Día de la Amistad: Los 3 tipos de amistad según Aristóteles

Seguro que todos conocemos a nuestro alrededor relaciones que nos recuerdan a cada uno de los tipos de afecto que clasificó el filósofo

Siempre es buen momento para festejar la amistad, pero la moderna manía de tener que institucionalizar todo y poner fecha a cada movimiento o reivindicación de la sociedad nos ha llevado a que también tengamos, hoy, 30 de julio, el Día de la Amistad.

Un festejo que tiene sus orígenes en la mera relación entre individuos y que se remonta a tiempos inmemoriales. Así, el doctor Artemio Bracho fue pionero en el mundo de habla hispana, desde Paraguay concretamente, para señalar un día concreto en el que conmemorar el amor al prójimo. Aun así, no fue, ni de lejos, pionero a la hora de hablar de la amistad. Un clásico como Aristóteles ya debatió sobre el tema hasta el punto de clasificar este tipo de afectos en tres apartados: 

  • Amistad útil: Más allá del cariño, dos personas se involucran en sus asuntos comunes con el fin de obtener un beneficio. No es una relación permanente, sino todo lo contrario. La duración de la misma será lo que ambos tarden en llegar a su meta. Para el filósofo se trata de una amistad muy presente en las personas adultas.
  • Amistad por placer: Aquí Aristóteles apuntó directamente a los jóvenes, cuando el placer está más presente. Al igual que la de utilidad, la englobó en un subgrupo de accidentalidad dentro de las amistades. Se suele dar entre amigos que participan en actividades conjuntas y llega a su fin con la madurez o el cambio de gustos. 
  • Amistad de lo bueno: Cubierta de intencionalidad para el pensador, aunque sin el objetivo de sacar un provecho determinado de la misma. Son relaciones en las que se comparte el gusto por determinados aspectos de la vida y profetizó Aristóteles que son para toda vida (siempre que sea la bondad la que gobierne los actos).