España

Illa, el ministro de la pandemia, será candidato en Cataluña

Iceta renuncia y el partido celebra esta tarde un Consell Nacional para aprobar las listas electorales. El objetivo no es otro que convertir al ministro de Sánchez en president

Thumbnail

Miquel Iceta ha renunciado a ser el candidato del PSC en las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero y ha cedido el testigo a Salvador Illa, según ha avanzado esta mañana el programa de La Sexta “Al rojo vivo”. El PSC celebra esta tarde un Consell Nacional en el que se aprobarán las listas electorales y se ratificará al ministro de Sanidad como aspirante a la Generalitat.

Lo cierto es que desde hace meses, a nivel interno, crecían las voces que apostaban por situar a Illa como candidato. Illa ha ganado mucha notoriedad pública por su paso por el ministerio de Sanidad y la gestión de la pandemia. Asimismo, como ha avanzado hoy este diario, los socialistas tenían previsto dar un golpe de efecto para tratar de darle una vuelta definitiva a las encuestas y romper el techo de los entorno a 30 escaños que lograrían ahora mismo según la mayoría de las encuestas y vencer en las próximas elecciones catalanas. El objetivo es que Illa sea president.

“Algo va a pasar”, decían de forma críptica en los últimos días en el universo socialista, que va a contar en campaña con el apoyo inestimable de Iván Redondo, el jefe de gabinete del presidente del Gobierno, y de su equipo demoscópico. El objetivo era dar un golpe de efecto electoral para poner al PSC en la “pole position”. La maniobra se ha desarrollado con total hermetismo: “La política es el arte de lo que no se ve”, aseguran voces que están a los mandos del socialismo.

La última encuesta del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat -CIS catalán- avala este movimiento: en la valoración de los líderes políticos, Illa aparecía en segunda posición, por detrás de Oriol Junqueras y por delante de Quim Torra, Carles Puigdemont o el propio Iceta.

El PSC, que ahora tiene 17 diputados en el Parlament, podría crecer hasta en torno a los 30 diputados, según la mayoría de encuestas. Sin embargo, es una fuerza insuficiente todavía para ganar las elecciones ya que Esquerra está entre 35 y 40 escaños y JxCat ronda los 30. Con Illa de candidato, los socialistas catalanes se refuerzan notablemente para tratar de recuperar la presidencia de la Generalitat, que perdieron en 2010.

Illa, además de ser el rostro visible de la gestión del coronavirus desde la irrupción de la pandemia en marzo, también había formado parte de la mesa de diálogo creada entre el Gobierno y la Generalitat para destensar las relaciones y resolver la crisis política.

También es cierto que el movimiento entraña riesgos ya que el mensaje que se puede trasladar a la ciudadanía es que en el partido socialista pesan más las elecciones catalanas que la gestión del Gobierno en plena pandemia. En este sentido, habrá que esperar a cuál es la respuesta y el nombramiento del Gobierno para suplir a Illa para calcular los efectos.