Coronavirus

La UCAV cumple 25 años con buena salud y gran entusiasmo

Lydia Jiménez: «El proyecto no solo está consolidado sino que sigue creciendo cada año»

Lydia Jiménez. Presidenta del Consejo Directivo de la Universidad Católica de Ávila
Lydia Jiménez. Presidenta del Consejo Directivo de la Universidad Católica de Ávila

La Universidad Católica de Ávila (UCAV) está de enhorabuena. Y es que este martes cumple 25 años desde su creación. Fue un 24 de agosto de 1996 cuando el entonces cardenal y obispo de Ávila, Antonio Cañizares, hoy pastor en tierras valencianas, eligió esta fecha para poner en marcha en la capital amurallada una institución universitaria católica para conmemorar también cuando Santa Teresa de Jesús creó la primera Fundación de los Carmelitas en San José. «Decía entonces el obispo Cañizares que la Universidad Católica de Ávila podía ser una nueva fundación de Santa Teresa», señala a LA RAZÓN Lydia Jiménez, presidenta del Consejo Directivo de la UCAV, quien avanza que desde hoy y durante todo un año, hasta el próximo 24 de agosto de 2022, se van a llevar a cabo numerosas actividades y actos conmemorativos de estos 25 años «para celebrarlos como esta institución se merece».

Jiménez cuenta que después de cinco lustros y muchas vicisitudes pueden decir alto y claro que el proyecto de la Católica de Ávila no sólo está consolidado, sino que sigue creciendo e impulsando con él al desarrollo económico y social de la provincia abulense. «Es un proyecto que nos sigue invitando de una manera muy profunda cada día a renovar aquellos orígenes en los que se pensaba que una Universidad en Ávila debía de ser una universidad de calidad, con clara vocación y altura científica y, sobre todo, de una clara identidad católica que promueva la dignidad de la persona y dé respuesta a los grandes retos a los que se enfrenta una sociedad como la de hoy en constante cambio», destaca la directiva de la UCAV.

Adaptada al nuevo tiempo

Y es que, además, esta institución universitaria ha sabido hacer los deberes a tiempo. De hecho, la crisis sanitaria del coronavirus que está afectando sobremanera al día a día de las personas también está incidiendo en la educación a todas las edades, especialmente en lo que se refiere a las nuevas tecnologías y las nuevas modalidades «online». «Cuando la covid irrumpió en nuestras vidas para trastocarlo todo, nosotros ya estábamos preparados para responder a una situación de este tipo gracias a una potente plataforma que nos ha permitido en este tiempo de pandemia poder seguir dando clases a los alumnos, por lo que el coronavirus, por suerte, no nos está afectando tanto», apunta Lydia Jiménez, quien avanza que para este próximo curso universitario que arrancará en menos de un mes ya se apostará por la presencialidad pero con restricciones porque la seguridad y la salud de las personas seguirá siendo lo más importante.

Al respecto, avanza que se seguirá apostando por una enseñanza mixta de acompañamiento y evaluación con fases presenciales y otras on line.

«Siempre hemos sido fieles a nuestras directrices, que pasan por la búsqueda de la excelencia, y más ahora ante lo cambiante de esta sociedad, por lo que para este nuevo curso hemos incorporado nuevas carreras y facultades que antes no existían y que tienen un gran prestigio, como Fisioterapia, Enfermería o Humanidades, con enseñanzas en magisterio, además de múltiples másteres, como el de Dirección y Gestión de Instituciones Educativas que se estrenará en este nuevo curso que se avecina, para cubrir la demanda de profesores con capacidades para afrontar con éxito la toma de decisiones, la gestión de equipos y la implantación de proyectos educativos.

«También hemos apostado fuerte por las Cátedras, ya que aportan un gran valor añadido a la Universidad ya que todas ellas están dirigidas a la investigación y en temas que están de rabiosa actualidad», destaca Lydia Jiménez, quien pone como ejemplo una Cátedra que tienen sobre la mujer, otra sobre todo lo que tiene que ser una Universidad Católica como es la UCAV y un instituto sobre el matrimonio y la familia. «Esta última es importante ya que vivimos un momento en el que la familia esta muy desprestigiada y necesita apoyo», señala la presidenta del Consejo Directivo de la UCAV, mientras explica que en esta Cátedra, que tiene una gran acogida, se ofrecen enseñanzas para fundamentar bien lo que es un matrimonio así como las relaciones entre un hombre y una mujer o cómo ha de protegerse la familia desde el Poder Legislativo.

Notable aumento de alumnos

Entre los cambios a mejor que ha experimentado la Católica de Ávila en estos veinticinco años de existencia, Lydia destaca el numérico. En este sentido, recuerda que en el año 2007, por dar una fecha más reciente, había matriculados setecientos alumnos de manera presencial, mientras que hoy en día son más de cuatro mil los estudiantes matriculados en este formato y otros tantos «online».

