Rivekids refresca los principales errores en la conducción con nieve y hielo

La compañía vallisoletana asegura que hoy en día no frenar durante un temporal es un falso mito

Vista general del tráfico en la zona del puerto de Piqueras
Vista general del tráfico en la zona del puerto de Piqueras FOTO: Wifredo García Álvaro EFE

Desde siempre extendió la idea de que frenar con hielo, lluvia o nieve en la calzada era más peligroso que no hacerlo, porque el conductor no era capaz de frenar bombeando adecuadamente el pedal de freno. Pero desde la extensión de los sistemas de ABS en los vehículos, esta situación ha pasado a ser ya un mito y se debe, como nos recuerda el copiloto de rallyes, Luis Moya, en una situación de emergencia, frenar a fondo y dirigir el vehículo hacia la escapatoria, es decir, al lugar contrario al que nos dirigimos al posible impacto.

Y es que las condiciones de la vía son determinantes en la seguridad vial, y aprovechando que tenemos encima de la península la gota fría, denominada DANA, hay que alertar a los conductores de lo que no deben hacer por seguridad, si hay agua, hielo o nieve en la calzada. Así lo hace el fabricante y marca especializada en seguridad vial vallisoletana RiveKids, destacando los 10 errores más comunes al conducir con lluvia, hielo, nieve o granizo, además de las multas que le pueden caer al conductor.

1.- Conducir siempre igual y no adaptar la conducción a las circunstancias de la vía

“Una de las cosas más importantes es que el conductor domine el vehículo en cualquier situación y por eso debe adaptar su forma de conducir a las circunstancias de la vía. Si tenemos agua, granizo o nieve, la suavidad en las maniobras nos va a poder ayudar mucho. Tecnologías como el ABS nos van a ayudar en caso de condiciones de pista muy deslizantes, pero la distancia de frenado nunca va a ser como en seco”, recuerda José Lagunar, director general de RiveKids.

2.- No usar bien los frenos en lluvia, nieve, hielo o granizo

El conductor solo tiene que hacer dos cosas en una frenada de emergencia: frenar y dirigirse hacia la escapatoria.

Para frenar adecuadamente se necesitan que los neumáticos estén en buenas condiciones, una buena suspensión y frenos en buen estado, de poco sirve tener un buen coche si las pastillas de freno no están en condiciones o los amortiguadores ya no cumplen con su función.

3.- No respetar la distancia de seguridad

Precisamente por donde pase el temporal DANA, afectará a todas las carreteras y es muy importante respetar la distancia de seguridad, que precisamente lo describe así el Artículo 22 de la Ley de Seguridad Vial “el conductor de un vehículo que circule detrás de otro debe dejar entre ambos un espacio libre que le permita detenerse, en caso de frenada brusca, sin colisionar con él, teniendo en cuenta especialmente la velocidad y las condiciones de adherencia y frenado “.

4.- Parar el coche en una zona prohibida

“Es más que probable que un temporal como DANA ponga al límite a más de un conductor y nos” pille” en situaciones límite, donde o bien por la seguridad de los ocupantes o porque necesitamos descansar por el estress, necesitemos detener el vehículo”, recuerda Lagunar. Desde Rivekids recuerdan que en estas situaciones de lluvia intensa o granizo detenerse puede ser la opción más correcta pero no podemos hacerlo de cualquier manera. Estacionar el coche en curvas, cambios de rasante, intersecciones o en cualquier otro lugar en el que se obstaculice la circulación, además de ser muy peligroso para la seguridad vial, se sanciona con una multa de 200€.

Tampoco detenerse en medio de la autovía debajo de un puente para guardarse del granizo es una buena idea, además de que está prohibido, la acumulación de vehículos puede resultar muy peligrosa.

Para cualquier detención hay que señalizar adecuadamente el vehículo con los triángulos o con la señal luminosa V16. Desde RiveKids, aconsejamos mejor reducir la velocidad y seguir hasta el primer desvío o zona de descanso.

5.- Neumáticos gastados, en mal estado, diferentes en el mismo eje

Los neumáticos son el único elemento del vehículo que entra en contacto con el asfalto. Hay tres estados del neumático, que, por seguridad, debemos evitar:

Neumáticos desgastados: La profundidad mínima establecida es de 1,6 mm, por lo que, si el dibujo del neumático está por debajo, ya no aporta la seguridad necesaria y se considera una infracción grave.

Neumáticos en mal estado: Si presentan grietas, cortes, irregularidades o abultamientos que pueden poner en riesgo la seguridad vial.

Neumáticos diferentes en el mismo eje: Circular con ruedas distintas a cada lado de un mismo eje puede comprometer la seguridad.

6.- Parabrisas sucio, dañado o agrietado

El artículo 19 del Reglamento General de Circulación señala que “la superficie acristalada del vehículo deberá permitir, en todo caso, la visibilidad diáfana del conductor sobre toda la vía por la que circule”.

El parabrisas no puede tener grietas o roturas que dificulten la visibilidad, también debe estar limpio ya que a través de él percibimos el 90 por ciento de la información que necesitamos para conducir. Incluso muchos de los ADAS actuales están en el parabrisas y por eso debe estar bien limpio y los ADAS bien calibrados. Un parabrisas con ADAS mal calibrados, además, puede costarte tener un accidente de tráfico.

Recordamos que parabrisas roto o sucio que dificulte la visión puede acarrear también, una sanción de 200€.

7.- Se empañan los cristales y las escobillas están en mal estado

El frío intenso que trae un temporal, también ayuda a que se empañen los cristales. Para evitarlo, en RiveKids recuerdan que, hay que tener la luna limpia por dentro, que los difusores de aire estén bien orientados y sin obstrucciones y un buen sistema de climatización.

Escobillas en mal estado

Cuando lleva un mes sin llover y de repente tenemos que usar las escobillas, si no están en buen estado es posible que no ayuden en absoluto a mejorar la visión en la conducción. El artículo 84 del Código de Tráfico y de Seguridad Vial dice que los agentes pueden inmovilizar el vehículo y denunciar con 200€ si presenta “deficiencias que constituyan un riesgo especialmente grave para la seguridad vial”.

8.- Mal uso del antiniebla trasero

La luz antiniebla trasera solamente se debe accionar cuando las condiciones sean especialmente desfavorables como en el caso de lluvia muy intensa y la visibilidad muy escasa.

9.- No llevar las luces encendidas o su funcionamiento es deficiente

Con una climatología adversa, como la lluvia o el granizo, llevar algún faro que no funcione conlleva un riesgo importante.

10.- Pisar un charco y salpicar a un peatón

Artículo 46 “el conductor de un vehículo debe reducir la velocidad cuando pueda salpicarse o proyectarse agua, gravilla u otras materias a los demás usuarios de la vía”.

En RiveKids recuerdan que, mucho más importante que no salpicar, es no meterse en un charco porque no se sabe lo que hay debajo, puede haber un bache profundo o una alcantarilla sin rejilla.

Y si hay mucha agua o son las primeras gotas que junto con el aceite de la calzada dejan la pista muy muy deslizante es posible que el coche sufra aquaplaning.