Alberto Fabra anima a valorar “un beso y un abrazo” a los seres queridos

El expresidente de la Generalitat relata cómo ha vivido su enfermedad

El expresident de la Generalitat y senador territorial por la Comunitat Valenciana Alberto Fabra se recupera ya en su domicilio después de haber superado el coronavirus y, tras pasar un mes hospitalizado, anima a la sociedad a valorar las cosas más sencillas como “un beso y un abrazo” a los seres queridos.

Centrado en recuperar poco a poco su forma física y su “vida de antes”, Fabra confiesa en una entrevista a EFE que lo que más ha echado de menos es precisamente “las cosas más sencillas y más valiosas para cada uno de nosotros: dar un beso a mi pareja, a mis hijos, a mis padres… Y un abrazo a todos los que se han preocupado por mí durante este último mes”.

“Son acciones y gestos que no valoramos en la suficiente medida porque pensamos que siempre estaremos a tiempo de realizarlas”, señala el expresident, que afirma que este virus le “ha enseñado, y a toda la sociedad en general, que esto no es así”.

Alberto Fabra acudió al Hospital General de Castellón la madrugada del 18 de marzo cuando empezó a notar que su estado empeoraba, tras haber estado en aislamiento voluntario en su casa durante unos días. El senador cree que pudo contagiarse en una comida de trabajo en Madrid, tras la cual, pocos días después, varios de los asistentes dieron positivo en COVID-19.

Él no notó ningún síntoma hasta estar en Castelló, ya en el estado de alarma, cuando tuvo tos y algo de fiebre, pero los síntomas empeoraron y tras acudir a urgencias esa madrugada, fue ingresado y a los pocos días trasladado a la UCI debido a la complicación de su estado de salud, y ahí, asegura, “comenzó la peor parte del proceso”.

Del tiempo que pasó en la UCI, Alberto Fabra no tiene “ningún recuerdo” porque estaba sedado y no se dio cuenta ni del tratamiento ni de los días que estuvo allí. A partir del 6 de abril, el día en el que cumplió 56 años, pasó a planta y poco a poco volvió a ser consciente de lo que había pasado, así como de “todos los cuidados que durante todo este tiempo he ido recibiendo por parte del personal sanitario”.

Con la perspectiva del tiempo transcurrido, explica que es ahora cuando se da cuenta “de lo delicado” que estuvo y agrega que cuando fue consciente de lo que había sucedido tenía el deseo de “vencer la batalla a esta enfermedad, volver a abrazar a los míos y volver a pisar la calle”.

Durante su ingreso, señala, se sintió “abrumado por la cantidad de mensajes de apoyo y ánimo de muchas personas de Castellón, de la Comunitat Valenciana, del grupo de compañeros del Senado y de toda España en general”. “Personas que estaban preocupadas por el proceso que estaba pasando, en especial durante los días más difíciles” y que asegura, le dieron la fuerza necesaria para superar la enfermedad.

Y sobre todo, el expresident reitera su “admiración y agradecimiento” a los profesionales sanitarios, quienes, asegura, “son los verdaderos héroes de la pandemia”, por “su dedicación, voluntad de servicio, trato, profesionalidad, sacrificios, valentía”.

En este sentido, Fabra relfexiona sobre el trabajo del personal sanitario -quienes, dice le “han salvado la vida”- e indica que en muchas ocasiones su trabajo es desconocido por la “inmensa mayoría de la gente”, pero ahora “están dando lo mejor de sí mismos para atender a los miles de enfermos y salvar el mayor número de personas” por lo que “la sociedad tiene una nueva deuda con ellos por su generoso y profesional comportamiento. Son admirables”.

El expresident continúa ahora su recuperación en su casa, donde se va a cuidar e intentar volver a ser el de antes -tras haber perdido 10 kilos y mucha masa muscular- y regresar a su vida normal: “el contacto con mi gente y mi trabajo institucional”. Y envía el mensaje de que el coronavirus “se puede vencer, que son muchas más las personas que se recuperan y que, con el comportamiento responsable que está teniendo la sociedad. Juntos venceremos a la pandemia”.