«Lo que hemos conseguido en estos 25 años nos produce una enorme satisfacción y nos anima a seguir en esta línea», apunta la directiva, mientras asegura que el secreto del éxito se basa en la implicación de toda la comunidad educativa, desde los alumnos, padres, pasando por los profesores y el consejo directivo. «La Católica de Ávila goza de una muy buena salud; las bases están asentadas para seguir creciendo en una ciudad como Ávila, cerrada por su espacio limitado y su población pequeña, pero a la que vienen cada vez más estudiantes de toda España y del mundo a labrarse su futuro.

Formar grandes profesionales y personas

La presidenta del Consejo Directivo de la Universidad Católica de Ávila tiene claro que este es un buen momento para que la institución profundice en su finalidad última que ha sido desde su fundación, es y seguirá siendo en el futuro: la búsqueda apasionante de la verdad, especialmente sobre el hombre y las realidades sociales, y encaminada a una evangelización de la cultura. «Tenemos, además, un entusiasmo creciente en que la UCAV siga teniendo una identidad católica clara y definida, que contribuya a dar respuesta a lo que más necesita el mundo en estos momentos, que no es otra cosa que darle un suplemento de alma, pero también formar grandes personas que sean excelentes profesionales por la calidad de su preparación, pero también por su formación humana».

Al respecto, la también directora del Instituto Secular Cruzadas de Santa María es una firme defensora de la necesidad de que las personas se conozcan a sí mismas a través del silencio y la reflexión con el objetivo de conocer cuáles son las fortalezas y deficiencias de cada uno y poder así dar respuesta y poder tomar decisiones importantes en la vida con inteligencia.

La rectora de la UCAV, María del Rosario Sáez Yuguero
La rectora de la UCAV, María del Rosario Sáez Yuguero FOTO: UCAV

Objetivo: convertir a Ávila en una gran ciudad universitaria a corto plazo

La Universidad Católica de Ávila mira al futuro con optimismo a pesar de la pandemia del coronavirus que parece no tener fin y de las incertidumbres que esta crisis sanitaria está generando en la sociedad en su conjunto y en todos los ámbitos.

Así lo cree y así lo cuenta a este periódico la rectora de la UCAV, María del Rosario Sáez Yuguero, que afronta el nuevo curso universitario con ilusiones renovadas y con grandes expectativas ante un año que se presenta apasionante por estos 25 años de su puesta en marcha.

Pero, sobre todo, con el reto de consolidar a la Católica de Ávila entre las universidades privadas más prestigiosas por su compromiso con la calidad educativa, su implicación con la I+D+i, el desarrollo tecnológico, el humanismo cristiano o el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático en el planeta.

De hecho, la Universidad Católica de Ávila (UCAV) está entre las diez universidades que más contribuyen al desarrollo tecnológico de las empresas españolas, según los datos de un reciente informe de la Fundación CYD titulado «Las universidades españolas. Una perspectiva autonómica. 2020 España», que revela que la UCAV es, entre otras cuestiones, la octava universidad española, de entre 80 universidades públicas y privadas, mejor posicionada en la orientación al I+D+I.

Comparada con las universidades de la región, es la primera, muy por delante de las públicas como la Universidad de Salamanca, en el puesto 42; la Universidad de Valladolid, en el 27; la de Burgos en el 22; y la de León en el undécimo.

«Los principales propósitos que se marca la UCAV a corto plazo son consolidar la importante oferta académica actual, a la que, además, se quiere sumar el Grado en Farmacia», destaca María del Rosario Sáez Yuguero, quien avanza que en los próximos años van a trabajar para intentar que se puede implantar el Grado en Medicina y mejorar y consolidar la investigación.

Si bien, la rectora de la Católica de Ávila apunta alto y asegura que también se van volcar en «ayudar» a que Ávila se convierta en una ciudad universitaria en el futuro, tanto por su enorme atractivo como por el rico y variado patrimonio histórico y cultural de que dispone, con el reto de poder atraer cada año a más estudiantes extranjeros.

Pero mientras todo esto ocurre, la Universidad Católica abulense sigue trabajando para ofertar la mejor enseñanza a sus alumnos, también con acuerdos como el que mantiene con la organización profesional Asaja en Castilla y León para formar a los alumnos en todo lo relacionado con la agricultura, la ganadería y el desarrollo rural.

Un ejemplo de ello son las llamadas titulaciones «verdes» que engloban los Grados en Ingeniería Forestal y del Medio Natural, Grado en Ingeniería de las Industrias Agrarias y Alimentarias, en Ingeniería Agropecuaria y del Medio Rural, en Ciencias Ambientales, así como los Másteres Universitarios en Ingeniería Agronómica y de Montes, Máster Universitario en Calidad, Sostenibilidad y Prevención de Riesgos Laborales, y Máster Universitario en Biotecnología Agroalimentaria.

Así, tanto desde la UCAV como desde el sindicato agrario profundizarán en su colaboración y llevarán a cabo actividades de formación e investigación científica, publicaciones, congresos, seminarios o escuelas de verano y cualquier otra actividad que sea de interés común para las dos organizaciones.