Revuelo en Barcelona por la calle “Pro-eta”

El PP carga contra el Ayuntamiento de Colau por permitirlo

Imagen de la placa de la calle modificada, junto a pintadas de ArranLa Razón

La manipulación del nombre de las calles en Cataluña se ha convertido en algo recurrente, aunque no por ello menos ofensivo, por parte del independentismo desde que arrancó el “procés”. La última polémica ha ocurrido con una calle del barrio de Gràcia en Barcelona: el nombre oficial de la vía es calle del Profeta, pero desde hace más de un año la placa ha sido modificada y figura como “calle del Pro-eta”, una circunstancia que ha recibido las quejas por parte de los vecinos y la denuncia del PP, que acusa a Ada Colau de hacer la vista gorda porque el Ayuntamiento tiene conocimiento de ello desde hace tiempo y no ha hecho nada.

La calle está ubicada en las inmediaciones de la plaza de El Raspall en la que se suelen congregar simpatizantes de la izquierda radical y se pueden ver pintadas a favor de Arran -las juventudes de la CUP- o de la exdiputada y exlíder de la formación, Anna Gabriel, huida de la Justicia en Suiza. Se desconoce desde cuándo está, pero sí que lleva más de un año, tal y como adelantó “El Liberal” el viernes. El cambio de nombre borrando la F de Profeta para que se lea “Pro-eta” ha ido acompañado también de pegatinas a favor de la “República catalana” en referencia al 1-O y a la DUI de 2017.

“A nivel de limpieza, está el criterio establecido de que cuando hay pintadas, se da prioridad a aquellas que son ofensivas para que se retiren en menos de 24 horas”, explica a este diario el concejal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Óscar Ramírez, que lamenta que el concejal Eloy Badía haya tenido constancia, pero no haya tomado cartas en el asunto. “Se tiene que reparar esta infame manipulación. No es una simple gamberrada, se manifiesta la dejadez de la alcaldesa”, recrimina.

“No se puede jugar con las víctimas de ETA”, critica Ramírez, que recuerda que, además, recientemente se ha homenajeado a las víctimas del atentado de Hipercor, que se han cumplido 33 años. “No puede llevar tanto tiempo”, lamenta.

Para tratar de atajar la polémica, la organización juvenil S’ha acabat ha organizado una acción para restaurar el nombre de la vía y en la que también aprovechan para señalar a Colau. “No vamos a permitir ninguna acción que promueva enaltecer al terrorismo, o humillar a sus víctimas”, señalan contundentes desde la entidad constitucionalista.

“Tras meses en los que el Ayuntamiento no ha tomado acciones para evitar que esta placa siga así, hemos venido nosotros para devolverla a su estado habitual”, explica la presidenta de la asociación, Julia Moreno, en un vídeo difundido a través de las redes sociales en el que reivindican la restitución del nombre de la calle para poner el foco en la inacción del Consistorio con la vista puesta en futuras polémicas. “La alcaldesa Colau debe cumplir con el deber democrático que exige su cargo y no permitir que esta placa vuelva a contener mensajes como el que hoy vemos aquí”.

“Hoy S’ha acabat! vuelve a defender a la Cataluña demócrata, a la ciudadanía que alzó las manos llorando por Miguel Ángel Blanco y por tantos otros”, señala para luego enumerar algunos de los atentados de ETA en Cataluña, entre ellos el citado de Hipercor, el del cuartel de Vic o el asesinato del dirigente socialista Ernest Lluch.