Los padres del bebé muerto de 3 meses se enfrentan a la prisión permanente revisable

El cuerpo tiene signos evidentes de mal trato “difíciles de justificar”

El padre, etenido por las sospechas de su participación en los hechos
El padre, etenido por las sospechas de su participación en los hechos FOTO: Google

El titular del juzgado de Instrucción número 1 de Balaguer decretó prisión comunicada y sin fianza por sendos delitos de asesinato para los padres del bebé de apenas tres meses que murió el lunes en Artesa de Segre, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Los progenitores siempre han mantenido su inocencia, y qnoe tuvieron nada que ver con la muerte.

El juez acordó esta medida contra la madre, de 19 años, y el padre, de 32, ambos de nacionalidad brasileña, después de que lo solicitara la Fiscalía y en contra de los abogados defensores, que pidieron su puesta en libertad alegando falta de pruebas. El magistrado cita en el auto de prisión que los progenitores están imputados por un delito que comporta penas muy graves y que hay riesgo de fuga como los dos principales motivos para su encarcelamiento preventivo. Los dos investigados declararon el viernes al mediodía y negaron cualquier relación con la muerte de su hijo.

“Han negado los hechos y han asegurado que no han tenido nada que ver con el fallecimiento de su hijo”, afirmaron sus abogados, Manel Viola y Andrés Ibáñez. Los letrados también comentaron que “han relatado que se levantaron y se encontraron al bebé muerto”, y dijeron que “no hay pruebas que puedan inculparlos”.

Sin embargo, los Mossos d’Esquadra arrestaron a los padres un día después de la muerte del bebé como presuntos autores de un delito de asesinato ante los indicios “contundentes” de una muerte violenta tras recopilar pruebas e indicios y determinar que el bebé pudo morir como consecuencia de malos tratros de los progenitores, según fuentes policiales. La exploración forense al cadáver reveló que presentaba contusiones y lesiones en diferentes partes del cuerpo “difíciles de justificar”, según indicó una fuente solvente.

Una mujer, de origen rumano y vecina de Tàrrega (Lleida) , ha aceptado este lunes cuatro años de cárcel por causar la muerte de su hijo, un bebé de un mes, que falleció en noviembre de 2020.

La Fiscalía y la defensa pactaron la conformidad el pasado 23 de junio, y desde entonces la madre está en prisión y este lunes el juzgado de lo Penal número 3 de Lleida ha dictado la sentencia, ha informado la abogada de la defensa.

El bebé ingresó en urgencias del hospital Arnau de Vilanova de Lleida y fue trasladado posteriormente al hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, donde médicos activaron el protocolo por posible maltrato al considerar que las lesiones cerebrales que tenía el bebé eran compatibles con el síndrome del zarandeo.

El padre, que inicialmente declaró como testigo, lo hizo después como investigado y en el acuerdo de conformidad, en el que no está acusado, renuncia a reclamar alguna indemnización a la madre.

El juzgado de Cervera inició la investigación por un presunto delito de malos tratos y lesiones y cuando falleció el bebé la transformó a un presunto delito de homicidio.

La mujer podría haber incurrido en los delitos de malos tratos en el ámbito doméstico y lesiones. Ella y su pareja, ambos nacidos en Rumanía, fueron interrogados desde el prime rmomento por agentes de investigación de los Mossos d’Esquadra de la comisaría de la capital de la Segarra.

La Generalitat, a través de la Direcció General d’Atenció a la Infància i l’Adolescència (DGAIA), se hizo cargo provisionalmente de la tutela del menor. Se investiga si el bebé sufrió algún tipo de maltrato físico o agresión bahace unos días supuestamente por parte de su progenitora. Los hechos habrían tenido lugar el día 5 de noviembre cuando los padres llevaron a su hijo al hospital Arnau de Vilanova. Los pediatras que le atendieron sospecharon que el pequeño podía ser víctima de malos tratos y activaron el protocolo para estos casos, alertando a los Mossos d’Esquadra, que abrieron una investigación. Posteriormente, el niño fue derivado al hospital barcelonés debido a la gravedad de las heridas. Los investigadores no descartan ninguna hipótesis, pero hasta el momento sospechan, en el supuesto que se acredite que las lesiones fueron inflingidas, que estas podrían ser obra de la mujer. Los Mossos siguen recabando datos para incorporarlos a la causa judicial abierta.