Barcelona podría pasar a la fase 3 a mitad de semana

La Generalitat asegura que necesitan unos días para evaluar la evolución de la pandemia

Fase 2 de la desescalada
Varias personas meditan en la playa de la Barceloneta a primera hora de la mañanaMarta PérezEFE

El Gobierno confirmó ayer que Barcelona empezará esta semana en la fase 2. La Generalitat así lo quiso en contra del criterio del Ayuntamiento gobernado por Ada Colau. Según el Departamento de Salud necesitaban unos días para evaluar la evolución de la epidemia, pero "si la evolución es la esperada, propondremos cambiar antes del fin de semana ".

Barcelona se queda, por tanto, en fase 2 al igual que lo hará Lleida, que también ha sido descartada por la Generalitat. Las regiones sanitarias de Girona y Cataluña Central, en cambio, sí que promocionarán. El posible cambio de fase a mitad de semana estaría a medio camino de lo que establecía inicialmente el plan de fases (con una duración mínima de 15 días para cada una) sugerido por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en declaraciones a Betevé.

En cualquier caso, tal y como confirmó el ministro Salvador Illa, tanto Madrid como Barcelona entrarán directamente en el estadio de nueva normalidad el próximo 22 de junio al decaer el estado de alarma, en el que se levantan todas las restricciones a la movilidad. Aun así, incluso en esa nueva etapa, habrá que cumplir con una serie de normas como el uso obligatorio de mascarilla, el aforo máximo de actos o la distancia de seguridad de 1,5 metros. Se pone fin al plan de desescalada para todo el Estado y el gobierno cede la responsabilidad de la gestión, y esto también se refiere a restricciones y medidas, a cada comunidad autónoma. Es decir, a partir del próximo 22 de junio podremos movernos por todo el país pero cada comunidad podrá marcar sus propias medidas en función de como evolucionen las cifras epidemiológicas.