El Barça, nuevo objetivo del independentismo: la ANC estudia una candidatura para las elecciones

El club azulgrana escoge presidente en verano de 2021

FC Barcelona mantiene sus instalaciones pensando en la vuelta
Imagen del Camp Nou durante estas semanas de pandemia. EFE/FC Barcelona *****SÓLO USO EDITORIAL // NO VENTAS // NO ARCHIVO*****-EFE

El independentismo se prepara para el asalto al Barça. Si nada cambia, el club celebrará elecciones en verano de 2021 y la Asamblea Nacional Catalana (ANC), organización independentista de referencia, no quiere desaprovechar la oportunidad para promover a un candidato propio. Como ya hizo ahora hace un año en la Cámara de Comercio de Barcelona, que conquistó inesperadamente con Joan Canadell al frente, y como ha ido haciendo en el ámbito sindical, donde poco a poco ha ido ganando fuerza, la ANC aspira ahora a tomar el control de la joya de la corona de Cataluña, según explican desde la entidad.

“Pensamos que el independentismo debe tener una presencia en la sociedad civil y dentro de la sociedad civil está el deporte, y dentro del deporte está el Barça y es importante que esté al lado del país", explica a este diario el vicepresidente de la ANC, Pep Cruanyes. El club, con máxima proyección e influencia a nivel mundial, se podría convertir en el máximo baluarte del independentismo, que se quedó sin el Ayuntamiento de Barcelona hace ahora un año, donde también había puesto grandes esperanzas.

La fórmula utilizada sería la misma que en la Cámara de Comercio: la ANC no presenta candidatura –porque por Estatutos no puede-, pero promueve o da apoyo a algún candidato a través de su plataforma Eines de País, impulsada para ir conquistando espacios de poder e influencia –como patronales, sindicatos o colegios profesionales, también-.

¿Tendría encaje una candidatura abiertamente independentista entre la masa social del Barça? Cruanyes cree que sí y destaca que el Barça siempre ha sido una entidad que ha estado “al lado y comprometida con Cataluña”. La postura mantenida por el club durante los últimos años sobre el “procés” siempre ha levantado mucha polémica tanto en un lado como en otro: por ejemplo, cuando finalmente se jugó a puerta cerrada el partido contra Las Palmas en el Camp Nou el domingo 1 de octubre de 2017, mismo día del referéndum ilegal, cabreó al separatismo; mientras que el comunicado del club rechazando la sentencia del “procés” del pasado 14 de octubre cabreó a los constitucionalistas.

Tampoco hay datos hasta ahora que permitan desvelar cuál es el posicionamiento mayoritario del socio del Barça sobre la independencia de Cataluña, más allá de posturas expresadas por socios o peñas de manera puntual. El Barça es un club con más de 140.000 socios, de los cuales más del 90 por ciento viven en Cataluña -el resto reside en España o el extranjero-. La etapa de Sandro Rosell (2010-2014) y Josep Maria Bartomeu (desde 2014) se han caracterizado por una gran ambigüedad respecto al “procés”.

¿Qué nombres baraja la ANC como candidatos? De momento, según explica el vicepresidente de la entidad, no hay ninguno sobre la mesa porque la idea está todavía en fase incipiente. Tampoco, por ahora, Joan Laporta, independentista y presidente del club entre 2003 y 2010, que estudia su posible candidatura pese a su derrota en las elecciones de 2015. También es cierto que, en aquel momento, Bartomeu jugó con la ventaja de haber ganado el triplete -Liga, Champions League y Copa del Rey- aquella temporada.

De momento, el único candidato confirmado y mejor situado para ganar las elecciones es el empresario Víctor Font. Aunque es afín al independentismo -pese a que siempre explica que abrazó el separatismo por decepción con la gestión del Estado en Cataluña–, rehúye el terreno político y prefiere centrarse en su proyecto deportivo, preparado durante años y que tiene a Xavi Hernández como “piedra angular”.

Mientras sopesa este proyecto para tomar el control del Barça, la ANC tiene también ahora en el horizonte más inmediato dos retos: por un lado, las elecciones internas para escoger dirección entre el 10 y el 13 de junio; por otro, definir la movilización de la Diada –11 de septiembre-, que este año estará condicionada por la crisis del coronavirus.