Sube el paro en Castilla y León en 581 personas en el mes de febrero

Los afiliados a la Seguridad Social aumentan un 0,16% sobre enero

En el sector Servicios fue en el único que no subió el paro en el mes de febrero en Castilla y León
En el sector Servicios fue en el único que no subió el paro en el mes de febrero en Castilla y León FOTO: NACHO GALLEGO EFE

No llegan buenas noticias, en lo que a la situación del empleo se refiere en Castilla y León. Según los datos publicados por los ministerios de Trabajo y de Inclusión y Seguridad Social, la Comunidad cuenta en el mes de febrero con 581 parados más, el 0,45 por ciento de incremento, que deja en 130.650 los desempleados, frente al descenso nacional del 0,36 por ciento, mientras que sumó 1.432 afiliados a la Seguridad Social, el 0,16 por ciento, con lo que la Comunidad llega a los 923.483 cotizantes.

Respecto al dato de febrero de 2021, Castilla y León registró 44.102 parados menos que hace un año, el -25,24 por ciento, con un mejor comportamiento que el nacional (-22,38%), y en afiliación, la Comunidad anotó el pasado mes 26.940 cotizantes más en dato anual, el 3 por ciento de incremento, por debajo del 4,48 nacional.

Además, en la Región el paro subió en todas las provincias salvo en Ávila, Burgos y Soria, que anotaron 48, 138 y 132 desempleados menos, con caídas relativas del 0,47, 0,82 y 3,78, respectivamente; y bajó en todos los sectores salvo en el de Servicios y el grupo de sin empleo anterior, que con 841 y 349 parados más lastraron el dato autonómico.

En cuanto al resto de las provincias, León sumó en febrero 56 parados más que el mes anterior; Palencia, 115; Salamanca, 280; Segovia, 62; Valladolid, 267; y Zamora, 119; y en dato relativo los mayores repuntes fueron del 1,39 en Palencia y Salamanca, con un 1,15 en Zamora.

Por sectores, febrero acabó con 115 parados menos en agricultura, 152 menos en industria y 342 menos en construcción. En cuanto al dato anual, el paro bajó en todas las provincias con recortes de entre el 31,16 por ciento de Segovia, y el 30,24 de Soria, y el 22,62 por ciento de Palencia y el -23,20 de Zamora.

Menos contratos

Respecto a la contratación, en febrero se hicieron en la Comunidad un total de 56.919 contratos, que suponen 3.714 menos que en enero, el -6,13 por ciento, por debajo de la caída media nacional que fue del -9,54 por ciento, con 152.274 contratos menos que el mes anterior en España.

Con respecto a hace un año se formalizaron 10.291 contratos más en Castilla y León, el 22,07 por ciento de incremento, también con un mejor comportamiento que la media nacional, que registró un reputen en la contratación anual del 19,12 por ciento. De los 56.919 contratos, 12.307 fueron indefinidos, 2.543 más que el mes anterior, y el resto, 44.612 temporales, 6.546 menos.

De esos más de 130.000 parados de la Comunidad cobraron prestaciones por desempleo, con datos de enero en este caso, un total de 74.446. De ellos 35.009 fueron prestaciones contributivas, con 34.827 subsidios y 4.610 rentas activas de inserción.

Todas las provincias de la Comunidad ganaron afiliados a la Seguridad Social en febrero salvo Valladolid (-0,08 por ciento) y Palencia (-0,12), con repuntes del 0,68 en Soria, 0,55 en Segovia y el 0,43 en Burgos, como mejores datos.

En dato absoluto, y respecto a enero, Ávila cerró febrero con 84 afiliados más; Burgos con 634, León con 204, Palencia con -75; Salamanca con 134; Segovia con 342; Soria con 267; con -170 en Valladolid y 12 más en Zamora.

Y todas las provincias tienen más cotizantes que hace un año con incrementos de hasta un 4,12 por ciento en Segovia, con el 0,79 de Palencia en el otro extremo.

