Torra compara a España con China y Turquía tras la suspensión del tercer grado a los presos independentistas

Condiciona la vuelta al diálogo con el Estado a que el Gobierno frene la "hostilidad" hacia el movimiento separatista

Como era de prever, las decisiones judiciales iban a envenenar las relaciones entre la Generalitat y el Gobierno e iban a dificultar, aún más, la reanudación del diálogo. Tanto es así que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha salido esta tarde al paso de la resolución de una juez que suspende el tercer grado a cinco de los nueve presos independentistas, que ha considerado una “venganza”, y ha comparado a España con China y Turquía y ha señalado al Gobierno. “Si el Gobierno tiene alguna esperanza de retomar el diálogo, tendrá antes que demostrar que tiene la firme voluntad de frenar las hostilidades contra el independentismo”, ha asegurado en una declaración institucional desde el Palau de la Generalitat.

“El Gobierno se ha vanagloriado de controlar a la Fiscalía. Se puede suponer que la retirada del tercer grado ha pasado el control del gobierno de socialistas, Podemos y Comunes. En todo caso, se acumulan las evidencias que ponen en duda la pretendida voluntad de diálogo del Gobierno”, ha afirmado. “De hecho, hoy Cataluña tiene menos competencias y menos recursos que antes de comenzar la mesa de diálogo y esto es responsabilidad única del Gobierno y de los partidos que lo conforman”, ha añadido, en un mensaje velado también contra Esquerra y su voluntad por reactivar la mesa de diálogo.

“Nos encontramos ante un nuevo ataque contra la justicia, la democracia y la libertad”, ha afirmado, y ha cargado contra el Poder Judicial y la Monarquía, que, a su juicio, están “carcomidos” y buscan “distraer” a todos. “El independentismo es el objetivo”, ha asegurado. “Es sobre todo un acto de venganza, en la línea de lo que ya nos tienen acostumbrados. Siguiendo el modelo de estados totalitarios, como Turquía o China”, ha comparado.

“Quizás crean que con esta decisión han derrotado a alguien. Al contrario. Nos hacen más fuertes, refuerzan nuestras razones y nos invitan a prepararnos mejor para definitivamente dejar de ser personas de un Estado autoritario que no acepta la voluntad democrática de los catalanes”, ha avisado.

A las puertas del centro penitenciario de Lledoners, un grupo de simpatizantes independentistas se ha concentrado para arropar a los presos en su ingreso. Allí, todos han hablado, entre ellos, Oriol Junqueras, que ha cargado contra la decisión de la juez. “Nos vuelven a encerrar porque tienen miedo. En las urnas ellos no ganan, ganamos nosotros”, ha afirmado.

“Saben que solo nos pueden ganar si prohíben las urnas y si utilizan herramientas no democráticas. En democracia, los campeones somos nosotros”, ha reivindicado, y ha sostenido que el Estado busca alterar la política a través de la justicia pero ha afirmado que desde prisión no desfallecerán: “Saldremos de la cárcel y ganaremos. Hasta la victoria siempre”.