Vuelta al “cole” el 14 de septiembre, con grupos estables, sin mascarilla y 5.000 profesores más

Cataluna destina 370 millones de euros extra a Educación para que un millón y medio de alumnos puedan arrancar el curso 2020-21 con "normalidad", seis meses después

El 12 marzo, cuando el virus de la COVID-19 se descontroló oficialmente, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ordenó cerrar todas las escuelas. Fue una medida que también tomaron otros gobiernos, pensando en que los niños eran grandes contagiadores, como lo son con la gripe. Entonces, no había ninguna evidencia científica de que esto fuera cierto, pero como el SARS-CoV-2 y la gripe son primos -los dos forman parte de la familia de los coronavirus-, se creyó que era lo más sensato. La experiencia ha demostrado que la intuición falló. Los niños se infectan igual, pero están más protegidos de la COVID-19. La mayoría no presenta síntomas. En Cataluña, sólo se han detectado un 1% de contagios entre menores de 18 años y un 8%, entre menores de 30 años. Y los primeros estudios confirman ya que los niños no son hipercontagiadores.

En marzo, no estábamos preparados para hacer frente a la epidemia en las escuelas”, ha admitido esta mañana el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, durante la presentación del plan para organizar la vuelta al colegio el curso 2020-21. Ni en marzo, ni en junio. El curso escolar acabó el pasado 19 de junio, por la vía telemática sin que se planteara en ningún momento la posibilidad de cambiar el calendario vacacional. En Francia, todos los niños regresaron al colegio el lunes 22 de junio. En Cataluña, volverán el 14 de septiembre y lo harán bajo dos premisas: educación presencial y escuelas seguras. Para entonces, un millón y medio de niños llevarán seis meses sin pisar un aula. “Seis meses sin que los profesores hayan podido hacer su trabajo es demasiado tiempo, hace falta medidas excepcionales para recuperar el tiempo perdido”, ha dicho Aragonés.

El compromiso del gobierno catalán es que el nuevo curso arranque con normalidad. Y para hacer frente a un escenario de emergencia educativa, el Govern ha anunciado un gasto extraordinario de 370 millones de euros: 233 millones serán para incorporar personal docente y no docente. Aragonés ha avanzado que se incorporarán un mínimo de 5.000 docentes para poder arrancar el curso con grupos estables.

Los partidos de gobierno, en campaña

La presentación del plan escolar para el curso 2020-21, una vez más, ha puesto de manifiesto la mala relación que hay entre los partidos de gobierno ERC y JxCAT. ERC ha organizado la comparecencia con tres de sus consellers, Josep Bargalló (Educación), Alba Vergés (Salud) y Aragonés (Economía) para sacar pecho de su acción social. Pero Torra, que esta mañana ha visitado el centro el Centro Tecnológico de Cataluña, Eurecat, en Cerdanyola del Vallés, ha concretado que contratarán entre 7.000 y 10.000 profesores y ha elevado la inversión a 450 millones de euros.

Grupos estables que funcionen como familias

Con la presentación de este plan arrancan las negociaciones con los sindicatos de profesores, centros y otros representantes de la comunidad educativa para perfilar de cuántos niños serán estos grupos, qué tipo de jornada tendrán los profesores y qué contrato tendrán. Educación espera tener los planes de los centros el próximo 23 de julio. La propuesta de Educación para configurar grupos estables, no incide tanto en las ratios como en que las clases funcionen como una familia. Estos grupos estables deben de ser heterogéneos y no deben establecerse por nivel de aptitudes. Tanto en las aulas como en el patio, desaparece la distancia de seguridad. Tampoco es obligatorio el uso de mascarilla. Los grupos funcionarán como una familia para poder controlar la cadena de transmisión.

La consellera de Salud subraya la idea de que estos grupos estables no se mezclen, de manera que si hay un positivo, el grupo se aisla, pero la escuela no tiene que cerrar. Habla de organizarse bien para cortar cadenas de transmisión. Vergés ha insistido en que la circulación comunitaria del virus se mantiene baja y estable. “No ha desaparecido”, advierte. “Evitar que se propague, depende de nosotros”, subraya.

En primaria, cada grupo estable de convivencia tendrá al menos dos profesores estables y en la ESO, no tendrán menos de cinco profesores. El resto de profesores especialistas deberán mantener la distancia de seguridad y otras medidas de higienes y protección.

Pero, ¿qué pasa con las extraescolares donde se mezclan niños de diferentes grupos y centros? Por ahora, deberán seguir las medidas de seguridad: higienes, distancia y mascarilla.

La covid acelera la transformación digital

Para que la escuela siga siendo una herramienta de cohesión y garantice la igualdad de oportunidades, el conseller de Educación, Josep Bargalló, ha avanzado que se destinarán 103 millones para desplegar una plan de educación digital. La covid ha avanzado la transformación digital en las aulas. En el calendario inicial, este plan tenía una previsión de cinco años. En caso de haber un rebrote en algún punto del territorio que obligue a un confinamiento quirúrgico, el Govern no quiere que la historia se repita y haya niños que queden desconectados de la escuela por falta de recursos.

El departamento de Educación tiene localizados unos 140.000 alumnos vulnerables. Además, habría unos 1.200 centros que requieren una inversión urgente para poder enseñar por la vía telemática. El plan de educación digital, contempla que a partir de 3º de ESO los alumnos tengan dispositivos.

El problema de la segregación escolar

También se invertirá 33 millones para seguir luchando contra la segregación escolar.

Bargalló ha querido remarcar que en septiembre “no veremos centros convertido en jaulas ni centros que no sean un espacio de convivencia y de vida”. Aunque no esconde que el día a día en la escuela se verá alterado por las medidas de higiene.