Un análisis de sangre permitirá identificar a las mujeres con más riesgo de padecer un cáncer de mama

Un estudio del Hospital Vall d’Hebron abre la puerta a que un simple análisis permita hacer un seguimiento más exhaustivo y avanzar el diagnóstico

El equipo de investigación del Vall d'HebronLa Razón

Una de cada ocho mujeres en España desarrollará cáncer de mama invasivo a lo largo de su vida. Los más frecuentes son el luminal A y B, los cuales en un principio parecían ser los de mejor pronóstico porque son los que responden mejor a la terapia, pero en los últimos años se ha comprobado que, en estos tipos, la enfermedad puede reaparecer mucho tiempo depués del tumor primario -incluso 25 años después- y, además, normalmente suele ser más agresiva.

En este contexto y con el objetivo de detectar el cáncer a nivel molecular en sangre antes de que aparezcan los primeros síntomas o incluso antes de que se pueda detectar gracias a las pruebas convencionales como las mamografías, el grupo de Investigación Biomédica con Células Madre de Cáncer de Vall D’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) ha liderado un estudio gracias al cual se han podido identificar un grupo de biomarcadores que en mujeres sanas ayudaría a detectar ese riesgo de sufrir cáncer de mama para, en consecuencia, llevar a cabo un seguimiento más exhaustivo de estas personas y poder detectar así el tumor en su forma más incipiente.

En dicho estudio, en el que también han participado el CAP Vallcarca-Sant Gervasi de Barcelona, el Instituto Oncológico IOB, la Clínica Universitaria de Navarra y el CIBER de Cáncer, se tomaron muestras de suero de 96 pacientes con cáncer de mama y 92 sanas y se analizaron una treintena de microRNAs, que ya se conocía por un estudio previo que presentaban diferencias significativas en la expresión en tejido sano y tejido tumoral, y otros sacados de estudio bibliográficos, los cuales pueden detecarse todos ellos en suero.

Los microRNAs son pequeños fragmentos de moléculas de RNA que tienen la capacidad de regular genes e inactivarlos, impidiendo así la expresión de algunas proteínas en las células. Éstos, que son fácilmente detectables en fluidos corporales, se relacionan con diferentes enfermedades y pueden ser liberados por las células tumorales.

El resultado de la investigación es que hay cinco microRNAs que, según sus niveles de expresión, permitirían saber si una muestra de suero pertenece a una paciente sana o bien a una de control. «Encontramos una firma molecular en estos cinco microRNAs para distinguir la mujer sana versus la mujer con cáncer de mama», explica la doctora Matilde Lleonart, jefa del Grupo de Investigación Biomédica con Células Madre de Cáncer de VHIR.

A continuación señala que «para corroborar los resultados del estudio, tomamos, además, muestras de 20 pacientes de cáncer de mama y de un grupo de control formado por 60 mujeres sanas y vimos que de éstas últimas, todas tenían cáncer en base a la expresión de los microRNAs y, entre las mujeres sanas, habia 11 que fueron positivas en firma molecular, por lo que son susceptibles de desarrollar cáncer de mama».

En conclusión, «esta firma molecular tiene una exactitud del 86%, una sensibilidad del 100% y una especificidadad del 81%», destaca Lleonart, de manera que con estos biomarcadores en sangre «parece que podríamos estar prediciendo el cáncer de mama a nivel molecular antes de que éste sea detectable mediante las técnicas de imágenes convencionales», aunque matiza que «ahora necesitamos una cohorte más amplia para poder afirmar esto de forma categórica».

En cualquier caso, «de confirmarse con esa cohorte más amplia, esta metodología nos permitiría, a partir de un simple análisis de sangre, hacer un seguimiento más exhaustivo y una monitorización más frecuente a las mujeres con un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama para así poder avanzar el diagnóstico y detectar el tumor en un estadio más incipiente », concluye la doctora Matilde Lleonart respecto al asunto.