Carlos Pumares sobre el Festival de Sitges: “Miedo en estado puro”

Entre el 9 de octubre y hoy, el certamen ha estrenado cintas altamente recomendables como “Relic” o “Sea Fever”

El Festival de Sitges, que comenzó el 8 de octubre y concluirá el 18, continúa su recorrido con un buen nivel de películas de género. De hecho, el festival está llegando a alcanzar un nivel muy elevado en cuanto a su programación. Hoy, la jornada arranca con “Relic”, de Natalie Erika James. Narra la historia de una casa absolutamente maravillosa -que a uno le gustaría comprar- donde ocurre absolutamente de todo. Todo, todo. Miedo en estado puro. Es un sin parar de suspense que deriva en terror muy bien realizado. Un filme que recomiendo altamente en cuanto se estrene en los cines.

La segunda película del día, también del género es “Possessor uncut”, de Brandon Cronenberg, dirigida por el hijo de David Cronenberg. En este filme hay una organización que utiliza implantes cerebrales para que las personas comentan asesinatos. Un thriller, por momentos, deslumbrante, que ha recibido aplausos durante todo el metraje y, especialmente, al final del mismo. También recomendable.

Por su parte, destaca “Sea Fever” (“Contagio en alta mar”), el primer largometraje de Neasa Hardiman. Cuenta la historia de una bióloga marina en un pesquero irlandés y empiezan a aparecer bichos marinos enloquecidos que van matando a la tripulación. Al mismo tiempo, encuentran un barco abandonado donde parece que se han suicidado todos... Es una película, como sus compañeras, bastante recomendable.

De la Guerra Civil a Francia

Estos estrenos se unen a los de anteriores días, también con algunas propuestas prometedoras. Por ejemplo, el pasado 9 de octubre disfrutamos de una jornada inaugural con dos películas parecidas: con muertos y resucitados. Una buena y otra mala. Empezamos con la buena: “Malnazidos”, de Javier Ruiz Caldera y Alberto de Toro, muy bien realizada y ambientada dentro de nuestra Guerra Civil. Muy recomendable dentro de ese género maravilloso que es el fantástico. No obstante, el problema surge cuando, a continuación, se proyecta otro largometraje de zombies coreano que se llama “Península”, de Yeon Sang-ho. Es la secuela de la interesante “Train to Busan”, de 2016, que tampoco es destacable. Quizá la cosa habría mejorado si se hubiera programado otro día para no coincidir con otro filme.

El mismo día, se proyectó “La vampira de Barcelona”, de Lluís Danés, una película preciosista muy bien realizada que mezcla en su metraje color, blanco y negro. Está inspirada en un hecho real de principios del siglo XX. El problema es que hay demasiados niños que sufren por lo que se vuelve un poco desagradable de ver, aun así podemos decir que es una película recomendable, ¿por qué no?

Por último, “Mandibules”, de Quentin Dupieux, un filme francés muy llamativo porque cuando aciertan los galos a la hora de hacer películas -este es el caso-, logran que sean muy amenas de ver. Francamente divertida y aplaudida en varias ocasiones por el público presente. Y esto ha sido un comienzo muy prometedor, por ahora, de este certamen “fantástico” de Sitges.

Entre mariposas y el espacio

En cuanto al 10 de este mes, destacan tres títulos. En primer lugar, “Baby”, cinta de Juanma Bajo Ulloa, muy bien realizada y con esa minuciosidad del cineasta de sacar bichitos, mariposas, cosas raras pero de gran calidad y con un pequeño lío con niños pequeños; se muere uno de ellos y la protagonista roba otro niño pero de color negro. Si dejamos este “pequeño detalle” nos encontramos con un filme entretenido y que lo vemos con una cierta atención. Largometraje muy fiel a lo que suele hacer director y recomendable para que la vean cuando se estrene.

Todos los años el equipo de programación pone un par de thrillers en la sección oficial y no sabemos el porqué ya que este es un festival de cine fantástico. Nada hay más real que un filme policíaco como es el caso de “No matarás”, de David Victori. Un thriller donde hay un señor con gafas (Mario Casas) y una señorita deprimida con intenciones suicidas, además de su pequeña dosis de acción. No es una película aburrida, se deja ver bien, pero ya sabemos que, de “fantástico”, nada.

En cuanto a “Save yourselves!", de Alex Huston Fischer y Eleanor Wilson, esta sí que es fantástica. Con unas cosas pequeñas (extraterrestres) que invaden la tierra, la pareja protagonista se ha ido a los bosques para desconectar del mundo, sin teléfonos móviles. Cuando los invasores llegan a esos bosques, los protagonistas acabarán metiéndose en un árbol transparente que les permitirá viajar por el espacio.

...y vampiros

Asimismo, ayer hubo una jornada donde destacó “Comrade Drakulich”, de Márk Bodzsár, película húngara de chupadores de sangre que tienen la idea de infectar al presidente János Kádár para que vaya a ver a Brézhnev, Secretario General de la Unión Soviética. Se trata de una comedia vampírica con cierto humor negro, aplaudida y simpática de ver. Muy recomendable si es que se llega a estrenar en España.

Sin embargo, las otras dos proyecciones de ayer fueron el episodio piloto de una serie, “30 monedas”, de Álex de la Iglesia, y una película de animación japonesa, “Lupin III: The first”, de Takashi Yamazaki. Lo que es absurdo es poner en la sección oficial del festival un capítulo de una serie y es curioso que ha sido en la sesión que menos gente ha habido desde que empezó este certamen, porque realmente no le interesa a nadie ver un piloto de una serie que se va a emitir posteriormente en una plataforma digital.