La Berlinale lanza nuevas evidencias “alarmantes” del pasado nazi de su fundador, Alfred Bauer

Una investigación concluye que el director del festival fue un alto funcionario de la administración del cine durante el Tercer Reich, trabajando codo con codo con Joseph Goebbels

El Festival Internacional de Cine de Berlín, más conocido como La Berlinale, es una prestigiosa celebración cinematográfica internacional que fue fundada en 1951 y que, cada año, se celebra en la capital alemana. A principios de 2020, el diario alemán “Die Zenit” aseguraba haber descubierto que Alfred Bauer, fundador y primer director del festival, tenía en su pasado una conexión con el Tercer Reich. Ahora, el asunto vuelve a renacer ante una nueva evidencia presentada por la misma organización de cine.

Según recoge “Le Figaro” y asegura “Die Zenit”, la Berlinale presentó el miércoles nuevas revelaciones detalladas sobre el pasado nazi de Bauer. A través de una investigación, se ha descubierto que el fundador y director del festival entre 1951 y 1976 fue un alto funcionario de la administración del cine durante el Tercer Reich.

Se trata de una administración que fue creada en 1942 por Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi. Tenía el principal objetivo de controlar de manera estricta la producción cinematográfica alemana de la época. De esta manera, Bauer “contribuyó al funcionamiento, estabilidad y legitimación” del régimen nazi, según asegura la publicación alemana.

Mariette Rissenbeek, codirectora de la Berlinale, calificó de “alarmantes” las últimas pruebas y los esfuerzos realizados por Bauer tras la Segunda Guerra Mundial para ocultar su papel bajo el mandato de Hitler, a pesar de la campaña de erradicación del nazismo que entonces llevaron a cabo los Aliados.

Estas revelaciones “constituyen un elemento importante en el proceso de comprensión del pasado nazi de las instituciones culturales fundadas después de 1945”, explicó Rissenbeek, quien también pidió una mayor investigación sobre las raíces de la industria cinematográfica alemana y sus vínculos con el nazismo.

Esto, por tanto, se suma a las primeras revelaciones que realizó el semanario alemán en enero. Unas declaraciones que llevó a la dirección del festival a renombrar uno de sus premios y solicitar un estudio independiente al Instituto de Historia Contemporánea de Múnich (IfZ). Esta investigación concluyó que Bauer perteneció al partido nazi y evidenció su fascinación por la causa de Hitler.