Sociedad

Un 99% de los estudios científicos coinciden en que somos culpables del cambio climático

Un nuevo estudio ha analizado 88125 artículos científicos sobre cambio climático y más de un 99% reconocen que somos parte de la causa

Mazo de juez con libros (Pixabay)
Mazo de juez con libros (Pixabay) FOTO: Pixabay Creative Commons

¿Qué porcentaje de científicos crees que respaldan la idea de que el ser humano es culpable? Si has leído el titular, posiblemente ya estés sesgado, y aunque eso invalida la pregunta, podemos reformularla del siguiente modo. ¿Te ha sorprendido saber que ese porcentaje supera el 99%? Posiblemente sí, pero ¿asumías que era mucho menor o solo un poco menor? Los estudios que han tratado de medir esto mismo entre la población de otros países, como Estados Unidos, han concluido que la gente suele asignar un 50% como porcentaje de científicos que defienden que el cambio climático es antropogénico (producido por el ser humano).

Comparando ese porcentaje intuido por la sociedad y el que realmente existe, es evidente que algo estamos haciendo mal. ¿Cómo es posible que haya llegado a las calles una visión tan alterada del consenso científico en un tema tan importante y sensible como este? ¿De dónde viene la idea de que los expertos están realmente en desacuerdo en cuanto al origen del cambio climático que estamos viviendo? La respuesta no está clara, aunque es posible que tenga que ver con la falsa equidistancia que se le ha dado en algunos medios durante décadas, poniendo al mismo lugar a científicos y negacionistas, sobrerrepresentando a los segundos y haciéndoles parecer un porcentaje significativo de la comunidad. En cualquier caso, el último estudio publicado sobre este tema ha revisado ni más ni menos que 88125 artículos científicos para medir con precisión el porcentaje de consenso y esto es lo que ha encontrado.

Cada vez más de acuerdo

Evidentemente, el intento de medir objetivamente el consenso académico sobre el origen del cambio climático no es algo nuevo que acabe de aparecer este mes. De hecho, estudios parecidos han tratado de arrojar luz sobre la cuestión durante los últimos años y, aunque con una metodología menos fina y algo menos fiable, los resultados parecen coherentes. En 2013, por ejemplo, una investigación reveló que el 97,2% de los artículos estaban (de una manera u otra) a favor del consenso, esto es: de que el cambio climático actual es antropogénico. Si echamos la vista al frente unos pocos años, concretamente a 2016, encontraremos otro artículo bastante conocido dentro del campo que estima este mismo porcentaje en un 97%. Entre un 99% y un 97% no hay apenas discrepancia, de hecho, la mínima diferencia que hay entre estas medidas puede deberse al paso del tiempo.

El último estudio no solo es el que cuenta con una metodología más rigurosa, sino que incluye una cantidad de estudios inaudita entre sus pares. Todo ello hace a sus conclusiones excepcionalmente fiables, por lo que ese 99% ha de ser justificado de algún modo. Lo más evidente es que, este estudio de 2021 incluye 9 años (2012-2020) posteriores al periodo estudiado por los otros artículos (1991-2011). Es de esperar que, las nuevas pruebas y el uso de modelos más exactos haya reafirmado el consenso. Esto, sumado a la entrada de nuevos investigadores más abiertos a estos planteamientos, reducirían el bajo número de opositores que pudiera haber. Todo apunta que el 99% de artículos secundando el cambio climático antropogénico es real. Sin embargo, hay un truco.

El sesgo de publicación

La metodología del estudio es impresionante. Los investigadores han usado una inteligencia artificial para analizar el texto de un buen número de artículos en busca de las palabras más indicativas de una postura negacionista y, tras entrenar al programa, pudieron aplicarlo a los 88125 artículos, haciendo un primer filtro que, posteriormente fue refinado por el criterio de un grupo de expertos. No hay gran cosa que reprochar y, de hecho, el resultado no solo parece totalmente válido, sino que refrenda exactamente lo que el articulo pretende concluir: que el cambio climático es antropogénico. Ahora bien, hay aspectos a tener en cuenta para ser justos.

Una voz crítica se apresuraría en resaltar que el consenso de los científicos no es un criterio válido para determinar la veracidad de una hipótesis y, por lo tanto, asumir que efectivamente el cambio climático tiene un origen humano. Esto es cierto, pero esa no es la pretensión del artículo, que solo busca arrojar luz sobre el bulo de que la comunidad científica no está de acuerdo. Por otro lado, es verdad que no todos los artículos ni todas las conclusiones parecen tener las mismas posibilidades de ser publicadas, por lo que, si las revistas se estuvieran negando a publicar resultados que rechazaran el cambio climático antropogénico, no podríamos usarlas para medir el sentir de la comunidad. El truco aquí está en que este tipo de sesgo de publicación es fácilmente detectable con análisis estadísticos increíblemente sencillos y no parece estar ocurriendo en materia de cambio climático.

Finalmente, habrá quien se escude en que, quienes no están de acuerdo con la explicación antropogénica, simplemente no accederán a puestos de investigadores o serán rechazados por la comunidad. Contra esto, solo podemos decir que es cierto mientras ese rechazo de la explicación antropogénica no se acompañe de datos igual de válidos que aquellos que la defienden, por lo que el exilio de estos científicos no es tanto por disentir, sino por la falta de rigor de su trabajo. Así que podemos estar bastante seguros de los resultados de esta investigación. No hay debate ni polémica en la academia, el cambio climático está producido, en parte, por nuestra actividad como seres humanos.

QUE NO TE LA CUELEN:

  • Es importante insistir en que, efectivamente, ha habido cambios climáticos en el pasado, lo que diferencia a este es, en todo caso, su velocidad y su aparente relación con el desarrollo industrial de nuestra especie y, por lo tanto, con nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Que el cambio climático es antropogénico se ha vuelto un hecho bastante fidedigno, independientemente de que pueda haber otros factores ajenos a nuestra civilización contribuyendo en este proceso.

REFERENCIAS (MLA):