Medio Ambiente

¿Dónde se encuentra la mayor masa de bosques de España?

Cuenta con un total de 100.000 hectáreas repartidas en 35 municipios

Imagen de visitantes a la Laguna Negra
Imagen de visitantes a la Laguna Negralarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@4fafd5d4

El cambio climático es uno de los problemas que más preocupa a los españoles. Vivir la Navidad actual con más de 20 grados como lo están haciendo en algunos municipios españoles no es bueno para el futuro. Y una de las herramientas que pueden hacer frente a este problema son los “pulmones verdes” que cada vez son más importantes en nuestra sociedad.

España es un paraíso forestal y se sitúa entre los seis países del Viejo Continente más boscoso, al ser el tercero con más bosques y el séptimo por superficie, con un 36,7 por ciento.

Todo esto hace que los españoles vivan con mayor optimismo su futura lucha contra el cambio climático, aunque los bosques siguen estando en peligro en forma de fuegos, muchas veces originados por los propios hombres.

A pesar de que hay muchos “pulmones verdes” en España, la mayor masa boscosa de España (100.000 hectáreas repartidas en 35 municipios), es la Tierra de Pinares, entre Burgos y Soria; en la que destaca la zona a los pies de los Picos de Urbión, dentro del Parque Natural La Laguna Negra y Circos Glaciares de Urbión.

Se trata de un paraíso para aquellos que buscan disfrutar de una naturaleza en estado puro, realizar actividades de ocio al aire libre o simplemente descansar y escuchar el silencio entre bosques, ríos y lagunas glaciares.

Desde las altas cumbres del Sistema Ibérico, los ríos Duero y Arlanza vertebran valles cubiertos por una extensa masa forestal donde el pino es el rey. Se trata de la masa boscosa más grande de la Península Ibérica donde la piedra, la vegetación y la tradición pinariega han modelado un entorno irrepetible. Debido a su riqueza y diversidad, se encuentran varios espacios naturales protegidos como las Lagunas Glaciares de Neila, la Laguna Negra, el Cañón del Río Lobos, la Fuentona y Sabinar de Calatañazor o los Sabinares del Arlanza y la Yecla, así como otros enclaves de alto valor natural y paisajístico como el bosque del Amogable o el embalse de la Cuerda del Pozo.

 

Dispersas entre valles y sierras se pueden encontrar los restos de antiguas civilizaciones que poblaron el territorio. Un importante legado que se constata con los numerosos yacimientos, dólmenes y necrópolis excavadas en la roca entre las que sobresalen las de Revenga y Cuyacabras; restos de la cultura romana como calzadas, puentes o la ciudad de Clunia; un primitivo legado románico que abarca desde el soberbio Monasterio de Silos hasta una larga lista de pequeños y recogidos templos; otras construcciones religiosas como el antiguo Monasterio de San Pedro de Arlanza o la Iglesia visigótica de Quintanilla de las Viñas; casonas, palacios y castillos que defendieron de la amenaza interior; una rica arquitectura popular muy vinculada a los antiguos oficios y a la actividad industrial como herreros, carreteros, pastores, resineros, etc.

Anfiteatro romano de Clunia
Anfiteatro romano de CluniaLa Razónfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@4fafd5d4

Un territorio donde es posible practicar diferentes actividades que tienen su escenario en este privilegiado entorno natural y cultural: desde el tranquilo baño en las orillas del río Duero hasta las actividades náuticas en el embalse de la Cuerda del Pozo; desde el senderismo por los recorrido balizados hasta la recogida de setas acompañados por un experto guía micológico; desde el aprendizaje al esquí en el Punto de nieve deSanta Inés hasta el tranquilo paseo por raquetas; desde la observación de aves hasta la escucha de la berrea; desde el descubrimiento de dólmenes y necrópolis hasta el contacto con el primitivo y auténtico arte románico; desde el paseo con los tradicionales carreteros hasta la interpretación de las huellas de antiguos dinosaurios o la visita a los escenarios de conocidas películas.

