Cataluña impulsa su nueva normalidad sin citas disponibles en los ambulatorios

La autonomía ya lideraba los tiempos de espera a los centros de atención primaria antes de la pandemia

Asistencia domiciliaria del CAP Ramona Via i Pros de El Prat de Llobregat
Las prisas de la Generalitat por implantar la nueva normalidad pondrán a prueba la capacidad de los ambulatoriosQuique GarciaEFE

La historia no es nueva, pero el coronavirus ha acentuado los déficits de la sanidad catalana. Los hospitales de Cataluña son buenos, esta circunstancia está fuera de toda duda. Pero el tiempo de espera para acceder a un especialista es de meses. Muchos meses. Y ya era así antes de la llegada del Covid. El problema es que la situación de los ambulatorios no era mucho mejor. En Barcelona, al menos, visitar al médico de cabecera podía suponer una espera de 15 días. Durante el confinamiento esta posibilidad, salvo urgencias, era inexistente. Pero Cataluña pasa hoy a la fase de nueva normalidad y sigue siendo imposible conseguir cita en un ambulatorio. Bien sea para visitarse con el médico de familia o incluso para casos más sensibles como ginecología. Y el teléfono habilitado a tal efecto suena y suena sin nadie al otro lado.

Galicia, recordemos, inauguró la fase de la nueva normalidad en España con casi el cien por cien de los ambulatorios abiertos y un Plan de reactivación asistencial en Atención Primaria del Sergas que contempla cuatro fases para la desescalada de estos centros.

De hecho, según el informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) de 2019 esta situación no es para nada nueva. Cataluña ocupaba la tercera posición en listas de espera para intervenciones quirúrgicas. Por la cola. Superada solo por Canarias y Castilla la Mancha, con 132 días, 137 y 142 cada una. En cuanto al especialista, la situación no es mucho mejor. Cataluña se sitúa en la penúltima posición por detrás de Canarias. La autonomía que preside Quim Torra, sin embargo, tiene el dudoso récord de ocupar la primera posición en tiempo de espera para visitarse con el médico de cabecera. Casi un 30% de los catalanes ha tardado más de 15 días en conseguir cita. Una cifra que contrasta con la de Asturias o Navarra, ya que la mitad de sus habitantes tienen hora al día siguiente.

La imposibilidad de pedir hora en el ambulatorio
La imposibilidad de pedir hora en el ambulatorioLa Razón (Custom Credit)

Lo cierto es que del mencionado estudio se desprende que la sanidad publica de algunas comunidades ha sufrido un tremendo retroceso. En el computo global, Andalucía se estrena en el grupo de los tres últimos, junto a Murcia y Canarias. La mayor involución, sin embargo, ha tenido como protagonistas a Cataluña y la Comunidad de Madrid, que han pasado del quinto y sexto mejor puesto, respectivamente, a pelear por el descenso con las tres autonomías mencionadas anteriormente.

Y todo esto sin el coronavirus como telón de fondo.