Los museos Dalí se reinventan

Los espacios dedicados al pintor abrirán sus puertas del 11 de julio al 13 de septiembre con menos público

Fachada del Teatro Museo Dalí

La mayoría de los museos ya están abriendo sus puertas, pero entre los grandes quedaba por llegar a la nueva normalidad el que lleva el nombre de Salvador Dalí en Figueres. Será el próximo 11 de julio cuando el Teatro-Museo abra sus puertas, al igual que las casas-museos de Port Lligat y Púbol con nuevas medidas de seguridad para el público y sus empleados, además de reducir el aforo de visitantes. Será hasta el 13 de septiembre.

El presidente de la Fundació Gala-Salvador Dalí, Jordi Mercader, explicó que con motivo de la apertura se presentará de manera excepcional una exposición única que permitirá contemplar en una misma sala doce obras maestras del centro y que suelen estar repartidas por distintos espacios. Entre ellas destaca la presencia de «Poesía de América», una importante tela de 1943 que anticipa el Pop Art y que Mercader calificó como «antirracista» además de parecer muy oportuna para los convulsos tiempos en los que vivimos.

Convulsos son también para la misma fundación que ha tenido que reinventarse tras la crisis sanitaria. Mercader admitió que la institución daliniana está pasando un momento delicado porque el 85 por ciento de sus ingresos proceden de la visitas, siendo el 80 por ciento de las mismas público extranjero.

La fundación opta para estos meses de verano por la contratación en línea de las entradas, esperando poder atraer a medio millón de personas. El aforo será limitado en los tres museos que forman parte del llamado triángulo daliniano, reduciéndolo en un tercio. De esta manera, en Figueres solamente podrán entrar 1.766 visitantes diarios mientras que en Púbol podrán 375 personas, y 120, en Port Lligat. Se reforzarán las medidas de seguridad tanto para el público como para los empleados de los museos dedicados al pintor surrealista. El tiempo que han estado cerrado estos centros y el hecho de disminuir el número de visitantes supone que desde la fundación se calcule que habrá unas perdidas de medio millón de euros.

Todo ello hará que se haya trazado un plan de reducción de gasto superior a los tres millones de euros. En la actualidad, la Fundació Gala-Salvador Dalí vive un ERTE que está afectando los 116 empleados de la institución ante un horizonte que Jordi Mercader definió como «volatil», aunque agregó que «si bien no podemos ser optimistas, sí podemos ser positivos».

Para poder seguir adelante durante esta crisis, la fundación pedirá ayuda a las instituciones, aunque el presidente de la entidad no quiso dar detalles hasta que estén cerrado los acuerdos con las administraciones. «Esto no es una crisis coyuntural sino una crisis que ha venido para quedarse», subrayó Mercader. Igualmente buscará recursos propios potenciando algunas exposiciones en el extranjero. En este sentido está previsto, para los próximos dos años, tres grandes retrospectivas que visitarán San Petersburgo, Corea del Sur y Japón, aunque es previsto que hayan más propuestas en el futuro alrededor de la obra de Salvador Dalí.

Jordi Mercader anunció también dos importantes novedades editoriales que está previsto que lleguen a las editoriales a lo largo del primer semestre del año que viene, ambas de la mano de la editorial Taschen. Por un lado se prepara un volumen con el conjunto de la producción pictórica de Dalí ordenada de manera cronológica. No es un catálogo razonado, pero supone la eliminación como libro de referencia del que realizaron Gilles Néret y Robert Descharnes, el controvertido secretario del artista, hace unos años. El otro trabajo será la publicación, por fin, de la autobiografía del pintor surrealista «Vida secreta de Salvador Dalí», a partir del manuscrito original y no de la traducción algo descuidada que se hizo en Argentina en 1942 basada en la versión estadounidense de estas memorias.