 

Senderismo en la comarca de Pinares

En toda la comarca ella existen rutas diseñadas y totalmente señalizadas. Desde los senderos de gran recorrido (GR) a los de pequeño recorrido (PR), es posible planificar excursiones en familia desde cualquiera de los pueblos que se integran en esta comarca.

Son kilómetros de caminos trazados sobre sendas naturales, o bien sobre antiguos caminos de carreteros o vecinales. Las sendas recorren parajes de bosque atravesando impresionantes pinares o robledales centenarios, enormes sabinales y hayedos, grandes extensiones de dehesas y praderías, o se conforman junto las orillas de los ríos y en torno a las lagunas. Muchos de estos caminos permiten las excursiones en bicicleta o a caballo.

En el mismo municipio de Salas de los Infantes se halla el yacimiento de Costalomo, las primeras huellas de dinosaurios en Burgos. El ambiente rural es perfecto para escapadas familiares. Además de las agradables marchas entre bosques, ríos y lagunas, esta comarca ofrece otros muchos atractivos que hacen de una estancia en la Comarca de los Pinares una experiencia única para todos, también para los más pequeños.

 

Por ejemplo, la visita a los museos de la zona. Empezamos por el de los Dinosaurios, una apuesta segura para ir con niños. Está ubicado en el municipio burgalés de Salas de los Infantes y acoge una colección de las más completas de España en géneros y especies de dinosaurios. En él se exponen maquetas, ilustraciones y reconstrucciones. Además cuenta con sistemas audiovisuales y medios informáticos que completan esta didáctica exposición

Podrán ver vestigios de los dinosaurios y, entre otros, los restos óseos de un dinosaurio rebaquisáurido. También se exponen restos de otras especies que han habitado la comarca como cocodrilos, tortugas o peces del Mesozoico.

El Museo del Bosque

Ubicado en Vinuesa, recrea la riqueza de este entorno natural a través de diferentes espacios como el bosque sensorial. Se ambienta mediante ruidos propios del bosque, de trabajos forestales o los aromas del bosque de coníferas. Otras salas sirven para acoger una maqueta del espacio natural una sala de audiovisuales o un recorrido interpretado. En el «rincón de la memoria» se muestran algunas de las tradiciones de la comarca

  • Cocina pinariega
  • Pingada de mayo
  • La carretería
  • La trashumancia

Gastronomía

La gastronomía de esta comarca está absolutamente enraizada con los platos más representativos de las dos provincias en las que están enclavados. Lamorcilla de arroz burgalesa, el cordero o el queso forman parte de la tradición culinaria. También lassetas y las trufas (níscalos, boletus, setas de cardo, cantarelus, migueles, champiñones, nansarones, marzuelos…). Más platos:

  • El ajo del carretero
  • Guiso de cordero (la sopa después de la carne)
  • Embutidos como la morcilla dulce
  • Sopas de ajo o migas del pastor

Tras disfrutar de la zona de pinares, son muchos los bosques que inundan la geografía española, algunos de ellos de extremada belleza, entre los que destaca el: Faedo de Ciñera (León): Se trata de un pequeño bosque formado fundamentalmente por hayas situado entre las localidades de Villar del Puerto (Vegacervera) y Ciñera de Gordón, municipio de La Pola de Gordón, en la provincia de León. Se engloba dentro de la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga, y ha sido reconocido como el Mejor Bosque de España en 2008 por el Ministerio de Medio Ambiente y la entidad Bosques Sin Fronteras, por su cuidado y preservación de la naturaleza íntegra y en especial por la implicación de los propios vecinos en su conservación.

Además, como no podía ser de otra manera, el bosque cuenta con una Leyenda, la de “LA BRUJA HAEDA”, que narra que hace muchos años vivía en la zona una bruja, llamada Haeda, y cuyos mágicos poderes habían sido otorgados por el mismo diablo, a condición de que los usara sólo para hacer el mal o de lo contrario en tres días moriría.

