Sociedad

En busca del nivel del mar universal

Crean una manera de calcular el nivel de mar independiente de la geografía, corrigiendo el error de altura que tenían diferentes países

Pie: El nivel del mar es lo que se usa como referencia para medir alturas de montañas y pueblos, pero no es una medida tan precisa como parece. En la imagen, subida del nivel del mar estimada para los próximos años.
Pie: El nivel del mar es lo que se usa como referencia para medir alturas de montañas y pueblos, pero no es una medida tan precisa como parece. En la imagen, subida del nivel del mar estimada para los próximos años. FOTO: CC BY-ND 2.0 CC BY-ND 2.0

No hemos sabido la altura real del Everest hasta hace poco. Y no ha sido un problema relativo a su crecimiento, sino a desacuerdos internacionales. Tanto China como Tíbet daban valores de altura diferentes, realizando varias excursiones en las últimas décadas para confirmar su resultado. Ninguno de los dos países estaba haciendo mal las cuentas, el problema es mucho más complejo, y supone uno de los puntos débiles del sistema científico actual: no tenemos una medida fija para el nivel del mar.

Los mapas indican la altura de montañas y pueblos según el nivel del mar, pero esta referencia es diferente en cada océano y punto del planeta. Por este motivo, los valores de China y el Tíbet no coinciden, ya que usan como referencia niveles del mar diferentes. Para resolverlo, un equipo dirigido por la Universidad de Múnich ha creado un sistema de referencia universal para el nivel del mar, que permite que todos los países puedan alinearse y ajustar sus mediciones. Fue el sistema que ha permitido que, en diciembre de 2020, ambos países llegaran a un acuerdo final sobre la altura del Everest, llegando a 8 848.86 metros.

Medir siempre lo mismo

A la hora de medir, lo más importante es mantener unas unidades fijas. Un metro debe tener una longitud constante, que debe ser interpretable por todos, y no debe cambiar en el tiempo. Si el metro fuera una medida aproximada y calculada de manera subjetiva, sería imposible llegar a crear construcciones o ponernos de acuerdo sobre los muebles que entran en nuestra casa.

Para lograr esa estabilidad, se crearon inicialmente patrones. Objetos que tenían la medida exacta, y que estaban a disposición de cualquiera para poder calibrar sus herramientas. El patrón metro consistía en una barra de una longitud concreta que se replicaba en todos los países. Pasaba lo mismo con las pesas de un kilogramo exacto, muy usadas en ciudades y pueblos para evitar las básculas amañadas de algunos comerciantes ambulantes.

La pérdida o degradación de un patrón original puede tener consecuencias terribles, así que se sustituyeron por definiciones científicas. De este modo, cualquiera con la instrumentación adecuada debería ser capaz de recrear el patrón original. Por ejemplo, el metro se define actualmente como la longitud del trayecto recorrido por la luz en el vacío durante 1/299 792 458 de segundo. No es fácil de calcular, pero al menos es un valor constante, que no desaparece ni se degrada.

Algunas definiciones científicas se han resistido más que otras. La última en ser definida ha sido el kilogramo, que en 2019 dejó de depender de una pesa patrón a depender de la constante de Planck.

La cumbre del monte Everest cambia de altura debido al movimiento de las placas tectónicas, pero tambíen al realizar mediciones los diferentes paises.
La cumbre del monte Everest cambia de altura debido al movimiento de las placas tectónicas, pero tambíen al realizar mediciones los diferentes paises.

Un nivel del mar imaginario

Aunque la longitud esté bien definida, la altura sobre el nivel del mar es más compleja. La altura de montañas y pueblos se miden a partir de puntos de referencia terrestres, que se distribuyen poco a poco desde la línea de costa hasta la máxima altitud. El nivel del mar cambia según las líneas de costa, y esto provoca distorsiones importantes entre países.

De este modo, el nivel del mar que tenemos en España como referencia es 50 centímetros menor que el de Alemania, 31 centímetros menos que el de Italia, y 2 metros menos que Bélgica.

Estas diferencias de altitud son realmente sutiles en los mapas, y habitualmente son ignoradas. Pero ha provocado conflictos importantes. Un ejemplo es el desacuerdo en la altitud del Everest, debido a referencias diferentes de los dos países. Otro caso mucho más grave reside en las construcciones entre fronteras, como puentes y túneles. Si no se coordinan los ingenieros de ambos países correctamente, pueden darse cuenta de diferencias de altura cuando ya es demasiado tarde.

Para crear una referencia de altura definitiva, los científicos alemanes decidieron usar como referencia un nivel del agua que no existe, basado en simulaciones informáticas. Usando mediciones de la forma exacta de la tierra y las fuerzas gravitatorias, calcularon cómo debería distribuirse el agua del planeta si la superficie fuera completamente plana.

El planeta Tierra no tiene forma de esfera perfecta, sino que está achatada por los polos, por lo que la distribución del agua cambia en diferentes latitudes. Con estas simulaciones, creadas a partir de datos de satélite, los científicos pudieron corregir los niveles del mar de cada país, teniendo en cuenta la posición geográfica del mismo.

La primera vez que se ha usado este método ha sido en el desacuerdo del Everest, con gran éxito. Esta semana se ha publicado el estudio sobre cómo se ha creado el sistema internacional y las tablas de corrección para todos los países. Ahora los ingenieros ya no tienen que contener la respiración cuando conectan un puente internacional.

QUE NO TE LA CUELEN:

  • La altura del Everest ha sido objeto de numerosos debates a nivel científico. Uno de los problemas era las medidas tomadas por diferentes países, pero otro problema es que su movimiento provocado por las placas tectónicas. El monte Everest se ha desplazado 40 centímetros en dirección noreste en los últimos diez años, y su altura aumentó en tres centímetros en los últimos tiempos. Sin unos valores precisos, no es facil caracterizar este fenómeno y conocer los fundamentos tectónicos asociados.

REFERENCIAS: