Primer objetivo cumplido: la velocidad de transmisión del virus baja de 1

Los contagios se frenan, pero los hospitales sufren ahora las consecuencias de veinte días de transmisión descontrolada

Cataluña ha cumplido el primero de los tres objetivos que se ha marcado para empezar a revertir algunas restricciones y esquivar el temido confinamiento domiciliario. La velocidad de transmisión del virus (Rt) ha bajado por primera vez en tres semanas por debajo de 1. Según el último parte del departamento de Salut, la Rt es de 0,96, esto quiere decir que por cada 100 personas infectadas se contagian 96.No se traduce exactamente en que cada infectado contagia a una persona, porque como vienen advirtiendo nuevas investigaciones, la mayoría de infectados por COVID-19 no transmite el virus a nadie, pero hay unos pocos, conocidos como supercontagiadores, que son responsables de un gran número de casos Es por eso que los expertos llaman a los ciudadanos a no relajarse aunque la velocidad de transmisión esté por debajo de 1 y sigan cumpliendo con las tres normas vigentes desde marzo: mascarilla, distancia e higiene.

Disminuir la Rt ayuda a evitar que la gente se contagie demasiado rápido y con el se logre otro objetivo: intentar salvar al sistema sanitario de un colapso. La llegada de enfermos y casos graves a los hospitales de personas que se contagiaron hace una y dos semanas está creando problemas en los hospitales. En Terres de l’Ebre, el departamento de Salut ha tenido que activar un plan de choque para ampliar la capacidad asistencial de los hospitales. La UCI está al límite y se están ampliando camas de críticos para atender los casos que seguirán llegando en los próximos días. En las últimas 24 horas, han ingresado 61 personas con COVID-19 en los hospitales catalanes y ya hay 2.732 ingresados, 489 en la UCI. El segundo objetivo del Govern para iniciar la desescalada es reducir los pacientes con el nuevo coronavirus en la UCI a 300.

En el último día, Salut también ha notificado 34 defunciones. Desde el inicio de la pandemia, el virus se ha cobrado 14.312 vidas en Cataluña.

El tercer objetivo para levantar las restricciones y dar aire a al economía y a la salud mental de los ciudadanos es reducir el número de nuevos contagios a unos 1.500 de forma estable, para poder llegar a la meta de no sumar más de mil contagios diarios.. Estas cifras permiten un control de los contactos. Aunque se observa una tendencia a la baja, aun se está lejos del objetivo. Hoy, se han confirmado 3.635 nuevos positivos por PCR o test de antígenos. Son casi la mitad de los más de 6.100 casos que se contabilizaron este martes, pero siguen siendo demasiados contagios para destensar la asistencia en los hospitales y los centros de atención primaria.

La suma de nuevos positivos y el descenso de la velocidad de los contagios ha ayudado a que e riesgo de rebrote también baje. Se sitúa en 747 puntos, 38 menos respecto al día anterior. Estos números son el resultado de las primeras restricciones: el cierre de bares y restaurantes, enviar a los universitarios a casa a hacer clases virtuales, suspender las competiciones deportivas no profesionales o el toque de queda entre las 22.00 y las 6.00 horas. Para ver cómo afectan el resto de medidas aún hay que esperar dos semanas.

En cambio, la incidencia acumulada los últimos 14 días sigue disparada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) da por controlada la epidemia con una incidencia acumulada de 50 casos por cada 100.000 habitantes y Cataluña registra 812 casos por cada 100.000 habitantes la última semana.

El presidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, ha reiterado en la habitual sesión de control a la gestión de la pandemia en el Parlament que la desescalada se hará paso a paso. “Iremos despacio, porque ya sabemos que si se hace rápido, lo único que conseguimos es un espejismo”, ha dicho. Los expertos señalan que uno de los errores que cometió Cataluña para no haber tenido casi un respiro desde la primera ola es que se apresuró con la desescalada, entre otras cosas, para poder celebrar la noche del 23 de junio Sant Joan.

Palafrugell, en el Baix Empordà, es el municipio con mayor riesgo de rebrote: 2.084 punts. Por detrás sigue Vic, con 1.764 puntos y Balaguer, con 1.596 puntos.