Resulta que también por allí habitaba una pareja con nueve niños que vivía de lo que sembraban y cosechaban de la tierra y que en invierno se refugiaban en la cueva de los Infantes para refugiarse del intenso frío leonés. Pero un invierno la nieve cayó tanto que no podían llegar a la cueva para resguardarse y la bruja que lo vio y dándole pena de los pobres niños usó sus poderes y arrancando un montón de piedras de la montaña las prendió fuego y se las entregó a la familia para mantenerles calientes, durando la hoguera toda la noche sin apagarse.

 

La familia pasó toda la noche caliente despertando al día siguiente sin saber bien lo que había pasado. Por el día siguió nevando y Haeda pensó que podría ayudar de nuevo a la familia sin perder sus poderes así que volvió a transformar las rocas de la montaña en una caliente hoguera. Al tercer día la bruja se encontraba más cansada y envejecida y pensando que igual sólo le quedaba un día más de poderes si volvía a ayudar a la familia y consciente del largo invierno, hizo acopio de todas las fuerzas que le quedaban y llenó las montañas del valle de piedras que podían prender y dar así calor.

Muchas familias vinieron entonces a la zona y sobre las cenizas de las hogueras fundaron el pueblo llamado Ciñera.¿Y que pasó con la bruja Haeda? Pues se dice que fue a morir al bosque de hayas y que desde allí protege a los niños que van de excursión la Faedo.

Robledal de Canicosa de la Sierra (Burgos): En Canicosa de la Sierra se encuentra este robledal centenario que posee ejemplares de extraordinaria belleza. Se trata de un paraje conocido como «La cuesta» y «El piquillo», en el que principalmente encontramos robles, plantados desde hace 250 años. Si vas hasta allí te animamos a visitar un roble que resalta sobre los demás: «El pinoroble» y que cuenta con su propia historia.

 

Una leyenda local habla de una ardilla que escondió una piña en el hueco podrido de uno de estos robles. Allí germinó un pino, que creció en su interior, hasta que las raíces salieron hacia afuera abrazándolo, aunque sin dañarlo. De esta forma, Pino y Roble coexisten juntos desde hace 130 años. Se considera un símbolo de convivencia y solidaridad.

Robledal de Estalaya (León y Palencia): En la comarca de La Pernía, a caballo entre León y Palencia, en el Parque Natural de Fuentes Carrionas, además de contar con hermosas muestras de arte románico visitables, también existe un robledal de gran belleza para visitar este otoño, con ejemplares de gran tamaño donde parece que algo mágico sucede en ellos. Entre ellos destaca un ejemplar de roble milenario, conocido como el Roblón de Estalaya.

Llegar a él es fácil gracias a una ruta de senderismo que, saliendo de Cervera de Pisuerga y recorriendo unos cinco kilómetros casi sin dificultad, se accede a este espeso bosque de robles. El famoso Roblón de Estalaya actualmente tiene un perímetro de su tronco de casi 10 metros, alcanzando una altura de más de 12 metros.

El Castañar de El Tiemblo (Ávila): Este espacio permite explorar y conocer uno de los bosques más hermosos y singulares de la comarca y el de mayor extensión del Sistema Central. Nos encontramos en la cabecera de la Garganta del Yedra, donde los bosques mixtos de roble melojo o rebollo y castaño dan paso a una masa pura de esta especie, el castaño (castanea sativa).

Este árbol caducifolio que pudo ser introducido o al menos favorecido y difundido en la península en épocas romanas, se ha adaptado en numerosos lugares de nuestro territorio, en parte debido a la importancia que su fruto, las castañas, representaban antaño en la dieta alimenticia de las poblaciones.

A lo largo de la ruta se puede observar diferentes especies de árboles y arbustos que acompañan al castaño o forman parte del sotobosque del castañar (majuelo, avellano, olmo de montaña, cerezo silvestre, sauces, acebo, arraclán, abedul, brezos, helechos...), así como algunas especies de aves de carácter forestal como el Arrendajo, Trepador azul, Mirlo, Zorzal, etc.

