La Villa de Olmedo baja el telón a su festival de teatro más clásico y especial

El actor Pepe Viyuela protagoniza el cierre con el espectáculo “Tartufo”, de Molière

Pepe Viyuela (Tartufo) baila con Silvia Espigado (Elmira) en una escena del montaje
Pepe Viyuela (Tartufo) baila con Silvia Espigado (Elmira) en una escena del montaje FOTO: CEDIDA POR OLMEDO CLÁSICO CEDIDA POR OLMEDO CLÁSICO

Olmedo ha bajado este domingo el telón a uno de los festivales de teatro más clásico y especial. El certamen ha contado con quince espectáculos, fruto de una selección cuidadosa, en que se han tenido en cuenta la calidad y la variedad, tanto de autores como de estilos, épocas y territorios. Lo mismo con respecto a las propuestas dramatúrgicas y a las compañías responsables de los espectáculos, algunas de venidas fuera de nuestras fronteras.

Espectáculos en los que ha faltado Molière, Cervantes, Lope de Vega, Shackespeare, Rojas Zorrilla o Calderón, algunos de ellos por partida doble. Un certamen que ha tenido un gran acogida de público, y en la que han brillado sus protagonistas, los actores y actrices, de la talla de Rafa Castejón, José Tomé, Juan Cañas, Eduardo Mayo, Lola Casamayor, Eva Rufo, Fernando Cayo, Arturo Querejeta, Nuria Gallado, Jesús Peña, Aitana Sánchez Gijón, Marta Poveda, Carmen Gallardo o Pepe Viyuela , que era el encargado de bajar el telón a esta edición del Festival de Teatro Olmedo Clásico con su interpretación de «Tartufo» en la que se reivindica el poder del humor como transformador social.

Ernesto Caballero, su director, ha apostado por la versión de la traducción del texto al español que realizó el escritor afrancesado José Marchena (el Abate Marchena) en el siglo XIX, pero llevada al un presente.

Un espectáculo que muestra a un burgués, Orgón, que ha caído bajo la influencia de Tartufo, un falso devoto que persigue apropiarse de sus bienes, para lo que exagera la devoción hasta convertirse en el director espiritual de su víctima

También cerraba el certamen pero dentro de la sección «Olmedo Clásico en familia», la compañía Pie Izquierdo, con su original Manual Cervantes.

El certamen ha contado con clases de interpretación, dicción, historia, música o danza, además de una exposición fotográfica y jornadas sobre teatro clásico.