Barcelona rechaza retirar las calles a Sabino de Arana y Lluís Companys

El PP acusa al Ayuntamiento de estar incumpliendo la ley de memoria histórica y la legislación europea

La alcaldesa de Barcelona, Ada ColauDavid Zorrakino Europa Press

Desde su llegada a la alcaldía, Ada Colau ha puesto especial énfasis en cambiar los nombres de las calles que por alguna razón le resultaban incómodos y que, en su mayoría, tenían relación con la monarquía. Con esta premisa, el PP municipal ha intentado darle la vuelta y exigir la retirada de aquellos personajes del callejero que no se ajustasen a la legalidad vigente, dando cumplimiento a Ley de Memoria Histórica y la Resolución del Parlamento Europeo de 2019. Como por ejemplo, Lluís Companys, Sabino Arana, Buenaventura Durruti, Salvador Puig Antich o Andreu Nin". La propuesta ha sido elevada a la comisión de Derechos Sociales, Cultura y Deportes y rechazada por Bcomú, PSC, ERC y JxCat.

El portavoz del PP, Óscar Ramírez, ha recordado que “los últimos cambios de Colau en el callejero de Barcelona responden más al revisionismo histórico, favorece siempre a figuras anarquistas, republicanas o del nacionalismo catalán, impulsa nombres anacrónicos que crean controversia por su revisionismo como Plaza Llucmajor por ‘La República’ o eliminar ‘Secretari Colomà’ por ‘Pau Alsina’ o la calle ‘Aviador Franco’, no se actualiza y se sustituye por ‘Pablo Rada’, figura comunista”. A su juicio se trata de"cambios exclusivamente dirigidos a eliminar la corona de las calles o para homenajear a la República, un criterio imparcial que solo responde al revisionismo".

Por ello, desde el PP proponen “un callejero más plural, que se integren figuras que han marcado la historia más reciente de Barcelona y que merecen un reconocimiento: como Montserrat Caballé, Mary Santpere, María Cinta Balagué (primera locutora de radio española), Eulalia Ferrer (directora Diario de Barcelona 1838), Salvador Dalí, Joan Antoni Samaranch (presidente COI), Freddie Mercury, Juan Pablo II o Adolfo Suarez”.