Los pueblos más bonitos de Tarragona

La provincia combina municipios con grandes playas y bellos parajes en el interior

Vista panorámica de Miravet
Vista panorámica de MiravetGoogle

El buen tiempo, para parte de la población, ya está aquí, y con el fin de muchas restricciones parece un buen momento para (re)descubrir muchos sitios de Cataluña. Una provincia ideal para este clima de mayo y junio es la de Tarragona, que combina a la perfección playa y bellos municipios interiores. Vamos a destacar algunos de ellos.

MIRAVET

Miravet conserva su patrimonio medieval FOTO: Archivo

Este pueblo se encuentra en la comarca de la Ribera del Ebro, y es conocido sobre todo por las vistas que se pueden ver desde el mismo río. Un bello paisaje que además es famoso a nivel político. En noviembre de 2004, bajo la presidencia de Pasqual Maragall, los principales líderes políticos catalanes sentaron un acuerdo de mínimos para lo que se convirtió en el nuevo Estatut. Otro dato histórico es que Miravet ha sufrido varias guerras como las Guerras Carlistas y la Guerra Civil, a pesar de ello, ha sabido mantener su aire medieval y conservar su importante patrimonio. Uno de los puntos de más interés es su castillo.

CORBERA D’EBRE

Corbera d'Ebre es un municipio típico de la zona FOTO: Archivo

Situado en la comarca de la Terra Alta, destaca por su núcleo viejo, que quedó destruido en la Batalla del Ebro, durante la Guerra Civil y que hace poco fue rehabilitado. Incluye un Museo sobre dicha contienda militar.

MONTBLANC

La muralla de Montblanc fue construida en el siglo XIV FOTO: Archivo

Es la capital de la comarca de la Conca de Barberà, y uno de los pueblos medievales mejor conservados y más importantes de la provincia de Tarragona. Su historia se remonta al siglo XII. Uno de sus elementos más característicos es la muralla, construida en el siglo XIV, y que es la marca diferencial del municipio. Según la leyenda, delante de ella tuvo lugar la lucha entre el dragón y Sant Jordi. Otro punto fuerte es la iglesia gótica de Santa María la Mayor.

TAMARIT

Playa y castillo en Tamarit FOTO: Archivo

El castillo de Tamarit destaca y es el punto fuerte del municipio. Gran vista del mismo desde la Cala Jovera, el sitio en el que se casó el futbolista Andrés Iniesta. Un paraje espectacular, es uno de los destinos turísticos más visitados cada verano, por sus playas y cámpings.

ALTAFULLA

Altafulla destaca por su playa FOTO: Archivo

Ideal para los más amantes de las playas de la Costa Dorada. Muy orientado hacia el turismo, cuenta con excelentes servicios al respecto, pero al mismo tiempo también hay calles tranquilas para pasear. Cuenta con una villa romana, diversos arrabales y otros elementos arquitectónicos que le han valido la consideración de Bien de Interés Nacional por parte de la Generalitat y Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

FARENA

El paraje natural del Toll de l'Olla FOTO: Archivo

Farena es un pueblo con un acceso difícil, para llegar hay kilómetros de curvas, pero vale la pena. Está prácticamente deshabitado, excepto en verano, por eso las casas están todas en perfecto estado. A su alrededor hay algunos de los mejores paisajes de la zona.

TORTOSA

El río Ebro, a su paso por Tortosa FOTO: Archivo

Es la capital de la comarca del Baix Ebre, y la considerada capital de las Tierras del Ebro. Está muy cerca del Delta. Su patrimonio artístico e histórico es altamente destacable. Hay diversos edificios y palacios declarados monumentos nacionales, y un gran conjunto artístico renacentista. También es para visitar la Catedral de Tortosa y fortificaciones como el castillo de la Suda, entre otros puntos.

ALCOVER

El Niu de l'Àliga, al lado de Alcover FOTO: Archivo

Situado en la Serra de la Mussara, en el Alt Camp, está rodeado de alguna de las maravillas naturales de la provincia, como el Niu de l’Àguila. Recomendable también para visitar la Iglesia Vieja, y la muralla antigua.

AIGUAMÚRCIA

El conjunto arquitectónico de Aiguamúrcia FOTO: Archivo

Este pequeño pueblo se encuentra en la comarca tarraconense del Alt Camp, en una zona montañosa en uno de los márgenes del río Gaià. Llama la atención para visitar el monasterio de Santa Maria de Santes Creus, una de las obras más importantes del arte medieval catalán. Forma parte de la ruta del Císter, que une dos monasterios más pertenecientes a la misma orden religiosa y situados a pocos kilómetros: el de Poblet y el de Vallbona de les Monges.

