Mas Salagros, tres propuestas gastronómicas de producto ecológico

Este Eco-Resort cuenta con tres restaurantes: uno de ellos, el 1497, es gastrónomico, el Cibus basa su oferta en la brasa y el Gastro Wine Bar es de tapeo

Visitar el Eco-Resort Mas Salagros, en Vallromanes, es sinónimo de reencuentro con la naturaleza, tanto por lo que se refiere a su ubicación como por el carácter cien por cien ecológico del establecimiento.

En esta línea,sus tres restaurantes, cada uno con su propia personalidad, comparten una esencia común, y es que todos ellos trabajan con un producto de máxima calidad y ecológico. «Ello limita mucho al chef, que es el mismo para los tres restaurantes», señala el director general de Mas Salagros, Javier Pérez, puesto que «hay productos o cortes de carne que no podemos tener todo el año, como algún tipo de tomate, por ejemplo, que hemos optado por desecar para poder hacer tomate frito todo el año». «Incluso el aceite ecológico condiciona nuestra cocina, ya que sabe diferente, lo que en ocasiones obliga a nuestro chef a modificar alguna receta para adaptarla».

Así pues, en Mas Salagros la oferta gastronómica varía con cierta frecuencia para atender a la temporalidad del producto, aunque hay unos platos fijos, elaborados a partir de una materia prima que nunca falla, que se mantienen todo el año. Además, siempre hay algún plato improvisado, de última hora, en función de lo que ese día ofrezca el proveedor y, para esos casos están las sugerencias del día.

En definitiva, la cocina de Mas Salagros se define por la ecología del producto, incluidos los vinos, pero también por la elaboración casera de todas sus propuestas. «Hemos reducido a cero la comida ya procesada. de manera que el producto que llega al cliente es brutal», asegura Javier Pérez. Y sobre esta base nacen los tres proyectos de restauración que integra el resort, los cuales, pese a tener cada uno su propia identidad, comparten una línea común, puesto que al final el chef es el mismo para los tres. En este sentido, el director general comenta que «el chef no quiere hacer una cocina tradicional, sino que busca un toque de innovación, sin llegar a esferificaciones y demás artificios porque ello no casa con el producto ecológico, que no queremos que esté camuflado nunca». Además, «pese a que la base de nuestra cocina es mediterránea, el primer chef es chileno, el segundo es brasileño y el tercero, catalán, y esa mezcla de orígenes se refleja en la oferta», añade.

La versión más internacional de la cocina de Mas Salagros es la que el comensal puede descubrir en el Gastro Wine Bar, el espacio de restauración más informal del Eco-Resort, basado en el concepto del tapeo, mientras que el del 1497 es un concepto gastronómico, con una cocina algo más creativa y de diseño. Éste, al margen de la carta, ofrece dos menús degustación, uno más corto por 65 euros y otro, algo más extenso, por 85 euros, y la previsión es la de introducir un tercero pensado para vegetarianos. El restaurante Cibus completa la oferta gastronómica de Mas Salagros con una propuesta más informal en la que prima la brasa.

Y este concepto gastronómico casa muy bien con el entorno de los tres restaurantes, en plena naturaleza. «Todos están orientados al bosque y son muy luminosos», señala Javier Pérez, quien apunta que el 1497 es el que tiene una decoración más cuidada, mientras que el Gastro Wine Bar tiene un aire similar al de una tasca.