El Camino Olvidado protagoniza el cupón de la ONCE del 18 de diciembre

Perteneciente a la serie “Caminos a Santiago por Castilla y León”

El delegado territorial de la Junta de Castilla y LeÓn en Burgos, Roberto Saiz; el delegado territorial de la ONCE en Castilla y LeÓn, Ismael PÉrez Blanco; y el director de ONCE en Burgos, Enrique Fernández Ortega, presentan el cupón que dedica al Camino Olvidado con una fotografía del Monumento Natural de Ojo Guareña (Burgos)
El delegado territorial de la Junta de Castilla y LeÓn en Burgos, Roberto Saiz; el delegado territorial de la ONCE en Castilla y LeÓn, Ismael PÉrez Blanco; y el director de ONCE en Burgos, Enrique Fernández Ortega, presentan el cupón que dedica al Camino Olvidado con una fotografía del Monumento Natural de Ojo Guareña (Burgos) FOTO: Ricardo Ordóñez/Ical Agencia ICAL

El Camino Olvidado es el protagonista del cupón de la ONCE del próximo sábado, 18 de diciembre, perteneciente a la serie ‘Caminos a Santiago por Castilla y León’. Un total de 5,5 millones de cupones difundirán esta ancestral ruta jacobea. En el caso de Burgos, el Monumento Natural Ojo Guareña es el protagonista.

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos, Roberto Saiz Alonso, el delegado territorial de la ONCE en Castilla y León, Ismael Pérez Blanco, y el director de ONCE en Burgos, Enrique Fernández Ortega, presentaron hoy este cupón ilustrado con una fotografía del Monumento Natural de Ojo Guareña, situado en Burgos.

Camino Olvidado, una ancestral ruta jacobea que desde Pamplona y Bilbao, avanza por el norte del Camino Francés hasta unirse a este en Cacabelos. Son pocos aún los peregrinos que lo han recorrido. Sin embargo, es una ruta adecuada para los amantes de la naturaleza, y para aquellas personas que deseen tranquilidad y disfrutar de la soledad.

El peregrino que elija esta ruta podrá deleitarse con hermosos paisajes de montaña, con bosques de roble y riberas de ríos de aguas claras. Entre las maravillas de este camino destaca el Monumento Natural de Ojo Guareña, un complejo kárstico formado por más de 100 kilómetros de galerías, declarado Monumento Natural en el año 1996.

Las cuevas se formaron en materiales carbonáticos del Coniaciense y se sitúan sobre un nivel de margas impermeables. Los hallazgos arqueológicos en la zona indican que los sistemas de cuevas fueron utilizados por el ser humano entre el Paleolítico Medio y la Edad Media.