CAMBRILS

Cambrils desde el mar FOTO: Archivo

Cambrils es un pueblo pescador del Baix Camp y uno de los favoritos para los amantes de las playas. uno de mis favoritos de la provincia de Tarragona. Un pueblo pescador, donde el puerto y el paseo marítimo son el centro neurálgico de la vida del municipio, sobre todo en verano. También hay fiestas gastronómicas y restaurantes con Estrellas Michelín. Las playas son de las más espectaculares de la Costa Dorada.

HORTA DE SANT JOAN

Calle medieval en Horta de Sant Joan FOTO: Archivo

Este pueblo medieval de Tarragona se encuentra en la comarca de la Terra Alta, y por desgracia es más conocido desde 2009 por el trágico incendio en el que murieron cinco bomberos. una de las más desconocidas de la provincia de Tarragona. Situado en una zona montañosa, en su término municipal hay una parte del Parque Natural de Els Ports. El núcleo antiguo de Horta de Sant Joan está declarado Bien Cultural de Interés Nacional. Destacan su iglesia parroquial del siglo XIII, con grandes ventanales góticos, y la plaza de la iglesia de estilo renacentista, por lo que se ha convertido en uno de los lugares para visitar en Tarragona. Pablo Ruiz Picasso vivió aquí una temporada.

ESCALADEI

La cartuja de Escaladei FOTO: Archivo

Esta localidad destaca por ser el lugar donde se encuentra la Cartoixa d’Escaldei, la primera de toda la Península Ibérica, lo que convierte la visita en imprescindible. El otro punto fuerte sin duda es la gastronomía y el vino.

SIURANA

Vista de Siurana FOTO: Archivo

Situado entre la sierra de Montsant y las montañas de Prades, se trata de una localidad muy bien cuidada, que merece la pena recorrer para conocer su arquitectura y legado histórico. La iglesia de Santa Maria, románica, es un ejemplo de la sencilla belleza que caracteriza este estilo arquitectónico. Además, en el pueblo se conservan los restos de un castillo árabe.

L’AMETLLA DE MAR

Vista del centro de la población FOTO: Archivo

Es un pueblo de pescadores, donde el puerto y su lonja son el centro neurálgico del municipio. Una actividad destacada es nadar junto a sus famos atunes rojos, además de degustarlos. Por lo tanto, L’Ametlla de Mar cuenta con una buena selección de restaurantes. Las playas son otro punto fuerte.

VIMBODÍ-POBLET

El impresionante monasterio cisterciense FOTO: Archivo

El pequeño pueblo de la Conca de Barberá cuenta con una iglesia gótica, antiguos molinos de harina, un Museo del Vidrio y la ermita de la Mare de Déu dels Torrents, del siglo XVIII. Se trata de un municipio de gran belleza en sus rincones, pero que cuenta con un gran atractivo en su término municipal: el monasterio cisterciense de Poblet. Es una construcción del siglo XII catalogado como Patrimonio de la humanidad por parte de la UNESCO y Monumento Nacional por el Gobierno Español. La arquitectura es impresionante.

TIVISSA

Vista panorámica de Tivissa FOTO: Archivo

Precioso municipio, rodeado de montañas y olivos, encima de una colina. Además, consta de un casco muy bien conservado y perfecto para pasear. La población ofrece la Iglesia Arciprestal de Sant Jaume, y a tan solo 7 kilómetros del pueblo encontramos tres cuevas neolíticas que contienen pinturas rupestres, aunque no se pueden visitar por dentro.

PRADES

Vista de Prades FOTO: Archivo

Otra parada obligatoria en la zona, con restos ibéricos y de la época neolítica, aunque su origen es árabe. También hay numerosos monumentos como la iglesia gótica de Santa María la Major. (con fachada renacentista), las murallas, el castillo medieval y la ermita de la Mare de Déu de la Abellera. Este pueblo dispone de un gran entorno natural.

RIUDECANYES

Vista nocturna de Riudecanyes FOTO: Archivo

Este pequeño pueblo se encuentra en la comarca del Baix Camp, a caballo entre la montaña y la costa de Tarragona. Aquí se encuentra la iglesia renacentista de Sant Mateu, con un impresionante altar de 25 metros de alto. También destaca y mucho el castillo monasterio del siglo XII, con su arquitectura románica. El embalse cercano es de visita obligada.