Comunidad Valenciana

Valencia, primera urbe que rastrea la viruela del mono en aguas residuales

Análisis similares ayudaron a detectar restos de coronavirus durante la pandemia

Un trabajador toma muestras de aguas residuales durante la pandemia para detectar restos de coronavirus
Un trabajador toma muestras de aguas residuales durante la pandemia para detectar restos de coronavirus FOTO: Kai Försterling EFE

La Concejalía del Ciclo Integral del Agua del Ayuntamiento de València, en colaboración con la firma Global Omnium, han probado un pionero sistema de detección del rastro de la viruela del mono en sus aguas residuales a partir de la experiencia de análisis similares para la detección de la covid.

La concejala Elisa Valía ha explicado a EFE que este método consiste en realizar PCR a las aguas fecales para cuantificar el ARN del virus y contrastarlo con una muestra positiva de viruela del mono con el fin de hallar, si existe, el virus.

Así, ha indicado que este análisis permite “prevenir y hacer seguimiento” de la enfermedad y ha asegurado que esta pasada semana fue la primera en la que se realizó un estudio de presencia de “monkeypox” en València, pero que, a partir de ahora, se realizará de manera semanal.

Ha resaltado que en este primer análisis, realizado a modo de prueba, se encontraron “pequeñas muestras” que indican “algún caso” positivo.

Valía ha informado de que, al contrario de lo que sucedía con el coronavirus, del que solo se encontraban “restos genómicos” o “trazas”, en este caso se encuentra “el virus completo”, puesto que el virus “no se rompe”, como sí hace el de la covid-19 al pasar por el organismo.

La concejala ha señalado, además, que la mayor dificultad de este proceso es encontrar a una persona que tenga la enfermedad y que esté dispuesta a realizar la prueba para permitir que el laboratorio pueda contar con una muestra positiva y así contrastar esa muestra con la de las aguas residuales.

Asimismo, ha destacado que se informará a las autoridades competentes y, sobre todo, a la Conselleria de Sanitat para saber cómo proceder que pueda ser útil para las distintas administraciones, ofrecer “más información” sobre esta enfermedad y transportar este conocimiento a otras ciudades que puedan estar interesadas.

Ha recordado que durante algunas fases de la pandemia, la ciudad de València se llegó a dividir en 24 sectores y se realizaron hasta tres análisis a la semana para conocer en qué zonas y barrios había más presencia del coronavirus, un sistema de monitorización que el Consistorio quiere ahora aprovechar para detectar otras patologías o enfermedades, en este caso el “monkeypox”.

“Desde el Ciclo Integral del Agua seguimos trabajando para ofrecer información valiosa en materia de salud pública que permita proteger a la población”, ha señalado Valía, quien ha concluido que València está “preparada para monitorizar la ciudad si hiciese falta a través de sus aguas residuales más allá del coronavirus, porque sabemos que extraer información del sistema de saneamiento de las ciudades puede ser clave para garantizar la salud de la población”.