Sabinar de Calatañazor (Soria): Se encuentra situado en la parte noroccidental de la provincia de Soria, al sur de la Sierra de Cabrejas, en el término municipal de Calatañazor y muy cercano a Muriel de la Fuente. Ocupa una extensión de 30 hectáreas de las cuales 22 son de bosque sabinar. Fue declarado Reserva Natural el 11 de julio de 2000 por la ley 9/2000 y está integrado en la propuesta de lugar de importancia comunitaria Sabinares Sierra de Cabrejas.

Sabinar de Catalañazor
Sabinar de CatalañazorLa RazónLa Razón

Su declaración está encaminada a la conservación del espacio natural singular así como de los usos y costumbres que se han venido dando en el mismo a la vez que se persigue la difusión de sus valores naturales y etnológicos entre la población. El Sabinar de Calatañazor se complementa con el Monumento Natural de la Fuentona que se ubica pegado a él. Entre ambos espacios se encuentra el Centro de Interpretación de los mismos. El palacio de Santa Coloma acoge las instalaciones de interpretación y administrativas de estos dos espacios naturales.

 

Braña de los Tejos (Cantabria): Se situa en una pequeña meseta elevada cual perfecta atalaya y como su nombre indica llena de Tejos. La visibilidad desde la Braña de los Tejos abarca los 360º, tanto sobre Picos de Europa como sobre montes de la Montaña Palentina, como sobre las Sierras Costeras de Asturias y Cantabria. Si ha su ubicacion se añade la presencia de estos arboles tan singulares como son los Tejos tenemos un lugar de especial belleza.

Selva de Irati (Navarra): El bosque o la selva de Irati (Iratiko oihana en euskera) es un bosque repartido entre el norte de Navarra y los Pirineos Atlánticos (Soja y Baja Navarra) en el suroeste de Francia.

Por su parte española está situada en el valle del río Irati, entre los montes de Orzanzurieta y Roncesvalles al oeste, y el monte Orhi al este. El límite sur lo pone la imponente mole de la Sierra de Abodi. Los principales accesos son por el oeste por Orbaiceta (Valle de Aézcoa) y por el este por Ochagavía (Valle de Salazar).

 

Se trata de la mayor masa forestal de Navarra y uno de los mayores y mejor conservados bosques de hayas y abetos de toda Europa. A pesar de ser un bosque explotado forestalmente desde los siglos XVI-XVII, el respeto y el buen hacer de los habitantes de estos valles ha hecho que se conserve en total plenitud. Existen dentro de la zona diversos espacios protegidos: todo el Irati es una ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves), así como zonas protegidas como Reserva Natural o Reserva Integral del total de 17.000 hectáreas del bosque.

Fragas do Eume (La Coruña): Espacio natural protegido español de la provincia de La Coruña, en el norte de Galicia. Es un bosque muy particular ya está escondido y tiene forma de triángulo, que además de mil combinaciones de verdes tiene espectaculares aguas, fuentes y cascadas. Fue creado el 30 de julio de 1971 y protege 9126,65 hectáreasen las riberas del río Eume,concretamente en los municipios de Cabañas, Capela, Monfero, Puentedeume y Puentes de García Rodríguez, todos ellos en la provincia de La Coruña.En la actualidad residen en el parque quinientas treinta personas en los cinco municipios anteriormente nombrados.

Fue también declarado como Lugar de Importancia Comunitaria, coincidiendo sus límites con los del parque natural. Sus fragasestán consideradas uno de los mejores ejemplos de bosque atlántico termófilo del continente europeo.

Hayedo de Montejo (Madrid): Este singular bosque es uno de los hayedos más meridionales de toda Europa y el único que hay en toda la Comunidad de Madrid. Aunque sus paisajes son espectaculares todo el año, resultan especialmente bonitos sus colores de otoño.

 

Se trata de todo un referente de conservación a nivel mundial, ya que no sólo forma parte de la Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón, sino que en 2017 fue nombrado Patrimonio Natural de la Humanidad por parte de la UNESCO.