En cuanto a los trabajadores protegidos por un expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por la covid, se situaron a final de febrero en 4.194, ligeramente por encima de los 4.115 del mes anterior y lejos de los 40.323 de hace un año.

Reacciones

Ante estos datos, el viceconsejero de Economía y Competitividad en funciones, Carlos Martín Tobalina, advirtió de que Castilla y León se enfrenta a un escenario “bastante complejo” que “se agravará los próximos meses” por la invasión rusa de ucrania, una “variable más” que se suma a una inflación que se está haciendo “estructural”, los costes energéticos y el desabastecimiento de la cadena de valor.

Al respecto puso de relieve además, que hay muchas empresas y trabajadores sufriendo todavía los efectos de la pandemia, con 4.755 empleos inmersos aún en expedientes de regulación temporal de empleo.

Martín Tobalina subrayó que el marco económico les obliga a “ser muy prudentes en el futuro inmediato” en el que la lucha contra al desempleo será su “absoluta prioridad” como vía para alcanzar la igualdad y el desarrollo económico y personal de los habitantes de Castilla y León.

El viceconsejero expuso que el paro subió en 581 personas el mes de febrero, respecto a enero, un 0,45 por ciento, concentrado en los servicios “por razones puramente estacionales y coyunturales”. Las primeras, dijo, responden a la finalización de los contratos de las rebajas, y las coyunturales, a la sexta ola del COVID, “con algo de incidencia todavía en febrero”. Carlos Martín Tobalina constató que en el resto de sectores el desempleo descendió, en construcción 342 menos; en industria, 150 por debajo del dato de enero; y en agricultura 115.

Asimismo, afirmó que “es importante subrayar” el incremento en el número de afiliados, 1.432 cotizantes más que en enero, hasta un total de 923.482. En este sentido, se congratuló porque la Comunidad, sumó 26.900 en un año, lo que representa 8.660 afiliados más que al inicio de la pandemia. “La creación de empleo neto durante los últimos meses ha sido muy importante en Castilla y León”, resumió.

Carlos Martín Tobalina puso de relieve además, que los 130.650 parados de la Comunidad, en febrero, están muy por debajo de los más de 143.000 del mismo mes de 2020, y “hay que remontarse a 2008 para encontrar un mejor nivel de desempleo”.

CEOE Castilla y León instó a la formación de un Gobierno estable en la Comunidad que garantice la recuperación económica y del empleo. Lo hizo tras el análisis de los datos de paro registrado relativos a febrero, que suponen una “continuidad” respecto a enero y una tendencia positiva interanual, según manifestó en un comunicado.

A juicio de la patronal, las cifras muestran “una lenta evolución hacia la normalización de la economía”, si bien advirtió de que permanecen, “desafortunadamente, elementos que generan incertidumbre y que, sin duda, limitan y condicionan la intensidad del proceso de recuperación”.

Así, junto a circunstancias que todavía se mantienen, como los elevados precios de las materias primas, el encarecimiento de la energía y el transporte, las subidas de costes laborales o el “reciente incremento del SMI”, CEOE Castilla y León aseveró que se unen otras como “la situación de inestabilidad internacional provocada por el conflicto en Ucrania, todavía de incalculables consecuencias humanas, sociales y económicas, y la incertidumbre relativa a la formación de Gobierno en Castilla y León”.

En este sentido, insistió en que es “fundamental” establecer “cuanto antes” un Ejecutivo que “garantice la estabilidad política e institucional, necesaria para impulsar el proceso de recuperación económica”.

CEOE Castilla y León recordó, además, que para garantizar la tendencia creciente en los datos de empleo y afiliación, en un contexto de permanentes y vertiginosos cambios, es imprescindible generar un clima de certidumbre y seguridad jurídica que impulse las inversiones y refuerce la confianza empresarial y de la ciudadanía, sin que el proceso de recuperación se vea obstaculizado por demandas alejadas de la realidad y de las necesidades del tejido productivo, que comporten mayores rigideces y costes para las empresas y, con ello, menores oportunidades de empleo para las personas trabajadoras”.