Los hoteles de Barcelona lanzan nuevas acciones para minimizar las pérdidas

Destacan los espacios de «coworking», habitaciones para teletrabajar o de larga estancia y ofertas que incluyen alojamiento y cena a un precio impensable

El sector hotelero ha sido uno de los más afectados por la pandemia. Las limitaciones a la movilidad, las medidas restrictivas para contener la transmisión del virus y el miedo de los viajeros a exponerse a un posible contagio han dejado a los hoteles, especialmente a aquellos que están ubicados en grandes ciudades, sin apenas clientela.

Tras meses sin apenas actividad, son muchos los establecimientos que ni siquiera volvieron a abrir sus puertas después del estado de alarma del mes de marzo, concretamente el 75% del total del parque hotelero, y los que lo han hecho han visto como la ocupación caía hasta alcanzar solo el 10%, lo cual ha ido acompañado, además, por un descenso de los precios del 50%. Ante esta circunstancia, algunos de los hoteleros que, pese a todo, han optado por retomar la actividad se han visto forzados a reinventarse para encontrar nuevas vías de ingreso, adaptándose e incluso aprovechando las oportunidades generadas por las medidas restrictivas para contener el virus.

«Ante la ausencia de turistas durante el estado de alarma, vimos que el negocio pendía de un hilo», admite Lourdes Grau, directora del hotel Gallery, quien señala que «cuando decidimos reabrir a finales de septiembre, conscientes de que tardaremos en recuperar los niveles de ocupación, consideramos que podíamos poner en marcha una serie de iniciativas que nos ayudaran a sobrevivir, a seguir abiertos, activos y con ilusión, y a poder seguir recuperando a gente del ERTE, al que aún se acoge dos tercios de la plantilla». Y el resultado fue el desarrollo de tres productos, que, a partir de dar respuesta a las necesidades o demandas de la población surgidas a raíz de la nueva normalidad, plantean nuevas líneas de ingresos.

Así pues, el teletrabajo ha creado una nueva oportunidad de negocio para el sector hotelero. «Las casas muchas veces no están preparadas para trabajar», señala Grau y es por ello que el hotel que ella dirige ha adecuado una de sus salas polivalentes para coworking. «En uno de nuestros espacios, hemos puesto cuatro escritorios que los interesados pueden alquilar por cinco euros la hora cada uno", explica Grau para a continuación indicar que existe un segundo producto diseñado en torno al teletrabajo que consiste en ofrecer habitaciones como oficinas. «Retiramos la cama y ponemos una mesa y silla para que los clientes puedan alquilarlas para trabajar por 55 euros al día».

Por último, a raíz de su reapertura, el hotel Gallery ha creado un tercer producto para ampliar sus opciones de negocio como es el coliving. «Ofrecemos a nuestros huéspedes largas estancias, como mínimo de un mes, con una escalada de precios. Si el cliente contrata al menos seis meses, podrá disfrutar de una cuota de 700 euros mensuales, con desayuno incluido», explica Grau, quien aclara que en todos estos productos está incluido además el uso de todas las instalaciones y servicios del hotel, como la restauración, el gimnasio o la sauna.

Además , en el actual contexto de contención de la transmisión del virus y dado que el confinamiento perimetral no permite a los barceloneses salir del municipio en fin de semana y que la restauración ha tenido que suspender su actividad, desde el hotel Gallery han considerado que es un gran momento para tratar de dar a conocer el establecimiento y su gastronomía al público local. En esta línea, el hotel ha preparado para los barceloneses el Pack Gourmet, que ofrece una noche de alojamiento en una habitación doble, con desayuno incluido, por cien euros, con la posibilidad de degustar un menú gastronómico en su restaurante Sintonia con todo incluido por 39 euros por persona.

En el hotel Gran Marina 5 Estrellas Gran Lujo también han visto en el actual contexto, a priori desfavorable, una oportunidad de promocionarse entre la población local, que en otras circunstancias es más reacia a contemplar un hotel como posible alternativa para salir a cenar. Para ello, el establecimiento ofrece alojamiento, desayuno y cena para dos personas, elaborada a partir de producto local, por 120 euros y además el huésped que se acoja a esta promoción puede hacer uso de las instalaciones del hotel, como el gimnasio.

Esta acción está teniendo muy buena acogida y Gerard Moreno, Area Manager de Eurostars Hotels, la valora positiviamente, más por cuanto desde que Gran Marina reabriera sus puertas en agosto, el nivel de ocupación está sido significativamente inferior al de años anteriores. «Perdido todo el tema turístico, sin congresos ni cruceros, el perfil del cliente de los hoteles 5 Estrellas Gran Lujo ha caído mucho y el pack de alojamiento y cena nos está dando buenos resultados», asegura Moreno, para a continuación indicar que «entre semana tenemos un mix de clientes entre huéspedes que se acogen a la oferta y otros de perfil ‘corporate’ y que vienen a la ciudad a trabajar, pero el fin de semana el 80% de la ocupación es gracias a la oferta y solo el 20% son turistas". De hecho, Gran Marina ha acogido ya a 1.500 clientes bajo esta atractiva acción, que si bien inicialmente tenía el 22 de noviembre como fecha límite, se va a prolongar un tiempo más por sus buenos resultados y porque «nos está ayudando a posicionar al hotel y a dar a conocer nuestro nivel de restauración entre los barceloneses», comenta Moreno, quien sin embargo admite que “pese a todo, las ocupaciones son bajas”.

En la misma línea, la directora del Gallery valora muy positivamente todas las iniciativas innovadoras que se han puesto en marcha desde el hotel para poder capear el temporal, aunque la situación sigue siendo crítica para el sector. «Tomamos la decisión de abrir porque la idea era perder menos de lo que perderíamos cerrados. Nuestra expectativa era que estos nuevos productos representaran el 5% del negocio, que se sumaría así a los ingresos procedentes de la actividad turística, que representan entre el 10 y el 15% de la ocupación» explica y «ahora nos estamos planteando nuevos objetivos de ingresos, porque creemos que podemos alcanzar el 7% de la facturación, así como seguir ofreciendo el tema del teletrabajo cuando la situación se normalice», indica Grau, quien en contrapartida admite que la actual decisión «nos ha obligado a bajar significativamente el precio de la noche de hotel».