Granada sí tendrá Festival de Música y Danza

El encuentro se celebrará, siempre que las fases de desescalada se cumplan, entre los días 9 y 25 de julio con todas las restricciones sanitarias y con artistas y orquestas españoles

Fumata blanca. Finalmente el Festival Internacional de Música y Danza de Granada, uno de los de mayor prestigio que se celebran en España, será una realidad. Siempre que los protocolos de desescalada lo permitan y que no se retroceda en las fases. El planteamiento inicial, que recogía su nuevo director, Antonio Moral, del saliente, el director de orquesta Pablo Heras-Casado, ha tenido que ser cambiado radicalmente, pues las circunstancias en que se concibió la edición de 2020 distaban bastante de la realidad actual, en medio de una pandemia que ha estado a punto de dar al traste con el encuentro y que se ha llevado por delante ya un buen puñado de encuentros culturales.

El actual responsable del festival, según sus propias palabras, ha hecho “encaje de bolillos” para conseguir que el público puede disfrutar de una programación a la altura de encuentro y de la ciudad. De ahí que hayan sido bastantes los borradores reescritos, aunque el esquema presentado telemáticamente el martes por la tarde al Consejo Rector del Festival satisfizo a los responsables , que dieron su visto bueno y apoyaron a Moral.

En todos los escenarios

¿Qué escenarios se barajan? “En principio, todos en los que habitualmente se celebra el festival, siempre sujetos a las limitaciones de espacio y a las normas de higiene”, responde Moral que subraya que “hace tres semanas me pedían cancelar y he luchado para tomar la última decisión el 20 de mayo. Si después de ese día se tiene que cancelar, todo el mundo lo va a entender. Pero si existe un resquicio de luz hemos de aprovecharlo. Al público hay que darle mensajes positivos, necesita ventanas abiertas de par en para a las que pueda asomarse”. Al público y a los artistas, que se han mostrado absolutamente receptivos a las invitaciones del encuentro, teniendo en cuenta que todas las actuaciones tantos de músicos como de cantantes, directores de orquesta, bailarines, etc, han sido canceladas: “Algunos me han dicho que era la primera llamada que recibían en semanas para ofrecerles un trabajo y no para cancelarlo”, comenta.

El director del Festival quiere apostar sobre seguro y no llevarse sorpresas de última hora: “La clave está en hacer conciertos viables con artistas que sí van a poder estar en Granada. Mover una orquesta no es lo mismo que mover a un solista. No podemos improvisar ni tener que resolver problemas de última hora”, señala. E insiste en un tema interesante: Cuándo van a poder hacerse los trabajadores del mundo de la cultura test del COVID-19. “¿Los futbolistas sí y los miembros de una compañía de teatro, de un ballet o los profesores de una orquesta o los cantantes, pintores o actores no?”, se interpela. Y deja caer que no sería mala idea, una vez realizados los consiguientes test entre, por ejemplo, los miembros de una formación como la Orquesta Nacional de España, que se barajase la posibilidad de tocar con el aforo reducido, pero volver al trabajo en el Auditorio Nacional. “La cultura es fundamental y el público la necesita”, recalca.

Según al organización del Festival de Música y Danza de Granada se han barajado cuatro opciones posibles para celebrarlo: hacerlo tal y como estaba previsto, lo que a día de hoy es inviable; mantener las fechas en que estaba previsto que se celebrase, pero reduciendo el número de actuaciones, lo que se antojaba también complicado, ya que sería dar el pistoletazo de salida a finales de mes de junio; retrasar el inicio al mes de julio, opción que es la que ha cobrado cuerpo y se mantiene, y, por último, retrasarlo al mes de septiembre. La decisión última se sabrá el 20 de mayo, fecha tope.