Fallece un enfermero por covid que trabajaba en el Hospital de Llíria (Valencia) tras pasar 40 días en la UCI

Los profesionales de Atención Primaria exigen mayor financiación e insisten en que están colapsados

El Sindicato de Enfermería en la Comunidad Valenciana (Satse) ha lamentado este martes el fallecimiento por coronavirus de un enfermero del hospital de Llíria (Valencia) tras permanecer 40 días en la UCI y que, según el sindicato, es el primer profesional de Enfermería en la Comunitat víctima de la covid-19.

El enfermero fallecido, de 60 años, trabajaba en el área de Urgencias del hospital de Llíria, centro al que llegó en noviembre de 2018 trasladado desde el Hospital La Fe de València y falleció el 9 de octubre.

El Sindicato de Enfermería ha destacado la importancia de que los sanitarios cuenten con los equipos de protección adecuados para atender y cuidar a las personas contagiadas o sospechosas de tener covid-19, y reclama que se realicen los test de diagnóstico de manera masiva a todos los sanitarios.

El SATSE reivindica que los profesionales sanitarios son “el principal y mejor recurso” para luchar contra esta pandemia, por lo que “no se puede permitir que ningún sanitario desempeñe su decisiva labor poniendo en riesgo su seguridad y salud, y la de su entorno y pacientes, con material inadecuado”.

Según el sindicato, los profesionales sanitarios contagiados por covid-19 en la Comunitat Valenciana eran, a fecha 25 de septiembre, un total 3.312, entre los que figuran 1.068 enfermeras contagiadas.

Colapso en Atención Primaria

Los profesionales de Atención Primaria han reivindicado este martes una mayor financiación al Gobierno de España para la sanidad pública y un aumento de las plantillas estructurales que cifran en 4.500 plazas más en la Comunitat Valenciana para reforzar este área.

Médicos, enfermeros, técnicos, auxiliares y celadores se han concentrado ante los centros de salud, como el de Alfahuir, en Valencia, para exigir a la Conselleria de Sanidad el cumplimiento de las promesas realizadas durante la pandemia al personal de los centros sanitarios públicos, para el reforzamiento y mejora del sistema sanitario público y por el aumento de las plantillas estructurales.

CCOO y CSIF han convocado esta protesta, en la que también han reclamado reunirse con la Conselleria de Sanidad para acordar medidas que solucionen “el día a día” de la Atención Primaria, según ha indicado a EFE el portavoz de Sanidad de CSIF, Fernando García.

“Hay una saturación de agendas, colas para entrar a los centros de salud, colapso en la atención telefónica, las citas se dan para muy tarde, y por eso queremos una solución, real, no parches”, ha exigido García.

Desde CCOO, la principal solución es el incremento de la financiación para sanidad por parte del Gobierno y que llegue al 7,2 % del PIB desde el 6 % actual, unos mil millones más, para que también mejore la Atención Primaria, según una portavoz de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de este sindicato, María Ángeles Gómez.

A la Conselleria de Sanidad reclama abrir una mesa de negociación para tratar sobre el modelo de Atención Primaria, con el fin de que lo traslade al Consejo Interterritorial.

En la Comunitat se ha ampliado la jornada a las tardes de forma voluntaria en los centros de salud para poder abordar toda la demanda, si bien esta medida está pendiente de publicación en el DOGV para que pueda comenzar a aplicarse.

Para García, el pago por módulos para que los profesionales hagan una jornada distinta a la habitual es “un parche” y “no soluciona el día a día” y haría falta también que se cubrieran las bajas del personal para que se cargue “el compañero de al lado”.

Según ha indicado García, los usuarios están “muy cabreados” y los profesionales “agotados”, y por eso es necesario “sentarse en una mesa para proponer mejoras y proporcionar una atención en condiciones”.

Entre las medidas para resolver los problemas diarios, señala mejorar las infraestructuras a partir de una revisión centro por centro para ampliar los mostradores y la atención; mejorar la dotación de recursos para que el personal administrativo pueda atender con mayor celeridad; informes técnicos de prevención para garantizar los accesos a los centros de salud; y la cobertura de las bajas.