euros.

Iglesias recordó que “consumir es importante en estos momentos” y explicó que, según sus estimaciones, habrá un “efecto multiplicador” que se podría traducir en “medio millón de euros de impacto” en el comercio minorista. “Lo que hacemos es estar al lado de quienes más han podido sufrir. Estamos del lado del sentido común y de quienes han tenido más dificultades. Este es un ejemplo más de éxito de colaboración entre la Diputación y la Junta de Castilla y León”, manifestó el presidente.

El mandatario de La Salina invitó asimismo a los establecimientos comerciales de los municipios salmantinos a que “se adhieran a esta interesante iniciativa” por tratarse de “una oportunidad para atraer nuevos clientes, reactivar su economía y, también, para fidelizar y premiar a los consumidores habituales de sus negocios”. Iglesias reclamó ayuda asimismo a los ayuntamientos para dar a conocer la iniciativa, que se prolongará hasta final de año, y que, de ese modo, los establecimientos puedan sumarse.

Comercio interior

Por su parte, Eloy Ruiz, delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, destacó que el pequeño comercio de los pueblos representa a quienes más ha sufrido los efectos de la pandemia. “Creemos que todas las medidas que podamos articular para contrarrestar esta situación de debilidad son buenas y, desde el absoluto respeto al libre comercio, es nuestra obligación hacer todo lo posible para que los vecinos del ámbito rural de nuestra provincia sigan contando con servicios básicos en sus pueblos, incluyendo, por supuesto, el comercio local”, manifestó.

A este respecto, Ruiz recordó que la Consejería de Empleo e Industria está reactivando la Red de Agentes de Comercio Interior, que es un instrumento de cooperación entre administraciones y de colaboración con el sector que tiene como objetivo impulsar la ordenación, la innovación y la promoción del comercio. Entre otras cosas, la red ha permitido actualizar el censo de establecimientos comerciales de la Comunidad y poner en marcha del Portal del Comerciante de Castilla y León.

Colaboración público-privada

Para el presidente de la Asociación de Empresarios Salmantinos del Comercio, Benjamín Crespo, “en la actual coyuntura económica, es fundamental la colaboración público-privada para poner en marcha iniciativas como ésta que ayuden a reactivar el comercio de la provincia, un sector estratégico de la economía, y a fomentar el consumo en los pueblos”. “Comprando en el comercio de las zonas rurales generamos riqueza y creamos puestos de trabajo; los comercios dan vida a nuestros pueblos. Por eso, tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para ayudarles a sobreponerse a esas difíciles circunstancias”, resumió.

Crespo se mostró “orgulloso” del papel que desempeña el comercio de la provincia y quiso agradecer a todos los empresarios y trabajadores del sector comercial de los municipios “el gran esfuerzo y trabajo que hacen por su zona”, y “su responsabilidad, compromiso y buen hacer en medio de esta tremenda crisis”, concluyó.